text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cárcel y crimen, ¿qué tan duras deben ser las penas?

      
Así lo planteó el<a href=https://docentes.universia.net.co/ target=_blank><strong> profesor</strong></a> de política pública y estadística del Heinz School de Sistemas Informacionales y Administración de Carnegie Mellon University, Daniel S. Nagin, quien presentó en día pasados la conferencia ‘Encarcelamiento y crimen, ¿ambos pueden ser reducidos?’. <br/><br/> En su exposición advirtió que los resultados de su<a href=https://especiales.universia.net.co/investigacion/ target=_blank><strong> investigación </strong></a>en Estados Unidos son aplicables en países como Colombia, donde en parte las problemáticas de seguridad en las calles son muy similares. <br/><br/> Nagin, quien además es miembro de la <strong>Sociedad Americana de Criminología y de la Sociedad Americana</strong> para el Avance de la Ciencia, aseguró que la interrelación entre la certeza y la severidad, en la lucha por combatir el crimen, evidencia la disuasión de los victimarios. Si no se presenta esta dinámica, no se logrará la disuasión de delincuentes. <br/><br/> “Si hay un castigo certero pero no hay consecuencias, no puede haber efecto de disuasión. Si hay castigos severos que no son bien administrados, tampoco habrá efecto de disuasión”, explicó. <br/><br/> En su charla, Nagin también indicó que uno de los prodecimientos más efectivos de disuasión de criminales y lucha contra el crimen es la aplicación de <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2006/11/20/254034/tesis-carcel-individuo-cultura.html target=_blank><strong>programas preventivos</strong></a>. La efectividad de la prevención es evidente frente a los modestos resultados de métodos como el encarcelamiento, en el cual se ha demostrado que el comportamiento de los reclusos empeora. <br/><br/>
Así lo planteó el profesor de política pública y estadística del Heinz School de Sistemas Informacionales y Administración de Carnegie Mellon University, Daniel S. Nagin, quien presentó en día pasados la conferencia ‘Encarcelamiento y crimen, ¿ambos pueden ser reducidos?’.

En su exposición advirtió que los resultados de su investigación en Estados Unidos son aplicables en países como Colombia, donde en parte las problemáticas de seguridad en las calles son muy similares.

Nagin, quien además es miembro de la Sociedad Americana de Criminología y de la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia, aseguró que la interrelación entre la certeza y la severidad, en la lucha por combatir el crimen, evidencia la disuasión de los victimarios. Si no se presenta esta dinámica, no se logrará la disuasión de delincuentes.

“Si hay un castigo certero pero no hay consecuencias, no puede haber efecto de disuasión. Si hay castigos severos que no son bien administrados, tampoco habrá efecto de disuasión”, explicó.

En su charla, Nagin también indicó que uno de los prodecimientos más efectivos de disuasión de criminales y lucha contra el crimen es la aplicación de programas preventivos. La efectividad de la prevención es evidente frente a los modestos resultados de métodos como el encarcelamiento, en el cual se ha demostrado que el comportamiento de los reclusos empeora.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.