text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

De la universidad para el colegio

      
Niños realizan sus películas
Foto: Jeinst Campo Rivera/Unimedios Palmira
Cuando el profesor Carlos Gutiérrez creó los talleres de literatura, historia y lenguaje del cine en la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, su visión era que sus palabras llegaran a las poblaciones de las comunas más vulnerables de este municipio vallecaucano para que, de esta manera, se viviera una experiencia de aprendizaje por medio de la magia del séptimo arte.

Por esta razón, un grupo de sus estudiantes decidió crear la Fundación Carlos Gutiérrez, en honor a este docente, y llevar los talleres a los niños y jóvenes de algunas de las instituciones educativas más necesitadas de este municipio azucarero.

“En el fondo, los niños de estas comunas están inmersos en una problemática en sus mismas calles. Nosotros les mostramos otros contenidos pedagógicos donde ven que lo audiovisual sirve no solo para entretener, sino para educar”, manifiesta Hugo Zapata, coordinador de la Fundación y estudiante de la Universidad.

La Fundación, conformada por un grupo entusiasta y emprendedor de 15 personas, ha venido trabajando de la mano con el Ministerio de Cultura y otras instituciones que dedican su tiempo al desarrollo de modelos educativos para la población vulnerable, como Eureka y Teatro Libre.

“Estos proyectos se constituyen básicamente en una plataforma de educación alternativa, en la que los niños comienzan a explorar los diferentes ambientes del cine y comienzan a tener una realidad más cercana a los medios de comunicación”, comenta el coordinador de la Fundación.

¡Luces, cámara y acción!
En uno de los sectores más vulnerables de Palmira, la carrera 33 con calle 38, se sitúa la Institución Educativa del Valle Julio César Arce. En este colegio, colmado de historias de vida, son plasmados los recuerdos, las vivencias y los sueños de 250 jóvenes que dejan volar su imaginación cuando ‘los muchachos’ de la fundación comienzan a proyectar las películas y a enseñar que el escape de su realidad se encuentra en la caja de lata que usan como cámara fotográfica.

“En muy poco tiempo he aprendido muchas cosas del cine y la fotografía que no sabía. Me gustan los cortometrajes y documentales que ponen los muchachos y que nos enseñan el valor de ser como somos y no aparentar”, afirma Estefanía Mora, una estudiante de grado décimo que sueña con ser directora de cine y rodar una película romántica.

Los integrantes del equipo de trabajo de la fundación concuerdan en afirmar que el mayor resultado es en el ámbito personal. La razón, según señalan, es que la experiencia de interactuar con estos niños y jóvenes es muy gratificante.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.