text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Lo que podría esperar el Crédito Educativo durante el 2011

      
<p> En primer término, es prioritario hacer una aproximación a las condiciones actuales del<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/movilidad-academica/noticia/2010/11/02/652422/xxiv-congreso-internacional-credito-educativo.html target=_blank> crédito educativo</a> en América Latina</strong>. En general este sistema crediticio se ha consolidado en buena parte de los países, con claras excepciones en la mayor parte de Centro América y algunos lugares muy concretos de América del Sur, tales como Argentina. También es evidente que las tasas de interés se han mantenido estables, que la inflación está razonablemente controlada, que en general las economías locales han mostrado un crecimiento moderado pero sostenido y que las devaluaciones ya no son tan abruptas como antes. <br/><br/> Ante este panorama, el crédito educativo ha mostrado un desarrollo importante en esta parte del mundo, donde echar mano a un préstamo es una práctica cada vez más usual y donde los costos de la educación superior suelen crecer año a año en diversa proporción. Uno de los aspectos más visibles en materia de financiamiento de los<a href=https://becas.universia.net/co/index.jsp target=_blank><strong> estudios universitarios es que las becas </strong></a>no reembolsables ya no son suficientes para apoyar a la población más pobre de nuestros países. Al cerrar el siglo pasado esta afirmación no tenía el peso que tiene ahora y el elemento que hizo los mayores aportes en este campo es el crédito educativo. <br/><br/> Otro factor relevante es que los <strong>estudiante</strong>s están utilizando cada vez más las herramientas electrónicas para gestionar sus préstamos. Hace una década era impensable endeudarse a través del computador; mucho menos lo era pagar por esa vía o efectuar comunicaciones confidenciales mediante las redes sociales. La banca, y con ella el crédito individual, ha sido el agente más creativo en este campo. <br/><br/> Así las cosas, las instituciones y los programas de crédito educativo enfrentan el período 2011 con ciertas ventajas que no estaban presentes hace diez años: </p><p><br/> * El crédito educativo está más cerca de las personas gracias a las herramientas informáticas. <br/> * Esta modalidad crediticia está socialmente mucho más legitimada que hace una década, debido a las políticas sociales implementadas en toda la región. <br/> * Las nuevas generaciones estudiantiles son más proclives a endeudarse para financiar sus carreras, que las anteriores camadas de educandos. <br/> * Los factores que tradicionalmente han incidido en la decisión de endeudarse, tales como la inflación y la devaluación, ya no son amenazas tan serias como en el pasado. <br/> * La única variable que aún tiene cierto peso en la decisión de tomar un préstamo para financiar los estudios superiores, es el desempleo profesional. En este aspecto todavía hay que dar fuertes luchas. <br/> * En general, el panorama del crédito educativo para el año 2011 es mucho más halagador que en los diez años que lo precedieron. <br/><br/><strong>MARIO ZALDÍVAR RIVERA. <br/> Consultor Internacional de ÁPICE. </strong><br/></p>

En primer término, es prioritario hacer una aproximación a las condiciones actuales del crédito educativo en América Latina. En general este sistema crediticio se ha consolidado en buena parte de los países, con claras excepciones en la mayor parte de Centro América y algunos lugares muy concretos de América del Sur, tales como Argentina. También es evidente que las tasas de interés se han mantenido estables, que la inflación está razonablemente controlada, que en general las economías locales han mostrado un crecimiento moderado pero sostenido y que las devaluaciones ya no son tan abruptas como antes.

Ante este panorama, el crédito educativo ha mostrado un desarrollo importante en esta parte del mundo, donde echar mano a un préstamo es una práctica cada vez más usual y donde los costos de la educación superior suelen crecer año a año en diversa proporción. Uno de los aspectos más visibles en materia de financiamiento de los estudios universitarios es que las becas no reembolsables ya no son suficientes para apoyar a la población más pobre de nuestros países. Al cerrar el siglo pasado esta afirmación no tenía el peso que tiene ahora y el elemento que hizo los mayores aportes en este campo es el crédito educativo.

Otro factor relevante es que los estudiantes están utilizando cada vez más las herramientas electrónicas para gestionar sus préstamos. Hace una década era impensable endeudarse a través del computador; mucho menos lo era pagar por esa vía o efectuar comunicaciones confidenciales mediante las redes sociales. La banca, y con ella el crédito individual, ha sido el agente más creativo en este campo.

Así las cosas, las instituciones y los programas de crédito educativo enfrentan el período 2011 con ciertas ventajas que no estaban presentes hace diez años:


* El crédito educativo está más cerca de las personas gracias a las herramientas informáticas.
* Esta modalidad crediticia está socialmente mucho más legitimada que hace una década, debido a las políticas sociales implementadas en toda la región.
* Las nuevas generaciones estudiantiles son más proclives a endeudarse para financiar sus carreras, que las anteriores camadas de educandos.
* Los factores que tradicionalmente han incidido en la decisión de endeudarse, tales como la inflación y la devaluación, ya no son amenazas tan serias como en el pasado.
* La única variable que aún tiene cierto peso en la decisión de tomar un préstamo para financiar los estudios superiores, es el desempleo profesional. En este aspecto todavía hay que dar fuertes luchas.
* En general, el panorama del crédito educativo para el año 2011 es mucho más halagador que en los diez años que lo precedieron.

MARIO ZALDÍVAR RIVERA.
Consultor Internacional de ÁPICE.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.