text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La ciencia, tan popular como el deporte en Brasil

      
En un país que ha ganado cinco veces el Campeonato Mundial de Fútbol, la gente ahora está tan interesada en la ciencia como en el deporte, de acuerdo con la encuesta realizada entre más de 2.000 personas. Elaborada por el <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/01/17/780050/convocatoria-internacional-estudios-pregrado-brasil.html target=_blank>Ministerio de Ciencia de Brasil </a></strong>y por el Museu Da Vida de la Fundación Oswaldo Cruz, la investigación fue presentada el mes pasado (27 de diciembre) en Brasilia. <br/><br/> El número de entrevistados que cree que la ciencia brasileña está rezagada en relación con otros países ha ido bajando sostenidamente desde la primera encuesta en 1987. En ese año eran más de la mitad los que así lo creían, mientras en 2010 el número está justo por encima de la cuarta parte, dijo a SciDev.Net Ildeu de Castro Moreira, director del Departamento de popularización y difusión de<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/10/19/645448/ciencia-tecnologia-cultura-emprendimiento.html target=_blank> ciencia y tecnología</a></strong> del Ministerio de Ciencia, y coordinador del estudio. <br/><br/> El porcentaje de brasileños que afirmaron que la ciencia es más benéfica que dañina, o sólo benéfica, creció de 74 por ciento en 2006 a 81 por ciento en 2010. Celso Pinto de Melo, presidente de la Sociedad Brasileña de Física, dijo a SciDev.Net que, a medida que los niveles educativos crecen, la gente se vuelve más consciente de la importancia de la CyT en sus vidas, y que “aquellos que ven sólo beneficios en la ciencia, [pueden] compartir un concepto idealizado y no crítico de la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/01/12/778889/china-impulsa-lazos-cientificos-america-latina.html target=_blank>ciencia contemporánea</a></strong>”. <br/><br/> “Las actividades de popularización de la CyT han aumentado significativamente debido a una política nacional. Ha habido un mayor compromiso de las universidades e instituciones, y hay más fondos públicos para museos y para la organización de eventos científicos”, agregó Moreira. Sin embargo, menos de 18 por ciento de los entrevistados pudo mencionar una <strong><a href=https://estudios.universia.net/colombia/institucion target=_blank>institución</a></strong> de investigación brasileña y sólo alrededor de doce por ciento logró nombrar a un científico local. <br/><br/> “Es una pena que los brasileños conozcan poco sobre los científicos y las instituciones de investigación” de su país, señaló Moreira, quien adujo a la falta de enseñanza de historia de la ciencia en las escuelas y universidades brasileñas. Los resultados brasileños contrastan fuertemente con una encuesta similar de México realizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía, la cual halló que más de la mitad de los encuestados cree que los <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2009/12/14/234807/cientificos-galardonados-premio-scopus-colombia-2009.html target=_blank>científicos</a></strong> “tienen un poder que los hace peligrosos”, según informó el periódico El Universal. <br/><br/> Una proporción similar coincidió en que el desarrollo tecnológico lleva a un modo de vida “artificial e inhumano”. Y un porcentaje mayor de la gente encuestada acepta las creencias mágicas, con más de 80 por ciento que afirma que “cree demasiado en la fe y muy poco en la ciencia”. Francisco Castellón Fonseca, presidente del <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/ciencia-nn-tt/noticia/2010/10/26/647298/ciencia-tecnologia-e-innovacion-deben-ser-democraticas.html target=_blank>Comité de Ciencia</a></strong> del Senado mexicano, dijo a El Universal que las opiniones revelan una falla en el sistema educativo el cual no tiene estrategia para revertir la aceptación pública de la magia sobre la lógica científica. <br/><br/> Y Rosaura Ruiz, directora de la Facultad de Ciencias de la <strong>Universidad Nacional Autónoma de México</strong>, dijo al diario que esto es “una amenaza seria al desarrollo nacional”.
En un país que ha ganado cinco veces el Campeonato Mundial de Fútbol, la gente ahora está tan interesada en la ciencia como en el deporte, de acuerdo con la encuesta realizada entre más de 2.000 personas. Elaborada por el Ministerio de Ciencia de Brasil y por el Museu Da Vida de la Fundación Oswaldo Cruz, la investigación fue presentada el mes pasado (27 de diciembre) en Brasilia.

El número de entrevistados que cree que la ciencia brasileña está rezagada en relación con otros países ha ido bajando sostenidamente desde la primera encuesta en 1987. En ese año eran más de la mitad los que así lo creían, mientras en 2010 el número está justo por encima de la cuarta parte, dijo a SciDev.Net Ildeu de Castro Moreira, director del Departamento de popularización y difusión de ciencia y tecnología del Ministerio de Ciencia, y coordinador del estudio.

El porcentaje de brasileños que afirmaron que la ciencia es más benéfica que dañina, o sólo benéfica, creció de 74 por ciento en 2006 a 81 por ciento en 2010. Celso Pinto de Melo, presidente de la Sociedad Brasileña de Física, dijo a SciDev.Net que, a medida que los niveles educativos crecen, la gente se vuelve más consciente de la importancia de la CyT en sus vidas, y que “aquellos que ven sólo beneficios en la ciencia, [pueden] compartir un concepto idealizado y no crítico de la ciencia contemporánea”.

“Las actividades de popularización de la CyT han aumentado significativamente debido a una política nacional. Ha habido un mayor compromiso de las universidades e instituciones, y hay más fondos públicos para museos y para la organización de eventos científicos”, agregó Moreira. Sin embargo, menos de 18 por ciento de los entrevistados pudo mencionar una institución de investigación brasileña y sólo alrededor de doce por ciento logró nombrar a un científico local.

“Es una pena que los brasileños conozcan poco sobre los científicos y las instituciones de investigación” de su país, señaló Moreira, quien adujo a la falta de enseñanza de historia de la ciencia en las escuelas y universidades brasileñas. Los resultados brasileños contrastan fuertemente con una encuesta similar de México realizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía, la cual halló que más de la mitad de los encuestados cree que los científicos “tienen un poder que los hace peligrosos”, según informó el periódico El Universal.

Una proporción similar coincidió en que el desarrollo tecnológico lleva a un modo de vida “artificial e inhumano”. Y un porcentaje mayor de la gente encuestada acepta las creencias mágicas, con más de 80 por ciento que afirma que “cree demasiado en la fe y muy poco en la ciencia”. Francisco Castellón Fonseca, presidente del Comité de Ciencia del Senado mexicano, dijo a El Universal que las opiniones revelan una falla en el sistema educativo el cual no tiene estrategia para revertir la aceptación pública de la magia sobre la lógica científica.

Y Rosaura Ruiz, directora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo al diario que esto es “una amenaza seria al desarrollo nacional”.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.