text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

TLC con Venezuela: sí, pero con estrategia de diversificación

      
Empresarios colombianos también han encontrado nuevas <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/08/19/452494/finaliz-rueda-negocios-feria-internacional-libro.html target=_blank>oportunidades de negocio en Estados Unidos</a></strong>, Costa Rica e Italia, con los cuales aún no existen tratados de libre comercio en firme. Dos hechos deben destacarse en materia de comercio exterior con ocasión de la evaluación de los primeros 100 días del Gobierno Santos. En primer lugar, el anuncio del Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, de dar comienzo a las negociaciones de un Acuerdo de Complementación Económica y Productiva con Venezuela para afrontar el fin de los compromisos del vecino país con las disciplinas de la zona andina de <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/estudiantes_negocios/ target=_blank>libre comercio</a></strong>, que se hará efectivo a partir del mes de abril de 2011.<br/><br/> En segundo lugar, la aprobación, por parte de la Comisión Administradora de Divisas (Cadivi) y a través del<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/estudiantes_negocios/ target=_blank> Convenio de Pagos Recíprocos de la ALADI</a></strong>, de más de US$335 millones para efectuar el pago de deudas pendientes de empresas venezolanas con empresas colombianas. <br/><br/> Estos anuncios resultan alentadores, si se tiene en cuenta que las exportaciones colombianas a Venezuela apenas alcanzarán este año, en el mejor de los casos, US$1.500 millones, muy por debajo de cifras registradas en el año 2008, cuando superaron los US$6.000 millones. “No obstante, también es necesario llamar la atención sobre la importancia de que el país no pierda la dinámica que se ha adquirido en materia de diversificación de mercados, para minimizar los riesgos asociados a la vulnerabilidad de las relaciones diplomáticas con Venezuela -como consecuencia de las diferencias que aún persisten en temas sensibles-, así como a los posibles incumplimientos en los pagos, por cambios en las políticas del Cadivi”, señaló Saúl Pineda, director del CEPEC de la<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Universidad-del-Rosario/ target=_blank> Universidad del Rosario</a></strong>. <br/><br/><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2007/08/23/249426/recuperacion-faenza-tarea-todos.html target=_blank><font size=2><strong>La magnitud de la tarea</strong></font></a><br/> Las cifras más recientes del DANE sobre el desempeño exportador nacional han hecho evidente la necesidad de profundizar las acciones en esta materia. En el período enero-septiembre del presente año, las ventas externas de Colombia han sido estimuladas fundamentalmente por un aumento del 47.2% en las exportaciones del sector minero-energético, especialmente con destino a países como Estados Unidos, China, Holanda y Suiza. De acuerdo con esta tendencia, en los primeros nueve meses de 2010, las exportaciones de este sector representaron el 66,4% del total de las ventas externas del país. Pero al mismo tiempo, las estadísticas oficiales ponen de manifiesto una reducción del 14.3% en exportaciones diferentes a café, flores y minero-energéticas, en gran medida como resultado de una caída del 69.2% en las ventas al mercado venezolano. En efecto, las exportaciones al vecino país tuvieron de nuevo una drástica caída al pasar de US$3.514 millones en los primeros nueve meses del 2009 a US$1.081 millones en el mismo período de 2010. <br/><br/> Para el CEPEC, las dificultades para obtener una mayor diversificación de mercados estarían concentradas en un grupo de sectores en los cuales la dependencia del mercado venezolano ha sido muy alta en el pasado reciente y en los cuales no ha resultado fácil