text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Del anonimato a la fama a través de Internet

      
Ella ha salido de un matrimonio abusivo emocionalmente que duró 16 años y ahora se encuentra metida en plena crisis de mediana edad que en nada se parece a las apasionantes aventuras contadas por Elizabeth Gilbert en la película <em>"Comer, rezar, amar"</em>: <br/><br/> Ella no va en busca de ningún ashram y tampoco se enamora. Al contrario, ahora, a los 40 años, su vida es un viaje arduo, pero emotivo, de descubrimientos personales y de aceptación. Lee narra sus experiencias en una obra de la que es autora que bautizó con el nombre de <em>"Diario de una crisis de mediana edad"</em>. Ella pide en un video colgado en la <em>web IndiegoGo </em>que las personas la ayuden a financiar la producción. La obra trata de una crisis de mediana edad real, y no ficticia, en que la protagonista emerge<em> "un poco más inteligente, sabia y, con algo de suerte, pero de una forma increíblemente bella"</em>, dice ella. El llamamiento de Lee salió bien. Seis personas contribuyeron con US$ 581, superando su objetivo de US$500 en los <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Dinero/ target=_blank>diez días estipulados para la recaudación</a></strong>.<br/><br/> Bienvenido al mundo del <strong>crowdfunding</strong>, una estrategia de recaudación de recursos financieros que apela al patrocinio de fans y de otras partes interesadas. Aunque ese sistema haya sido usado desde hace mucho tiempo por políticos e instituciones de caridad, recurrir al networking social hace que el crowdfunding sea viable incluso para el ciudadano medio que tiene un sueño y algún talento creativo. La era de Internet ha facilitado la distribución. Actualmente, cualquiera puede colocar un video en YouTube o, si lo prefiere, puede mostrar su creatividad colocando su trabajo online. Sin embargo, recibir compensación económica por ello es otra historia. <br/><br/> El <strong><a href=https://extroversia.universia.net.co/html/reportajes/rep2006/amoresXinternet/p_01.htm target=_blank>crowdfunding</a></strong> [financiación colectiva de proyectos] es una solución para ese problema. Webs como IndieGoGo, Spot.Us, Pledge Music y Kickstarter surgieron en respuesta a esa tendencia. Al permitir que los fans financiaran el trabajo de artistas, esas webs democratizaron el apoyo a la creatividad patrocinando música y películas que dependían anteriormente de los estudios de grabación, de cine y de otras empresas tradicionales del sector. Ahora, los fans pueden patrocinar directamente el trabajo de su artista preferido. <br/><br/> Funciona así: <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/01/20/781722/gente-inteligente-es-nocturna-duerme-mas-tarde.html target=_blank>una persona, o un grupo de personas</a></strong>, pide ayuda para financiar un proyecto específico en una de las webs de crowdfunding. Los interesados pueden donar lo que quieran para el proyecto (el valor mínimo es de US$ 1) durante un plazo prefijado (en general, de algunos meses). Algunas webs esperan hasta que el montante propuesto se haya alcanzado y sólo cobran a los patrocinadores si el proyecto cumple con su meta fijada, mientras que otros recaudan la contribución hecha aunque la campaña no alcance el objetivo que se propuso. Las webs de crowdfunding ganan dinero cobrando un porcentaje sobre los fondos recaudados que varía del 4% en IndieGoGo a un 30% en ArtistShare. Según algunas informaciones, Kickstarter cobra un 5% del total recaudado. En 2010, la web tuvo un ingreso estimado de US$ 2 millones, según datos de Business Insider. Los artistas, por norma, interaccionan con sus patrocinadores con la esperanza de fortalecer su público. <br/><strong><br/> El Crowdfunding es una de las nuevas estrategias para revelar futuros talentos que de lo contrario permanecerían en el anonimato. </strong><br/><br/> Conozca toda la nota <strong><a href=https://noticias.universia.net.mx/publicaciones/noticia/2011/01/25/783899/anonimato-fama-traves-internet.html>aquí</a></strong>. <br/><br/> Fuente: Con información de Wharton<br/><br/>
Ella ha salido de un matrimonio abusivo emocionalmente que duró 16 años y ahora se encuentra metida en plena crisis de mediana edad que en nada se parece a las apasionantes aventuras contadas por Elizabeth Gilbert en la película "Comer, rezar, amar":

Ella no va en busca de ningún ashram y tampoco se enamora. Al contrario, ahora, a los 40 años, su vida es un viaje arduo, pero emotivo, de descubrimientos personales y de aceptación. Lee narra sus experiencias en una obra de la que es autora que bautizó con el nombre de "Diario de una crisis de mediana edad". Ella pide en un video colgado en la web IndiegoGo que las personas la ayuden a financiar la producción. La obra trata de una crisis de mediana edad real, y no ficticia, en que la protagonista emerge "un poco más inteligente, sabia y, con algo de suerte, pero de una forma increíblemente bella", dice ella. El llamamiento de Lee salió bien. Seis personas contribuyeron con US$ 581, superando su objetivo de US$500 en los diez días estipulados para la recaudación.

Bienvenido al mundo del crowdfunding, una estrategia de recaudación de recursos financieros que apela al patrocinio de fans y de otras partes interesadas. Aunque ese sistema haya sido usado desde hace mucho tiempo por políticos e instituciones de caridad, recurrir al networking social hace que el crowdfunding sea viable incluso para el ciudadano medio que tiene un sueño y algún talento creativo. La era de Internet ha facilitado la distribución. Actualmente, cualquiera puede colocar un video en YouTube o, si lo prefiere, puede mostrar su creatividad colocando su trabajo online. Sin embargo, recibir compensación económica por ello es otra historia.

El crowdfunding [financiación colectiva de proyectos] es una solución para ese problema. Webs como IndieGoGo, Spot.Us, Pledge Music y Kickstarter surgieron en respuesta a esa tendencia. Al permitir que los fans financiaran el trabajo de artistas, esas webs democratizaron el apoyo a la creatividad patrocinando música y películas que dependían anteriormente de los estudios de grabación, de cine y de otras empresas tradicionales del sector. Ahora, los fans pueden patrocinar directamente el trabajo de su artista preferido.

Funciona así: una persona, o un grupo de personas, pide ayuda para financiar un proyecto específico en una de las webs de crowdfunding. Los interesados pueden donar lo que quieran para el proyecto (el valor mínimo es de US$ 1) durante un plazo prefijado (en general, de algunos meses). Algunas webs esperan hasta que el montante propuesto se haya alcanzado y sólo cobran a los patrocinadores si el proyecto cumple con su meta fijada, mientras que otros recaudan la contribución hecha aunque la campaña no alcance el objetivo que se propuso. Las webs de crowdfunding ganan dinero cobrando un porcentaje sobre los fondos recaudados que varía del 4% en IndieGoGo a un 30% en ArtistShare. Según algunas informaciones, Kickstarter cobra un 5% del total recaudado. En 2010, la web tuvo un ingreso estimado de US$ 2 millones, según datos de Business Insider. Los artistas, por norma, interaccionan con sus patrocinadores con la esperanza de fortalecer su público.

El Crowdfunding es una de las nuevas estrategias para revelar futuros talentos que de lo contrario permanecerían en el anonimato.


Conozca toda la nota aquí.

Fuente: Con información de Wharton


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.