text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Medellín, ejemplo internacional en urbanismo social

      
Nuevas alternativas como viviendas dignas a bajos costos dejan en evidencia que canchas multifuncionales y parques temáticos no son las únicas necesidades de las comunidades barriales. <br/><br/> Medellín encontró el camino de su arquitectura, pero apenas lo empieza a transitar. Así se desprende del encuentro Diálogo Urbanismo Social, al que fueron invitados arquitectos y gestores de proyectos de interés social provenientes de Argentina, México, Ecuador, Brasil y Colombia. <br/><br/> El evento, organizado por la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU); y Urbam, el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de EAFIT se llevó a cabo el pasado sábado 16 de octubre, como parte de la programación de Ciudad Abierta. <br/><br/> Tras la jornada quedó implícito que Medellín se ha convertido en ejemplo de intervención social y voluntad política, en la transformación de comunidades marginadas o fragmentadas. Una realidad que, según Hernán Orbea, ex decano de la Universidad Católica de Quito, es transversal a todas las ciudades de Latinoamérica. <br/><br/> Pero, también, que aún faltan desarrollos que integren la totalidad de la urbe. Felipe Mesa, arquitecto del Orquideorama y de los coliseos de los Juegos Suramericanos, citó espacios como el Cerro Nutibara y el Cerro del Volador que, en su opinión, son puntos centrales en los que no hay intervención alguna y están desarticulados de lo que pasa en la ciudad, lo que se suma a la falta de un parque central que dialogue con un objetivo ambiental y un punto de encuentro de los ciudadanos con la diversidad natural. <br/><br/> Arquitectura para integrar<br/> Sin embargo, en el debate sobre la arquitectura de autor versus la participación ciudadana, Medellín ha sido pionera en la combinación de los dos elementos al lograr nuevas transferencias comunitarias y relaciones barriales que antes eran inimaginables gracias a la gestión de proyectos que toman la inclusión social como pilar fundamental de su gestión. <br/><br/> Un ejemplo de ello es Santo Domingo Savio antes considerado un barrio marginal y hoy en día protagonista en la escena municipal. <br/><br/> “Con una enorme satisfacción hemos logrado unir dos temas que en apariencia no tendrían mucha conexión y es trabajar en el urbanismo por y para la gente. No simplemente una obra per se, sino por qué es importante su inserción dentro de la comunidad, y en qué medida la comunidad se adueña de la obra, se apropia de ella, la ocupa y le da significado”, comentó María Eugenia Ramos, gerente de la EDU. <br/><br/> Para los integrantes de la mesa este modelo de urbanismo ha resignificado el modo en que se venía planteando la arquitectura en Latinoamérica en donde hasta hace unos pocos años, las ciudades se destacaban por íconos estructurales que, como edificios privados, carreteras, estadios representativos entre otros, representaban un altísimo costo, pero estaban desligados de las necesidades de los habitantes y en algunos casos de la ciudad. <br/><br/> “Este tipo de proyectos deben encaminarse a abordar temas críticos en la agenda administrativa de una ciudad, lo que requiere intervenciones urbanas de precisión ligadas a políticas territoriales concurrentes como las que vemos en Medellín, logrando los mejores edificios, en los peores lugares”, expuso Roberto Monteverde, director de proyectos del Instituto de Gestión de Ciudades de Rosario (Argentina). <br/><br/> Aún no es suficiente<br/> Aunque se han dado pasos firmes en la articulación de comunidades marginales con la ciudad, todavía Medellín presenta espacios en los que hay que trabajar, así el Plan de Ordenamiento Territorial dicte que Medellín ya está en los límites de expansión urbana. <br/><br/>
Nuevas alternativas como viviendas dignas a bajos costos dejan en evidencia que canchas multifuncionales y parques temáticos no son las únicas necesidades de las comunidades barriales.

Medellín encontró el camino de su arquitectura, pero apenas lo empieza a transitar. Así se desprende del encuentro Diálogo Urbanismo Social, al que fueron invitados arquitectos y gestores de proyectos de interés social provenientes de Argentina, México, Ecuador, Brasil y Colombia.

El evento, organizado por la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU); y Urbam, el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de EAFIT se llevó a cabo el pasado sábado 16 de octubre, como parte de la programación de Ciudad Abierta.

Tras la jornada quedó implícito que Medellín se ha convertido en ejemplo de intervención social y voluntad política, en la transformación de comunidades marginadas o fragmentadas. Una realidad que, según Hernán Orbea, ex decano de la Universidad Católica de Quito, es transversal a todas las ciudades de Latinoamérica.

Pero, también, que aún faltan desarrollos que integren la totalidad de la urbe. Felipe Mesa, arquitecto del Orquideorama y de los coliseos de los Juegos Suramericanos, citó espacios como el Cerro Nutibara y el Cerro del Volador que, en su opinión, son puntos centrales en los que no hay intervención alguna y están desarticulados de lo que pasa en la ciudad, lo que se suma a la falta de un parque central que dialogue con un objetivo ambiental y un punto de encuentro de los ciudadanos con la diversidad natural.

Arquitectura para integrar
Sin embargo, en el debate sobre la arquitectura de autor versus la participación ciudadana, Medellín ha sido pionera en la combinación de los dos elementos al lograr nuevas transferencias comunitarias y relaciones barriales que antes eran inimaginables gracias a la gestión de proyectos que toman la inclusión social como pilar fundamental de su gestión.

Un ejemplo de ello es Santo Domingo Savio antes considerado un barrio marginal y hoy en día protagonista en la escena municipal.

“Con una enorme satisfacción hemos logrado unir dos temas que en apariencia no tendrían mucha conexión y es trabajar en el urbanismo por y para la gente. No simplemente una obra per se, sino por qué es importante su inserción dentro de la comunidad, y en qué medida la comunidad se adueña de la obra, se apropia de ella, la ocupa y le da significado”, comentó María Eugenia Ramos, gerente de la EDU.

Para los integrantes de la mesa este modelo de urbanismo ha resignificado el modo en que se venía planteando la arquitectura en Latinoamérica en donde hasta hace unos pocos años, las ciudades se destacaban por íconos estructurales que, como edificios privados, carreteras, estadios representativos entre otros, representaban un altísimo costo, pero estaban desligados de las necesidades de los habitantes y en algunos casos de la ciudad.

“Este tipo de proyectos deben encaminarse a abordar temas críticos en la agenda administrativa de una ciudad, lo que requiere intervenciones urbanas de precisión ligadas a políticas territoriales concurrentes como las que vemos en Medellín, logrando los mejores edificios, en los peores lugares”, expuso Roberto Monteverde, director de proyectos del Instituto de Gestión de Ciudades de Rosario (Argentina).

Aún no es suficiente
Aunque se han dado pasos firmes en la articulación de comunidades marginales con la ciudad, todavía Medellín presenta espacios en los que hay que trabajar, así el Plan de Ordenamiento Territorial dicte que Medellín ya está en los límites de expansión urbana.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.