text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Identifican bacterias para producir fertilizantes limpios

      
Durante la XV Conferencia de las Partes sobre <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/cambio-clim%C3%A1tico/ target=_blank>Cambio Climático</a></strong>, realizada en diciembre del 2009 en Copenhague (Dinamarca), los participantes coincidieron en que solo falta un aumento de 2°C en la temperatura de la Tierra para que se desencadene una catástrofe ambiental. En el encuentro se habló sobre la importancia de disminuir en un 80% las emisiones de gases efecto invernadero para el 2050, aspecto en el que la agricultura cumple un papel determinante, ya que propaga dichas sustancias en un 15%, debido al uso intensivo de fertilizantes de síntesis química de fósforo, nitrógeno y potasio, así como pesticidas sintéticos.<br/><br/> Estos componentes son empleados a diario por los cerca de 2,5 millones de agricultores del país, que los consideran el método adecuado para acelerar la producción de sus cultivos afectados por la deficiencia de fósforo que tienen los suelos de las más de cuatro millones de hectáreas cultivadas en todo el territorio nacional. <br/><br/><font size=2><strong>Biofertilizantes</strong></font><br/> Pese a la explicación de los agricultores, la profesora de la Universidad Nacional Nubia Moreno, representante nacional de la Red Iberoamericana de Fertilizantes Biológicos para la Agricultura y el <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2010/10/04/524849/eafit-presenta-libro-medellin-medio-ambiente-urbanismo-sociedad.html target=_blank>Medio Ambiente</a></strong> (Biofag), afirma: “Lograr que los cultivos mejoren su productividad para cumplir con la meta de alimentar a miles de millones de personas en el mundo sin deteriorar los suelos y los hábitats es posible gracias a los productos orgánicos obtenidos de microorganismos o biofertilizantes que pueden usarse fácilmente en el agro”. <br/><br/><font size=2><strong>Las eficaces bacterias</strong></font><br/> Carlos Omar Patiño, estudiante del Doctorado en Ciencias Agropecuarias de la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/05/11/237577/u-nacional-palmira-75-anos-formando.html target=_blank>UN en Palmira</a></strong>, identificó siete aislamientos de dos bacterias capaces de disolver el fósforo y apoyar el crecimiento de las plantas. Los microorganismos podrían ser usados como biofertilizantes reemplazando el 50% de roca fosfórica (RF), material empleado como abono en los procesos agrícolas del país. “Luego de recoger las muestras y llevarlas al laboratorio, evaluamos la capacidad solubilizadora (de transformación química del fósforo) de los 22 aislamientos obtenidos, hasta suplir las necesidades de las plantas y promover un crecimiento adecuado”. Patiño agrega: “Seleccionamos siete aislados bacterianos que revelaron esta capacidad, particularmente dos resultaron más eficientes”. <br/><br/> Para comprobar si la bacteria aportaba al crecimiento de plantas diferentes al chontaduro, el investigador hizo ensayos en los <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/10/28/652428/u-nacional-liderara-proyecto-internacional-contra-cambio-climatico.html target=_blank>invernaderos de la UN</a></strong> utilizando B. ambifaria y B. lata en ají. “Inoculamos algunas plantas de forma independiente y evaluamos durante tres meses el progreso de las hojas y la raíz. Les aplicamos RF en una cantidad de 24 y 12 gramos para ver si las bacterias fijaban la dosis necesaria para un crecimiento apropiado”, explica el estudiante. <br/><br/> Los resultados de la investigación efectivamente mostraron que, aplicando la RF de manera simultánea con las bacterias solubilizadoras, el proceso se acelera notablemente disminuyendo la cantidad de material químico empleado. “Las plantas incrementaron la absorción de fósforo y mejoraron su crecimiento 230% y 130% más en la biomasa radical y en la parte aérea, respectivamente, en comparación con las no inoculadas”, comenta Patiño. <br/><br/>
Durante la XV Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, realizada en diciembre del 2009 en Copenhague (Dinamarca), los participantes coincidieron en que solo falta un aumento de 2°C en la temperatura de la Tierra para que se desencadene una catástrofe ambiental. En el encuentro se habló sobre la importancia de disminuir en un 80% las emisiones de gases efecto invernadero para el 2050, aspecto en el que la agricultura cumple un papel determinante, ya que propaga dichas sustancias en un 15%, debido al uso intensivo de fertilizantes de síntesis química de fósforo, nitrógeno y potasio, así como pesticidas sintéticos.

Estos componentes son empleados a diario por los cerca de 2,5 millones de agricultores del país, que los consideran el método adecuado para acelerar la producción de sus cultivos afectados por la deficiencia de fósforo que tienen los suelos de las más de cuatro millones de hectáreas cultivadas en todo el territorio nacional.

Biofertilizantes
Pese a la explicación de los agricultores, la profesora de la Universidad Nacional Nubia Moreno, representante nacional de la Red Iberoamericana de Fertilizantes Biológicos para la Agricultura y el Medio Ambiente (Biofag), afirma: “Lograr que los cultivos mejoren su productividad para cumplir con la meta de alimentar a miles de millones de personas en el mundo sin deteriorar los suelos y los hábitats es posible gracias a los productos orgánicos obtenidos de microorganismos o biofertilizantes que pueden usarse fácilmente en el agro”.

Las eficaces bacterias
Carlos Omar Patiño, estudiante del Doctorado en Ciencias Agropecuarias de la UN en Palmira, identificó siete aislamientos de dos bacterias capaces de disolver el fósforo y apoyar el crecimiento de las plantas. Los microorganismos podrían ser usados como biofertilizantes reemplazando el 50% de roca fosfórica (RF), material empleado como abono en los procesos agrícolas del país. “Luego de recoger las muestras y llevarlas al laboratorio, evaluamos la capacidad solubilizadora (de transformación química del fósforo) de los 22 aislamientos obtenidos, hasta suplir las necesidades de las plantas y promover un crecimiento adecuado”. Patiño agrega: “Seleccionamos siete aislados bacterianos que revelaron esta capacidad, particularmente dos resultaron más eficientes”.

Para comprobar si la bacteria aportaba al crecimiento de plantas diferentes al chontaduro, el investigador hizo ensayos en los invernaderos de la UN utilizando B. ambifaria y B. lata en ají. “Inoculamos algunas plantas de forma independiente y evaluamos durante tres meses el progreso de las hojas y la raíz. Les aplicamos RF en una cantidad de 24 y 12 gramos para ver si las bacterias fijaban la dosis necesaria para un crecimiento apropiado”, explica el estudiante.

Los resultados de la investigación efectivamente mostraron que, aplicando la RF de manera simultánea con las bacterias solubilizadoras, el proceso se acelera notablemente disminuyendo la cantidad de material químico empleado. “Las plantas incrementaron la absorción de fósforo y mejoraron su crecimiento 230% y 130% más en la biomasa radical y en la parte aérea, respectivamente, en comparación con las no inoculadas”, comenta Patiño.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.