text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Deporte en diabéticos puede ser lesivo

      
Serrato, profesor de la <a href=https://noticias.universia.net.co/busqueda-avanzada/11456/universidad_universidad-nacional-de-colombia---bogot%C3%A1/ target=_blank><strong>Universidad Nacional de Colombia</strong></a> y experto en deporte, recalcó contundentemente que los pacientes diabéticos no deben trotar o caminar sin los zapatos especiales para ellos, los cuales tienen suela redonda y reducen el impacto de las caminatas en la piel. “Hay que evaluar muy bien la sensibilidad de los pies en los pacientes diabéticos para saber qué ejercicios son aptos para hacer y cuáles no. Sin un calzado adecuado ellos pueden sufrir úlceras y esas úlceras están propensas a infectarse, porque además ellos no tienen un buen sistema inmune”, señaló. <br/><br/> Adicionalmente, recordó que de manera obligatoria tienen que regular el nivel de la glucosa en sangre antes de la sesión de ejercicios para evitar picos de hipoglicemia: “Tienen que hacerse regularmente controles de glicemia y si está por encima de 150 no pueden hacer ejercicio y si está por debajo de 26, deben comer primero, antes de hacer <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/deporte/ target=_blank><strong>ejercicio</strong></a>”. De igual manera “no deben hacer ejercicio solos y hacer un ajuste de la intensidad del ejercicio con el gasto calórico, la dieta y los medicamentos que utilicen”, explicó el especialista. <br/><br/> Serrato recomendó que cada 30 ó 35 minutos de ejercicio los pacientes diabéticos consuman algo de carbohidratos. Las jornadas de actividad física preferiblemente deben ejecutarse en un mismo horario y no establecer sesiones intensas, sobre todo aquellas personas que no están acostumbradas. <br/><br/> El especialista aclaró que no se trata de desvirtuar el ejercicio, porque de hecho, afirma, no es ético que pacientes con diabetes tipo II no lo realicen. “Los beneficios que el <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/deporte_univeritarios/ target=_blank><strong>deporte</strong></a> trae sobre el organismo son equiparables a los efectos de la Metformina, una de las drogas más comunes para tratar la diabetes. La actividad física juega un papel importantísimo en la prevención o por lo menos en el retardo de la aparición de esta enfermedad, pero debe ser un ejercicio preescrito y controlado”, señaló. <br/><br/> La diabetes es una <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/ENFERMEDAD/ target=_blank><strong>enfermedad</strong></a> del sistema endocrino que aparece cuando la insulina que produce el páncreas en el cuerpo no es suficiente para efectuar el metabolismo de los carbohidratos que consumimos. Lo que logra el ejercicio es regular el metabolismo y mejorar el funcionamiento de la insulina, y muchos de los pacientes diabéticos pueden disminuir medicamentos o suspenderlos gracias a la práctica de un deporte. Cabe recordar que, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es la enfermedad crónica más prevalente en la población mundial: hoy afecta al 10%.<br/><br/> Las complicaciones para los pacientes diabéticos no controlados son múltiples y afectan el Sistema Nervioso Central, la retina y el <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/coraz%C3%B3n/ target=_blank><strong>corazón</strong></a>, produciendo enfermedad coronaria, en riñones, problemas circulatorios y en el sistema inmune, entre otros. <br/><br/>
Serrato, profesor de la Universidad Nacional de Colombia y experto en deporte, recalcó contundentemente que los pacientes diabéticos no deben trotar o caminar sin los zapatos especiales para ellos, los cuales tienen suela redonda y reducen el impacto de las caminatas en la piel. “Hay que evaluar muy bien la sensibilidad de los pies en los pacientes diabéticos para saber qué ejercicios son aptos para hacer y cuáles no. Sin un calzado adecuado ellos pueden sufrir úlceras y esas úlceras están propensas a infectarse, porque además ellos no tienen un buen sistema inmune”, señaló.

Adicionalmente, recordó que de manera obligatoria tienen que regular el nivel de la glucosa en sangre antes de la sesión de ejercicios para evitar picos de hipoglicemia: “Tienen que hacerse regularmente controles de glicemia y si está por encima de 150 no pueden hacer ejercicio y si está por debajo de 26, deben comer primero, antes de hacer ejercicio”. De igual manera “no deben hacer ejercicio solos y hacer un ajuste de la intensidad del ejercicio con el gasto calórico, la dieta y los medicamentos que utilicen”, explicó el especialista.

Serrato recomendó que cada 30 ó 35 minutos de ejercicio los pacientes diabéticos consuman algo de carbohidratos. Las jornadas de actividad física preferiblemente deben ejecutarse en un mismo horario y no establecer sesiones intensas, sobre todo aquellas personas que no están acostumbradas.

El especialista aclaró que no se trata de desvirtuar el ejercicio, porque de hecho, afirma, no es ético que pacientes con diabetes tipo II no lo realicen. “Los beneficios que el deporte trae sobre el organismo son equiparables a los efectos de la Metformina, una de las drogas más comunes para tratar la diabetes. La actividad física juega un papel importantísimo en la prevención o por lo menos en el retardo de la aparición de esta enfermedad, pero debe ser un ejercicio preescrito y controlado”, señaló.

La diabetes es una enfermedad del sistema endocrino que aparece cuando la insulina que produce el páncreas en el cuerpo no es suficiente para efectuar el metabolismo de los carbohidratos que consumimos. Lo que logra el ejercicio es regular el metabolismo y mejorar el funcionamiento de la insulina, y muchos de los pacientes diabéticos pueden disminuir medicamentos o suspenderlos gracias a la práctica de un deporte. Cabe recordar que, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es la enfermedad crónica más prevalente en la población mundial: hoy afecta al 10%.

Las complicaciones para los pacientes diabéticos no controlados son múltiples y afectan el Sistema Nervioso Central, la retina y el corazón, produciendo enfermedad coronaria, en riñones, problemas circulatorios y en el sistema inmune, entre otros.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.