text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Docente de Uninorte obtiene Premio por investigación en pediatría

      
El trabajo compitió con 49 proyectos internacionales en una <strong><a href=https://becas.universia.net/co/index.jsp target=_blank>convocatoria para médicos</a></strong> de América y Europa, en las diferentes líneas de la pediatría como administración, cuidado intensivo, neonatología, oftalmología, epidemiología, urgencias, entre otras. De estos, se seleccionaron 14 finalistas y se premiaron los 3 mejores.<br/><br/> El <strong><a href=https://becas.universia.net/CO/noticia/1933/ganadores-colombia-encuentro-juvenil-ambiental-2010-bayer.html target=_blank>equipo ganador</a></strong> estuvo conformado por los médicos uninorteños: Nelly Lecompte Beltrán, directora académica de la División de Ciencias de la Salud; Hernando Baquero Latorre, decano de la División Ciencias de la Salud; y Lila Visbal, directora del Departamento de Medicina. Además, contó con el apoyo de los asesores metodológicos Rafael Tuesca y Ruswel Vargas. <br/><br/> La investigación se realizó en la población de Uribia, La Guajira, donde se realizó un diagnóstico de los conocimientos, actitudes y prácticas de las madres wayuu acerca de las <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/02/25/238527/jornada-actualizacion-enfermedad-chagas.html target=_blank>enfermedades prevalentes de la infancia</a></strong> —enfermedad diarreica aguda, infección respiratoria aguda e infecciones en la piel—, que son las principales causas de morbimortalidad infantil (número de muertes y proporción de estas en un periodo y lugar determinado) en Colombia y en La Guajira. <br/><br/> Esta comunidad fue caracterizada según los diferentes determinantes sociales y se tomaron datos de las madres, como edad, analfabetismo, escolaridad, afiliación al sistema de seguridad social, disponibilidad de un área para la conservación y preparación de alimentos, entre otros. <br/><br/> “Estos datos fueron suministrados verbalmente por las madres indígenas a los encuestadores que hicieron el interrogatorio en el lenguaje nativo Wayuunaiki y diligenciaban el formulario en español. Posteriormente se realizaron grupos focales sobre las actitudes, los conocimientos y las prácticas sobre las diferentes enfermedades y se triangularon los datos cuantitativos y cualitativos”, dice Curiel. <br/><br/><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/ense%C3%B1anza/ target=_blank><font size=2><strong>Sobre la metodología utilizada</strong></font></a><br/> El trabajo se extendió por 2 años, y se realizó por intermedio del Centro de Investigaciones en Neonatología y Pediatría de Uninorte. Durante este tiempo fue importante la colaboración de la líder indígena wayuu Remedios Fajardo Ipuana, la Organización Indígena Yanama y la Fundación Supula Anain Wayuu. Esta investigación se presentó como requisito para optar el título de Pediatra. <br/><br/> Uno de los hallazgos más interesantes arrojados por la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/12/01/756188/investigacion-luis-amigo-gana-premio-alcaldia-medellin-2010.html target=_blank>investigación</a></strong>, es que en el caso de la comunidad wayuu no hay una correlación entre la existencia de un sistema de protección social y una población más sana. Así, la falta de acceso a la escuela, la calidad del ambiente natural, la falta de agua potable y el saneamiento, entre otros factores, inciden en sus problemáticas de salud. <br/><br/> Curiel explica que “al hacer la triangulación entre las encuestas y lo referido por las madres en los grupos focales, se encontró la riqueza de la medicina tradicional wayuu, la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/11/19/687884/pueblo-indigena-arhuaco-premiado-bienal-arquitectura.html target=_blank>influencia del médico wayuu (piache) </a></strong>en la toma de decisiones para tratar enfermedades prevenibles, y la falta de identificación de los signos de alarma para estas enfermedades que son reconocidos pero no identificados”. <br/><br/> Estos descubrimientos, producto del trabajo de campo, sumados al conocimiento de Curiel sobre su comunidad, permiten plantear la posibilidad de aprovechar las características de difusión de conocimiento en salud matrilineal, propia de los wayuu, en una estrategia de etnoeducación de género que beneficie a los niños e incida en la preservación de la etnia. <br/><br/> Sobre el reconocimiento El premio obtenido en la X Bienal es un reconocimiento a la investigación en salud infantil y Curiel considera que fue uno de los ganadores por las implicaciones sociales que involucra. “Es una investigación de gran impacto y proyección social a una comunidad vulnerada, los wayuu, no sólo en sus condiciones de salud, sino en las condiciones socioeconómicas; el trabajo toca las fibras del corazón a una nación pluriétnica y multicultural, ya que los resultados de esta investigación son la voz de los que aún no tenían voz”.
El trabajo compitió con 49 proyectos internacionales en una convocatoria para médicos de América y Europa, en las diferentes líneas de la pediatría como administración, cuidado intensivo, neonatología, oftalmología, epidemiología, urgencias, entre otras. De estos, se seleccionaron 14 finalistas y se premiaron los 3 mejores.

