text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Alternativas para el cuidado de la salud en la tercera edad

      
“Este es un <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/09/28/504176/estudio-revela-jovenes-latinoamericanos-tienen-conocimientos-anticoncepcion.html target=_blank>estudio</a></strong> que se realizó con comunidades mestizas y nos enfocamos en los afrocolombianos para ver cuáles son las prácticas de las familias con personas ancianas que tienen problemas de alta dependencia. Determinamos cómo el cuidado cultural y popular de estos adultos mayores puede favorecer o desfavorecer su condición”, afirmó Alba Lucero López Díaz, investigadora principal del proyecto.<br/><br/> Durante el proyecto, los investigadores reconocieron las prácticas de las familias y luego realizaron un diálogo entre el saber profesional y el personal, es decir, determinaron cuáles son las diferencias y las similitudes entre las formas en que este <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/ENFERMEDAD_UNIVERSIDAD/ target=_blank>grupo de personas asume la enfermedad</a></strong> y la vejez, comparada con los cuidados de la salud recomendados por los profesionales en esta área. <br/><br/> El objetivo del proyecto fue crear la propuesta de un modelo de<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/cultural/ target=_blank> cuidado cultural </a></strong>en salud para afrocolombianos mayores de 60 años del área urbana en el municipio de Guapi (Cauca). Asimismo, caracterizaron 103 familias y realizaron un curso de extensión para líderes comunitarios que cuidan a estas personas. “El diálogo entre el saber popular, lo que las comunidades tienen y el saber profesional, cuando es articulado, construye unas nuevas prácticas para los profesionales de salud, por lo que creemos que es una de las formas para que haya un mejor impacto en las acciones de cuidado, evitando la imposición de nuestro saber sobre el de los demás”, agregó López. <br/><br/> Las tradiciones que mantienen estas<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/12/07/758511/familias-transnacionales-choque-sentimientos-PRINTABLE.html target=_blank> familias</a></strong> son el fruto de miles de años de trabajo con hierbas y prácticas populares ejercidas por los ‘remedieros’, parteras y curanderos. En el análisis realizado se determinaron los riesgos por grupos de edad, estado de salud actual, mortalidad y morbilidad, ambiente socio–económico, condiciones de la vivienda y el vecindario, relación psicoafectiva, prácticas de salud y servicios a los que se tiene acceso. <br/><font size=2><strong><br/><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/07/30/452572/conclusiones-foro-nacional-educacion.html target=_blank>Las conclusiones del estudio</a></strong></font><br/> El cuidado en estos ancianos está determinado por su cultura y por la información que la familia y la comunidad han transmitido a cada uno. Por esta razón, el contexto, las creencias y los factores educativos y económicos son determinantes a la hora de obtener una respuesta frente al cuidado de la salud. El riesgo total de las familias participantes en el estudio fue clasificado como alto para la mayoría (71%), medio (22%) y bajo (7%). Con respecto a las prácticas de salud que realizan, el riesgo fue bajo (31%), medio (44%) y alto (25%).<br/><br/> Entre las razones que señalan estos adultos o sus cuidadores ante el estado de salud, admiten que están relacionados con cuestiones de la vida, exposición al frío o el calor, brujería o hechizos, castigos de Dios, alteraciones de la sangre, por culpa de otros o por los sufrimientos de la vida. De acuerdo con la investigadora, la solución a sus inconvenientes o problemas la buscan, “como primera medida, en la casa, familia, amigos o vecinos, después de esto, si no mejoran, acceden a las prácticas populares (remedios, parteras, curanderos), y como última opción recurren a los <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2007/03/18/251886/univalle-lidera-iniciativa-latinoamericana-salud.html target=_blank>centros de salud</a></strong>”. <br/><br/> A través de las visitas realizadas, que fueron cada 15 días durante tres meses, se observaron factores como la depresión, actividades de la vida diaria, la percepción de salud y la forma de aceptar el dolor, para que a partir de los resultados obtenidos y un proceso de sensibilización se desarrollaran propuestas encaminadas a mejorar estos aspectos y así los enfermos se pudieran sentir más activos y útiles, a través de actividades concretas. Aliviando el Dolor, Serenata al Cuerpo, <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/trabajos/ target=_blank>Trabajos </a></strong>en Casa y la Red de Echaos Pa´delante fueron algunos de los programas desarrollados por el grupo de investigación para que los abuelitos lograran mejorar su condición de movilidad y estado de salud. <br/><br/> “Hay unos resultados estadísticamente significativos en todas las variables medidas y que muestran cambios diferenciados comparándolos con los registro de reportes internacionales, en los que se espera que estas poblaciones, por sus condición de triple vulnerabilidad, tengan poca recuperación. Hemos triplicado el buen resultado frente a otros estudios internacionales”, concluyó Alba Lucero López Díaz. <br/><br/>
“Este es un estudio que se realizó con comunidades mestizas y nos enfocamos en los afrocolombianos para ver cuáles son las prácticas de las familias con personas ancianas que tienen problemas de alta dependencia. Determinamos cómo el cuidado cultural y popular de estos adultos mayores puede favorecer o desfavorecer su condición”, afirmó Alba Lucero López Díaz, investigadora principal del proyecto.

