text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El transporte necesita un impulzzo

      
Se espera contribuir a la solución eficiente de problemas como movilidad, emisión de gases, chatarrización y energía para el transporte público del país. <br/><br/> A las tomas de corriente eléctrica en el hogar ya no solo se podrán conectar electrodomésticos, computadores o sistemas de iluminación. También, al lado del celular, en algún momento, se podrá enchufar el automóvil familiar, algo en lo que andan empeñados tres eafitenses quienes, con la colaboración de otros cuatro voluntarios, le han dado vida a una iniciativa denominada Impulzzo. <br/><br/> Este proyecto tiene como objeto, desde la academia, mostrar que el ensamble de un vehículo eléctrico en Colombia es viable y factible mediante el uso de materiales de la industria nacional, como las baterías, y la importación de dispositivos, como el motor y el controlador (software) que deben llevar este tipo de vehículos. <br/><br/> Por otra parte, como actividad productiva y proyecto de empresarismo, Impulzzo trae una buena solución a las problemáticas que el gremio del transporte público en el país debe enfrentar en temas como la chatarrización y emisión de gases, además de lidiar con la histórica dependencia de los precios del petróleo y de la gasolina. <br/><br/> “Este tipo de vehículos, en cuanto a mantenimiento, son un 30 por ciento más económicos, ya que no llevan aceite para refrigeración, no tienen radiador, y no necesitan componentes como filtros de aire y gasolina”, explica Juan Fernando Laverde, administrador de negocios de EAFIT y quien lidera el proyecto. <br/><br/> A esta gama de ventajas, según Juan Fernando, se suman los índices de rendimiento, que en un transporte como este generan hasta 80 kilómetros por recarga, aunque dependiendo de la tecnología de las baterías, como las de litio que son mucho más avanzadas, pueden generar hasta 300 kilómetros de rendimiento. <br/><br/> “Una persona se moviliza en promedio al día, de 50 a 55 kilómetros, por lo que aún con baterías de plomo, un vehículo fabricado con estas características satisfaría las necesidades de movilidad en la ciudad”, comenta. <br/><br/> El funcionamiento<br/> Los emprendedores de Impulzzo han fabricado y ensamblado en los talleres de EAFIT un campero Mitsubishi que estaba en condiciones de chatarrización, que restauraron y convirtieron en un vehículo eléctrico que estará afrontando su primer test de rendimiento y comportamiento en unos días. <br/><br/> La parte de ensamble del sistema eléctrico fue dirigido por Jorge Barrera Velásquez, ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien ha trabajado por más 15 años en esta materia. <br/><br/> Se espera contribuir a la solución eficiente de problemas como movilidad, emisión de gases, chatarrización y energía para el transporte público del país. <br/><br/> A las tomas de corriente eléctrica en el hogar ya no solo se podrán conectar electrodomésticos, computadores o sistemas de iluminación. También, al lado del celular, en algún momento, se podrá enchufar el automóvil familiar, algo en lo que andan empeñados tres eafitenses quienes, con la colaboración de otros cuatro voluntarios, le han dado vida a una iniciativa denominada Impulzzo. <br/><br/> Este proyecto tiene como objeto, desde la academia, mostrar que el ensamble de un vehículo eléctrico en Colombia es viable y factible mediante el uso de materiales de la industria nacional, como las baterías, y la importación de dispositivos, como el motor y el controlador (software) que deben llevar este tipo de vehículos. <br/><br/> Por otra parte, como actividad productiva y proyecto de empresarismo, Impulzzo trae una buena solución a las problemáticas que el gremio del transporte público en el país debe enfrentar en temas como la chatarrización y emisión de gases, además de lidiar con la histórica dependencia de los precios del petróleo y de la gasolina. <br/><br/> “Este tipo de vehículos, en cuanto a mantenimiento, son un 30 por ciento más económicos, ya que no llevan aceite para refrigeración, no tienen radiador, y no necesitan componentes como filtros de aire y gasolina”, explica Juan Fernando Laverde, administrador de negocios de EAFIT y quien lidera el proyecto. <br/><br/> A esta gama de ventajas, según Juan Fernando, se suman los índices de rendimiento, que en un transporte como este generan hasta 80 kilómetros por recarga, aunque dependiendo de la tecnología de las baterías, como las de litio que son mucho más avanzadas, pueden generar hasta 300 kilómetros de rendimiento. <br/><br/> “Una persona se moviliza en promedio al día, de 50 a 55 kilómetros, por lo que aún con baterías de plomo, un vehículo fabricado con estas características satisfaría las necesidades de movilidad en la ciudad”, comenta. <br/><br/> El funcionamiento<br/> Los emprendedores de Impulzzo han fabricado y ensamblado en los talleres de EAFIT un campero Mitsubishi que estaba en condiciones de chatarrización, que restauraron y convirtieron en un vehículo eléctrico que estará afrontando su primer test de rendimiento y comportamiento en unos días. <br/><br/> La parte de ensamble del sistema eléctrico fue dirigido por Jorge Barrera Velásquez, ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien ha trabajado por más 15 años en esta materia. <br/><br/>
Se espera contribuir a la solución eficiente de problemas como movilidad, emisión de gases, chatarrización y energía para el transporte público del país.