El equipo ganador estuvo conformado por los médicos uninorteños: Nelly Lecompte Beltrán, directora académica de la División de Ciencias de la Salud; Hernando Baquero Latorre, decano de la División Ciencias de la Salud; y Lila Visbal, directora del Departamento de Medicina. Además, contó con el apoyo de los asesores metodológicos Rafael Tuesca y Ruswel Vargas.

La investigación se realizó en la población de Uribia, La Guajira, donde se realizó un diagnóstico de los conocimientos, actitudes y prácticas de las madres wayuu acerca de las enfermedades prevalentes de la infancia —enfermedad diarreica aguda, infección respiratoria aguda e infecciones en la piel—, que son las principales causas de morbimortalidad infantil (número de muertes y proporción de estas en un periodo y lugar determinado) en Colombia y en La Guajira.

Esta comunidad fue caracterizada según los diferentes determinantes sociales y se tomaron datos de las madres, como edad, analfabetismo, escolaridad, afiliación al sistema de seguridad social, disponibilidad de un área para la conservación y preparación de alimentos, entre otros.

“Estos datos fueron suministrados verbalmente por las madres indígenas a los encuestadores que hicieron el interrogatorio en el lenguaje nativo Wayuunaiki y diligenciaban el formulario en español. Posteriormente se realizaron grupos focales sobre las actitudes, los conocimientos y las prácticas sobre las diferentes enfermedades y se triangularon los datos cuantitativos y cualitativos”, dice Curiel.

Sobre la metodología utilizada
El trabajo se extendió por 2 años, y se realizó por intermedio del Centro de Investigaciones en Neonatología y Pediatría de Uninorte. Durante este tiempo fue importante la colaboración de la líder indígena wayuu Remedios Fajardo Ipuana, la Organización Indígena Yanama y la Fundación Supula Anain Wayuu. Esta investigación se presentó como requisito para optar el título de Pediatra.

Uno de los hallazgos más interesantes arrojados por la investigación, es que en el caso de la comunidad wayuu no hay una correlación entre la existencia de un sistema de protección social y una población más sana. Así, la falta de acceso a la escuela, la calidad del ambiente natural, la falta de agua potable y el saneamiento, entre otros factores, inciden en sus problemáticas de salud.

Curiel explica que “al hacer la triangulación entre las encuestas y lo referido por las madres en los grupos focales, se encontró la riqueza de la medicina tradicional wayuu, la influencia del médico wayuu (piache) en la toma de decisiones para tratar enfermedades prevenibles, y la falta de identificación de los signos de alarma para estas enfermedades que son reconocidos pero no identificados”.

Estos descubrimientos, producto del trabajo de campo, sumados al conocimiento de Curiel sobre su comunidad, permiten plantear la posibilidad de aprovechar las características de difusión de conocimiento en salud matrilineal, propia de los wayuu, en una estrategia de etnoeducación de género que beneficie a los niños e incida en la preservación de la etnia.

Sobre el reconocimiento El premio obtenido en la X Bienal es un reconocimiento a la investigación en salud infantil y Curiel considera que fue uno de los ganadores por las implicaciones sociales que involucra. “Es una investigación de gran impacto y proyección social a una comunidad vulnerada, los wayuu, no sólo en sus condiciones de salud, sino en las condiciones socioeconómicas; el trabajo toca las fibras del corazón a una nación pluriétnica y multicultural, ya que los resultados de esta investigación son la voz de los que aún no tenían voz”.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.