text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Con fibra de guadua magnética se transportarán enzimas

      
“Para esta investigación, que se lleva a cabo por primera vez en Colombia, se eligió la magnetita para que impregnara la fibra de guadua por su maleabilidad, adaptabilidad a otros componentes y alto contenido magnético, que permite hacer tratamiento de otros materiales”, dijo Santiago Emilio Calvo Betancourt, <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2009/05/18/237531/trabajo-grado-mejor-estudiante-fisica-2008.html target=_blank>estudiante de la Maestría en Ciencias con Énfasis en Física</a></strong>.<br/><br/> Las fibras, de 2 y 10 cm, son impregnadas de magnetita mediante el método químico denominado “co-precipitación in situ” (en presencia de las fibras), reacción en la que la magnetita crece y se adhiere de manera uniforme sobre la superficie del material vegetal. “Al estar recubierta la fibra, resiste mucho más el calor y no se degrada fácilmente, además que, ante cualquier campo magnético, como un imán, se adhiere fácilmente”, explicó el joven. <br/><br/> De esta forma, tras el recubrimiento los “hilos magnéticos” podrán ser utilizados para inmovilizar enzimas que sirvan en transformaciones bioquímicas, en este caso en la<strong><a href=https://especiales.universia.net.co/investigacion/destacado/proyectos-en-biodiesel-de-la-universidad-nacional-con-reconocimiento-internacional.html target=_blank> producción de aceites vegetales, especialmente biodiesel</a></strong>. <br/><br/> De acuerdo con los investigadores, mediante <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/06/23/452751/crean-modelo-virtual-estudiar-estructura-guadua.html target=_blank>este proceso, que buscaba un nuevo uso para la guadua</a></strong> Agustifolia Kunt, diferente al de la construcción, se reducirán los costos en la generación de aceites vegetales, ya que generalmente tienen un alto precio y, cuando no están inmovilizados, son difíciles de recuperar, mientras que cuando se inmovilizan en un soporte insoluble se pueden separar fácilmente y ser aprovechados en varios ciclos catalíticos. <br/><br/>
“Para esta investigación, que se lleva a cabo por primera vez en Colombia, se eligió la magnetita para que impregnara la fibra de guadua por su maleabilidad, adaptabilidad a otros componentes y alto contenido magnético, que permite hacer tratamiento de otros materiales”, dijo Santiago Emilio Calvo Betancourt, estudiante de la Maestría en Ciencias con Énfasis en Física.

Las fibras, de 2 y 10 cm, son impregnadas de magnetita mediante el método químico denominado “co-precipitación in situ” (en presencia de las fibras), reacción en la que la magnetita crece y se adhiere de manera uniforme sobre la superficie del material vegetal. “Al estar recubierta la fibra, resiste mucho más el calor y no se degrada fácilmente, además que, ante cualquier campo magnético, como un imán, se adhiere fácilmente”, explicó el joven.

De esta forma, tras el recubrimiento los “hilos magnéticos” podrán ser utilizados para inmovilizar enzimas que sirvan en transformaciones bioquímicas, en este caso en la producción de aceites vegetales, especialmente biodiesel.

De acuerdo con los investigadores, mediante este proceso, que buscaba un nuevo uso para la guadua Agustifolia Kunt, diferente al de la construcción, se reducirán los costos en la generación de aceites vegetales, ya que generalmente tienen un alto precio y, cuando no están inmovilizados, son difíciles de recuperar, mientras que cuando se inmovilizan en un soporte insoluble se pueden separar fácilmente y ser aprovechados en varios ciclos catalíticos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.