A las tomas de corriente eléctrica en el hogar ya no solo se podrán conectar electrodomésticos, computadores o sistemas de iluminación. También, al lado del celular, en algún momento, se podrá enchufar el automóvil familiar, algo en lo que andan empeñados tres eafitenses quienes, con la colaboración de otros cuatro voluntarios, le han dado vida a una iniciativa denominada Impulzzo.

Este proyecto tiene como objeto, desde la academia, mostrar que el ensamble de un vehículo eléctrico en Colombia es viable y factible mediante el uso de materiales de la industria nacional, como las baterías, y la importación de dispositivos, como el motor y el controlador (software) que deben llevar este tipo de vehículos.

Por otra parte, como actividad productiva y proyecto de empresarismo, Impulzzo trae una buena solución a las problemáticas que el gremio del transporte público en el país debe enfrentar en temas como la chatarrización y emisión de gases, además de lidiar con la histórica dependencia de los precios del petróleo y de la gasolina.

“Este tipo de vehículos, en cuanto a mantenimiento, son un 30 por ciento más económicos, ya que no llevan aceite para refrigeración, no tienen radiador, y no necesitan componentes como filtros de aire y gasolina”, explica Juan Fernando Laverde, administrador de negocios de EAFIT y quien lidera el proyecto.

A esta gama de ventajas, según Juan Fernando, se suman los índices de rendimiento, que en un transporte como este generan hasta 80 kilómetros por recarga, aunque dependiendo de la tecnología de las baterías, como las de litio que son mucho más avanzadas, pueden generar hasta 300 kilómetros de rendimiento.

“Una persona se moviliza en promedio al día, de 50 a 55 kilómetros, por lo que aún con baterías de plomo, un vehículo fabricado con estas características satisfaría las necesidades de movilidad en la ciudad”, comenta.

El funcionamiento
Los emprendedores de Impulzzo han fabricado y ensamblado en los talleres de EAFIT un campero Mitsubishi que estaba en condiciones de chatarrización, que restauraron y convirtieron en un vehículo eléctrico que estará afrontando su primer test de rendimiento y comportamiento en unos días.

La parte de ensamble del sistema eléctrico fue dirigido por Jorge Barrera Velásquez, ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien ha trabajado por más 15 años en esta materia.

Se espera contribuir a la solución eficiente de problemas como movilidad, emisión de gases, chatarrización y energía para el transporte público del país.

A las tomas de corriente eléctrica en el hogar ya no solo se podrán conectar electrodomésticos, computadores o sistemas de iluminación. También, al lado del celular, en algún momento, se podrá enchufar el automóvil familiar, algo en lo que andan empeñados tres eafitenses quienes, con la colaboración de otros cuatro voluntarios, le han dado vida a una iniciativa denominada Impulzzo.

Este proyecto tiene como objeto, desde la academia, mostrar que el ensamble de un vehículo eléctrico en Colombia es viable y factible mediante el uso de materiales de la industria nacional, como las baterías, y la importación de dispositivos, como el motor y el controlador (software) que deben llevar este tipo de vehículos.

Por otra parte, como actividad productiva y proyecto de empresarismo, Impulzzo trae una buena solución a las problemáticas que el gremio del transporte público en el país debe enfrentar en temas como la chatarrización y emisión de gases, además de lidiar con la histórica dependencia de los precios del petróleo y de la gasolina.

“Este tipo de vehículos, en cuanto a mantenimiento, son un 30 por ciento más económicos, ya que no llevan aceite para refrigeración, no tienen radiador, y no necesitan componentes como filtros de aire y gasolina”, explica Juan Fernando Laverde, administrador de negocios de EAFIT y quien lidera el proyecto.

A esta gama de ventajas, según Juan Fernando, se suman los índices de rendimiento, que en un transporte como este generan hasta 80 kilómetros por recarga, aunque dependiendo de la tecnología de las baterías, como las de litio que son mucho más avanzadas, pueden generar hasta 300 kilómetros de rendimiento.

“Una persona se moviliza en promedio al día, de 50 a 55 kilómetros, por lo que aún con baterías de plomo, un vehículo fabricado con estas características satisfaría las necesidades de movilidad en la ciudad”, comenta.

El funcionamiento
Los emprendedores de Impulzzo han fabricado y ensamblado en los talleres de EAFIT un campero Mitsubishi que estaba en condiciones de chatarrización, que restauraron y convirtieron en un vehículo eléctrico que estará afrontando su primer test de rendimiento y comportamiento en unos días.

La parte de ensamble del sistema eléctrico fue dirigido por Jorge Barrera Velásquez, ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien ha trabajado por más 15 años en esta materia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.