text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

San Andrés Islas: todo por explorar en biodiversidad

      
La ficóloga (experta en algas) Brigitte Gavio, coordinadora de investigación de la Universidad Nacional de Colombia en el Caribe, sostiene que el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina es una de las regiones menos exploradas del país, pese a que es el departamento más grande, si se incluye el territorio marítimo. <br/><br/> Esa es la razón por la cual esta apasionada bióloga siempre encuentra una nueva especie de macroalga cada vez que sale a explorar el mar. Gavio asegura que esa tendencia seguirá durante un buen tiempo, debido a que pocos científicos en el país se han puesto en la tarea de clasificar la biodiversidad de algas y, en general, de las especies marítimas de esta vasta zona. <br/><br/> De hecho, la profesora Brigitte es, en la actualidad, la única ficóloga activa experta en taxonomía que trabaja en el tema en el país. Por ello, uno de sus mayores intereses es atraer a estudiantes de biología para que se interesen en el mundo de las algas. <br/><br/> “Desde hace año y medio trabajamos en este tema, y en el marco de este proyecto ya se graduaron dos estudiantes de pregrado y hay un tercero que lo hará este semestre. Es importante estudiar este territorio porque el Archipiélago de San Andrés está declarado como la Reserva de Biósfera Seaflower, y esa denominación se entrega porque se supone que es una reserva marina rica en biodiversidad, pero lo contradictorio es que es precisamente la región menos estudiada del país”, indica la científica de origen italiano. <br/><br/> Gracias al estudio de algas que se realiza en la Sede Caribe de la UN, el país contará con el primer inventario básico sobre biodiversidad de esta especie en el Caribe colombiano. Sin embargo, el trabajo que queda por delante es gigante. Según comenta la profesora Gavio, se necesitan estudios en ámbitos como la distribución de las especies, la estacionalidad, la conectividad genética de las poblaciones, por citar algunos ejemplos. <br/><br/> Por eso, el llamado es para que más noveles biólogos se inclinen por esta área del conocimiento, que está llena de vacios. En la cuenca del gran Caribe hay registradas unas mil especies de algas, casi la mitad se encuentran en Colombia, y de estas la mayoría corresponden a especies halladas en el Parque Tayrona. Una buena parte del territorio marítimo colombiano está inexplorado. <br/><br/> “Lo importante de estudiar estas algas es que, primero que todo, estos organismos son los productores primarios que sostienen todas las cadenas tróficas del océano. Los herbívoros se alimentan de algas, entonces, sin esos organismos no habría vida en los océanos. De otro lado, son de utilidad para el hombre en aspectos como la alimentación y como poseedores de compuestos químicos para la farmacología y la cosmética. Pero sin investigación básica, es muy difícil hacer bioprospección a partir de las algas”, argumentó la científica. <br/><br/> Gavio asegura que en el país hay otros investigadores que trabajan en el tema de algas, pero desde otras perspectivas de estudio. La persona que más avanzó en el tema en el país fue el profesor Germán Bulla Meyer, quien logró registrar la mayoría de especies del Parque Tayrona. <br/><br/>
La ficóloga (experta en algas) Brigitte Gavio, coordinadora de investigación de la Universidad Nacional de Colombia en el Caribe, sostiene que el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina es una de las regiones menos exploradas del país, pese a que es el departamento más grande, si se incluye el territorio marítimo.

Esa es la razón por la cual esta apasionada bióloga siempre encuentra una nueva especie de macroalga cada vez que sale a explorar el mar. Gavio asegura que esa tendencia seguirá durante un buen tiempo, debido a que pocos científicos en el país se han puesto en la tarea de clasificar la biodiversidad de algas y, en general, de las especies marítimas de esta vasta zona.

De hecho, la profesora Brigitte es, en la actualidad, la única ficóloga activa experta en taxonomía que trabaja en el tema en el país. Por ello, uno de sus mayores intereses es atraer a estudiantes de biología para que se interesen en el mundo de las algas.

“Desde hace año y medio trabajamos en este tema, y en el marco de este proyecto ya se graduaron dos estudiantes de pregrado y hay un tercero que lo hará este semestre. Es importante estudiar este territorio porque el Archipiélago de San Andrés está declarado como la Reserva de Biósfera Seaflower, y esa denominación se entrega porque se supone que es una reserva marina rica en biodiversidad, pero lo contradictorio es que es precisamente la región menos estudiada del país”, indica la científica de origen italiano.

Gracias al estudio de algas que se realiza en la Sede Caribe de la UN, el país contará con el primer inventario básico sobre biodiversidad de esta especie en el Caribe colombiano. Sin embargo, el trabajo que queda por delante es gigante. Según comenta la profesora Gavio, se necesitan estudios en ámbitos como la distribución de las especies, la estacionalidad, la conectividad genética de las poblaciones, por citar algunos ejemplos.

Por eso, el llamado es para que más noveles biólogos se inclinen por esta área del conocimiento, que está llena de vacios. En la cuenca del gran Caribe hay registradas unas mil especies de algas, casi la mitad se encuentran en Colombia, y de estas la mayoría corresponden a especies halladas en el Parque Tayrona. Una buena parte del territorio marítimo colombiano está inexplorado.

“Lo importante de estudiar estas algas es que, primero que todo, estos organismos son los productores primarios que sostienen todas las cadenas tróficas del océano. Los herbívoros se alimentan de algas, entonces, sin esos organismos no habría vida en los océanos. De otro lado, son de utilidad para el hombre en aspectos como la alimentación y como poseedores de compuestos químicos para la farmacología y la cosmética. Pero sin investigación básica, es muy difícil hacer bioprospección a partir de las algas”, argumentó la científica.

Gavio asegura que en el país hay otros investigadores que trabajan en el tema de algas, pero desde otras perspectivas de estudio. La persona que más avanzó en el tema en el país fue el profesor Germán Bulla Meyer, quien logró registrar la mayoría de especies del Parque Tayrona.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.