Durante el proyecto, los investigadores reconocieron las prácticas de las familias y luego realizaron un diálogo entre el saber profesional y el personal, es decir, determinaron cuáles son las diferencias y las similitudes entre las formas en que este grupo de personas asume la enfermedad y la vejez, comparada con los cuidados de la salud recomendados por los profesionales en esta área.

El objetivo del proyecto fue crear la propuesta de un modelo de cuidado cultural en salud para afrocolombianos mayores de 60 años del área urbana en el municipio de Guapi (Cauca). Asimismo, caracterizaron 103 familias y realizaron un curso de extensión para líderes comunitarios que cuidan a estas personas. “El diálogo entre el saber popular, lo que las comunidades tienen y el saber profesional, cuando es articulado, construye unas nuevas prácticas para los profesionales de salud, por lo que creemos que es una de las formas para que haya un mejor impacto en las acciones de cuidado, evitando la imposición de nuestro saber sobre el de los demás”, agregó López.

Las tradiciones que mantienen estas familias son el fruto de miles de años de trabajo con hierbas y prácticas populares ejercidas por los ‘remedieros’, parteras y curanderos. En el análisis realizado se determinaron los riesgos por grupos de edad, estado de salud actual, mortalidad y morbilidad, ambiente socio–económico, condiciones de la vivienda y el vecindario, relación psicoafectiva, prácticas de salud y servicios a los que se tiene acceso.

Las conclusiones del estudio

El cuidado en estos ancianos está determinado por su cultura y por la información que la familia y la comunidad han transmitido a cada uno. Por esta razón, el contexto, las creencias y los factores educativos y económicos son determinantes a la hora de obtener una respuesta frente al cuidado de la salud. El riesgo total de las familias participantes en el estudio fue clasificado como alto para la mayoría (71%), medio (22%) y bajo (7%). Con respecto a las prácticas de salud que realizan, el riesgo fue bajo (31%), medio (44%) y alto (25%).

Entre las razones que señalan estos adultos o sus cuidadores ante el estado de salud, admiten que están relacionados con cuestiones de la vida, exposición al frío o el calor, brujería o hechizos, castigos de Dios, alteraciones de la sangre, por culpa de otros o por los sufrimientos de la vida. De acuerdo con la investigadora, la solución a sus inconvenientes o problemas la buscan, “como primera medida, en la casa, familia, amigos o vecinos, después de esto, si no mejoran, acceden a las prácticas populares (remedios, parteras, curanderos), y como última opción recurren a los centros de salud”.

A través de las visitas realizadas, que fueron cada 15 días durante tres meses, se observaron factores como la depresión, actividades de la vida diaria, la percepción de salud y la forma de aceptar el dolor, para que a partir de los resultados obtenidos y un proceso de sensibilización se desarrollaran propuestas encaminadas a mejorar estos aspectos y así los enfermos se pudieran sentir más activos y útiles, a través de actividades concretas. Aliviando el Dolor, Serenata al Cuerpo, Trabajos en Casa y la Red de Echaos Pa´delante fueron algunos de los programas desarrollados por el grupo de investigación para que los abuelitos lograran mejorar su condición de movilidad y estado de salud.

“Hay unos resultados estadísticamente significativos en todas las variables medidas y que muestran cambios diferenciados comparándolos con los registro de reportes internacionales, en los que se espera que estas poblaciones, por sus condición de triple vulnerabilidad, tengan poca recuperación. Hemos triplicado el buen resultado frente a otros estudios internacionales”, concluyó Alba Lucero López Díaz.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.