una estrategia inmediata de reorientación. Así ocurre, por ejemplo, en productos como artículos de cama (colchones, edredones, cojines o almohadas), cueros y pieles después del curtido o del secado, prendas de vestir -tipo conjuntos- de algodón, mármol y travertinos en bruto, huevos de ave con cáscara y tejas. Este grupo de productos, que entre enero y septiembre de 2008 registraba exportaciones superiores a US$28 millones en cada caso -con una dependencia superior al 80% del <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/venezuela/ target=_blank>mercado de Venezuela</a></strong>-, en el mismo período de 2010 no alcanzó el millón de dólares, en promedio. <br/><br/><font size=2><strong>“El que quiere puede” </strong></font><br/> Por otro lado, el ejercicio realizado por el CEPEC de la Universidad del Rosario arrojó algunos resultados significativos en materia de diversificación para enfrentar la crisis de la inestabilidad de las relaciones comerciales con Venezuela en los primeros nueve meses de 2010[1], a pesar de los problemas de la revaluación del peso colombiano y de las dificultades de la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/econom%C3%ADa/ target=_blank>coyuntura económica mundial</a></strong>. <br/><br/> Se destaca el caso de las exportaciones de Bombonas, botellas, frascos y artículos similares de plástico para el transporte o envasado, que además de exportar cerca de US$47 millones en el período enero-septiembre de 2010 (US$7,8 millones más que en el mismo período de 2008), lograron incursionar en mercados como el de Estados Unidos, reduciendo su dependencia del mercado venezolano en más del 26%. Sobresalieron, además, con <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/empleo_Venezuela/ target=_blank>una reducción en su dependencia de Venezuela superior al 20%</a></strong>, productos como papel kraft para sacos (bolsas) crudo; cuadros, paneles, consolas, armarios y demás soportes para control o distribución de electricidad para una tensión superior a 1.000 V; así como maquillaje de los ojos. <br/><br/> En el período enero-septiembre de 2010, para los productos nacionales que lograron acceder de forma exitosa a otros mercados, pareciera ocurrir un efecto sustitución hacia Ecuador, Perú, Chile, Brasil y México, gracias a la utilización de las preferencias que otorgan los acuerdos comerciales vigentes. Aunque también hay evidencia de empresarios que en diferentes regiones colombianas han encontrado nuevas oportunidades de negocio en países como Estados Unidos, Costa Rica e Italia, con los cuales aún no existen<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/MERCADO/ target=_blank> tratados de libre comercio</a></strong> en firme. <br/><br/> “Estas tendencias recientes confirman la posibilidad real de mejorar las estrategias empresariales para la búsqueda de nuevos socios comerciales y, al mismo tiempo, reiteran la necesidad de avanzar con paso firme en la ratificación de los acuerdos comerciales ya firmados, el aprovechamiento pleno de aquellos que están en vigencia y la concreción de nuevas negociaciones, tal como lo hacen algunos países vecinos”, concluyó Saúl Pineda. <br/><br/>
Empresarios colombianos también han encontrado nuevas oportunidades de negocio en Estados Unidos, Costa Rica e Italia, con los cuales aún no existen tratados de libre comercio en firme. Dos hechos deben destacarse en materia de comercio exterior con ocasión de la evaluación de los primeros 100 días del Gobierno Santos. En primer lugar, el anuncio del Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, de dar comienzo a las negociaciones de un Acuerdo de Complementación Económica y Productiva con Venezuela para afrontar el fin de los compromisos del vecino país con las disciplinas de la zona andina de libre comercio, que se hará efectivo a partir del mes de abril de 2011.

