text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Universidad Nacional en Manizales diseña nuevo sistema para producir etanol

      
Esto se debe a que en el proceso utilizado en las industrias se produce el etanol a concentraciones muy bajas aproximadamente en un 10%, por lo que en la fase de separación o destilación se debe concentrar el alcohol en dos etapas, una que lo lleva al 30% y la segunda hasta el 90%, lo que requiere grandes consumos de <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2010/01/01/258736/produccion-energia-biodigestor-excrementos-nueva-investigacion-universidad-nacional.html target=_blank>energía</a></strong>.<br/><br/> Al buscar una solución que minimice estos efectos, el Grupo de Investigación en Aplicación de <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/10/19/235781/creatividad-nuevas-tecnologias-medios-promover-educacion-pertinente-calidad.html target=_blank>Nuevas Tecnologías</a></strong> (Giant) de la UN en Manizales elaboró un nuevo proceso de fermentación a través de una tecnología de membranas (filtros tubulares), con la capacidad de remover de forma mucho más selectiva la solución que pasa por ella de los componentes que no necesita y concentra el etanol. <br/><br/> Esto se debe gracias a la adaptación que se hizo en los filtros, en donde para su fabricación se usaron unas técnicas clásicas y otras nuevas propuestas por el grupo. <br/><br/> “Estas membranas tienen una característica muy especial y es que el área de filtro que se debe implementar es de cinco a seis veces menor en comparación a las ya conocidas, lo que significa que se pueden permear (transportar) por la membrana los componentes a una mayor velocidad”, comentó Javier Fontalvo Alzate, <strong><a href=https://docentes.universia.net.co/ target=_blank>docente de la Sede Manizales</a></strong> e integrante del Giant. <br/><br/> Es así como en el primer proceso de fermentación se logra una concentración del alcohol en un 30%, llevando a que en la fase de destilación se pueda obviar la etapa 1 y se llegue directamente a la etapa 2, con lo que el ahorro energético es de 35%. Igualmente, Fontalvo Alzate expresó: “Todo esto nos lleva a tener un mejor control sobre la producción del alcohol, en la que se genera cuatro veces más con un menor consumo energético y se usa menos agua, lo que lleva a que se produzca menos vinaza (desecho) y por ende menos <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2006/09/11/255116/nueva-serie-contaminantes-ambientales-ha-sido-detectada-sangre-habitantes-cartagena.html target=_blank>contaminación ambiental</a></strong>”. <br/><br/> Además, el ahorro en costos también es significativo tanto por la fabricación de las membranas como por los ahorros que se evidencian en el proceso, y en consecuencia para una empresa no saldría más costosa su implementación sino si más beneficiosa. Por ahora, el grupo está a la espera de la consecución de los recursos para hacer los ensayos de la investigación a escala piloto, y de una empresa interesada en el estudio para trabajar mancomunadamente. <br/><br/>
Esto se debe a que en el proceso utilizado en las industrias se produce el etanol a concentraciones muy bajas aproximadamente en un 10%, por lo que en la fase de separación o destilación se debe concentrar el alcohol en dos etapas, una que lo lleva al 30% y la segunda hasta el 90%, lo que requiere grandes consumos de energía.

Al buscar una solución que minimice estos efectos, el Grupo de Investigación en Aplicación de Nuevas Tecnologías (Giant) de la UN en Manizales elaboró un nuevo proceso de fermentación a través de una tecnología de membranas (filtros tubulares), con la capacidad de remover de forma mucho más selectiva la solución que pasa por ella de los componentes que no necesita y concentra el etanol.

Esto se debe gracias a la adaptación que se hizo en los filtros, en donde para su fabricación se usaron unas técnicas clásicas y otras nuevas propuestas por el grupo.

“Estas membranas tienen una característica muy especial y es que el área de filtro que se debe implementar es de cinco a seis veces menor en comparación a las ya conocidas, lo que significa que se pueden permear (transportar) por la membrana los componentes a una mayor velocidad”, comentó Javier Fontalvo Alzate, docente de la Sede Manizales e integrante del Giant.

Es así como en el primer proceso de fermentación se logra una concentración del alcohol en un 30%, llevando a que en la fase de destilación se pueda obviar la etapa 1 y se llegue directamente a la etapa 2, con lo que el ahorro energético es de 35%. Igualmente, Fontalvo Alzate expresó: “Todo esto nos lleva a tener un mejor control sobre la producción del alcohol, en la que se genera cuatro veces más con un menor consumo energético y se usa menos agua, lo que lleva a que se produzca menos vinaza (desecho) y por ende menos contaminación ambiental”.

Además, el ahorro en costos también es significativo tanto por la fabricación de las membranas como por los ahorros que se evidencian en el proceso, y en consecuencia para una empresa no saldría más costosa su implementación sino si más beneficiosa. Por ahora, el grupo está a la espera de la consecución de los recursos para hacer los ensayos de la investigación a escala piloto, y de una empresa interesada en el estudio para trabajar mancomunadamente.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.