En segundo lugar, la aprobación, por parte de la Comisión Administradora de Divisas (Cadivi) y a través del Convenio de Pagos Recíprocos de la ALADI, de más de US$335 millones para efectuar el pago de deudas pendientes de empresas venezolanas con empresas colombianas.

Estos anuncios resultan alentadores, si se tiene en cuenta que las exportaciones colombianas a Venezuela apenas alcanzarán este año, en el mejor de los casos, US$1.500 millones, muy por debajo de cifras registradas en el año 2008, cuando superaron los US$6.000 millones. “No obstante, también es necesario llamar la atención sobre la importancia de que el país no pierda la dinámica que se ha adquirido en materia de diversificación de mercados, para minimizar los riesgos asociados a la vulnerabilidad de las relaciones diplomáticas con Venezuela -como consecuencia de las diferencias que aún persisten en temas sensibles-, así como a los posibles incumplimientos en los pagos, por cambios en las políticas del Cadivi”, señaló Saúl Pineda, director del CEPEC de la Universidad del Rosario.

La magnitud de la tarea
Las cifras más recientes del DANE sobre el desempeño exportador nacional han hecho evidente la necesidad de profundizar las acciones en esta materia. En el período enero-septiembre del presente año, las ventas externas de Colombia han sido estimuladas fundamentalmente por un aumento del 47.2% en las exportaciones del sector minero-energético, especialmente con destino a países como Estados Unidos, China, Holanda y Suiza. De acuerdo con esta tendencia, en los primeros nueve meses de 2010, las exportaciones de este sector representaron el 66,4% del total de las ventas externas del país. Pero al mismo tiempo, las estadísticas oficiales ponen de manifiesto una reducción del 14.3% en exportaciones diferentes a café, flores y minero-energéticas, en gran medida como resultado de una caída del 69.2% en las ventas al mercado venezolano. En efecto, las exportaciones al vecino país tuvieron de nuevo una drástica caída al pasar de US$3.514 millones en los primeros nueve meses del 2009 a US$1.081 millones en el mismo período de 2010.

Para el CEPEC, las dificultades para obtener una mayor diversificación de mercados estarían concentradas en un grupo de sectores en los cuales la dependencia del mercado venezolano ha sido muy alta en el pasado reciente y en los cuales no ha resultado fácil una estrategia inmediata de reorientación. Así ocurre, por ejemplo, en productos como artículos de cama (colchones, edredones, cojines o almohadas), cueros y pieles después del curtido o del secado, prendas de vestir -tipo conjuntos- de algodón, mármol y travertinos en bruto, huevos de ave con cáscara y tejas. Este grupo de productos, que entre enero y septiembre de 2008 registraba exportaciones superiores a US$28 millones en cada caso -con una dependencia superior al 80% del mercado de Venezuela-, en el mismo período de 2010 no alcanzó el millón de dólares, en promedio.

“El que quiere puede”
Por otro lado, el ejercicio realizado por el CEPEC de la Universidad del Rosario arrojó algunos resultados significativos en materia de diversificación para enfrentar la crisis de la inestabilidad de las relaciones comerciales con Venezuela en los primeros nueve meses de 2010[1], a pesar de los problemas de la revaluación del peso colombiano y de las dificultades de la coyuntura económica mundial.

Se destaca el caso de las exportaciones de Bombonas, botellas, frascos y artículos similares de plástico para el transporte o envasado, que además de exportar cerca de US$47 millones en el período enero-septiembre de 2010 (US$7,8 millones más que en el mismo período de 2008), lograron incursionar en mercados como el de Estados Unidos, reduciendo su dependencia del mercado venezolano en más del 26%. Sobresalieron, además, con una reducción en su dependencia de Venezuela superior al 20%, productos como papel kraft para sacos (bolsas) crudo; cuadros, paneles, consolas, armarios y demás soportes para control o distribución de electricidad para una tensión superior a 1.000 V; así como maquillaje de los ojos.

En el período enero-septiembre de 2010, para los productos nacionales que lograron acceder de forma exitosa a otros mercados, pareciera ocurrir un efecto sustitución hacia Ecuador, Perú, Chile, Brasil y México, gracias a la utilización de las preferencias que otorgan los acuerdos comerciales vigentes. Aunque también hay evidencia de empresarios que en diferentes regiones colombianas han encontrado nuevas oportunidades de negocio en países como Estados Unidos, Costa Rica e Italia, con los cuales aún no existen tratados de libre comercio en firme.

“Estas tendencias recientes confirman la posibilidad real de mejorar las estrategias empresariales para la búsqueda de nuevos socios comerciales y, al mismo tiempo, reiteran la necesidad de avanzar con paso firme en la ratificación de los acuerdos comerciales ya firmados, el aprovechamiento pleno de aquellos que están en vigencia y la concreción de nuevas negociaciones, tal como lo hacen algunos países vecinos”, concluyó Saúl Pineda.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.