text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

De emprendimiento en emprendimiento

      
Los deseos por montar empresa le pudieron más que los de ser empleada, por lo que hoy Natalia Pérez Builes, administradora de negocios de<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/EAFIT/ target=_blank><strong> EAFIT</strong></a>, incursiona, tras vivir una etapa en compañías nacionales e internacionales, en una empresa de lubricantes vehiculares.<br/><br/> Pero esta es solo una estación en su vida <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/02/01/786236/estudiantes-ganadores-concurso-ibague-emprendedora.html target=_blank><strong>emprendedora</strong></a>, pues su trayectoria en este campo incluye además el montaje de una empresa de distribución de ropa y accesorios que en la actualidad les genera empleo a varias mujeres de su barrio en el municipio de Copacabana y que es propiedad de su madre. <br/><br/> Y si a sus 28 años ha alcanzado todos estos logros es porque Natalia ha sido una mujer que ha sabido leer las oportunidades de la vida, de hecho sus estudios en la Institución los pudo realizar gracias a una beca a la que accedió gracias al Fondo Social Andi-EAFIT. Después de algunas peleas con los cursos de cálculo, que fueron superadas por la entonces estudiante, Natalia realizó, con ayuda de<a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2008/03/07/244458/eafit-desarrolla-simulador-virtual-aprender-hacer-cirugias-poco-invasivas.html target=_blank><strong> EAFIT</strong></a>, un semestre de intercambio en España, que la impulsaría para hacer una de sus prácticas profesionales en la compañía de ascensores Otis. <br/><br/> Cuando volvió a Colombia pasó una temporada en Procter & Gamble como empleada -en donde también se ganó una beca para financiar sus estudios universitarios-, y tras esa experiencia ocupó un cargo de alto rango en una empresa de instrumentos ópticos. Sin embargo, y contra todo pronóstico en ese momento, un día se cansó de su vida como empleada y pensó en la instalación de su propio negocio. <br/><br/> “Yo sí le volteé los ojos cuando me dijo que se iba a salir de la <a href=https://noticias.universia.net.co/movilidad-academica/noticia/2009/10/13/235819/universidad-empresa-estado-siguen-comprometidos-regiones-antioquia.html target=_blank><strong>empresa</strong></a>. Cuando dejó Procter la entendí perfectamente: el trabajo era muy estresante y por fuera de la ciudad, y a ella le estaba haciendo falta su familia. Pero, cuando renunció por segunda vez a una empresa sí me preocupé, aunque nunca perdí la fe en ella”, declara Emilsen Builes Muñoz, madre de la emprendedora, quien la define como una mujer tranquila para resolver sus problemas y muy decidida. <br/><br/> Y es que doña Emilsen no se sentiría decepcionada: Natalia renunció a su trabajo y aprovechando los conocimientos que su madre había adquirido a través años de ventas por catálogo, montó el canal de distribución de ropa y accesorios. “Mi mamá y yo empezamos con el canal de distribución, le pusimos muchas ganas y nos fue muy bien. No obstante, después de dos años y con ayuda de mi novio conseguí importar al país un lubricante nuevo para motos. De ahí surgió Lubrecom (su empresa actual)”, cuenta Natalia. <br/><br/> Es entonces cuando la emprendedora le cede el canal de distribución a su mamá y se concentra de lleno en su nueva empresa, con la que se dedica a comercializar lubricantes para vehículos. “El año pasado recibimos nuestro primer contenedor con el lubricante y diversificamos el negocio hacia los autos livianos. Es así como en octubre de 2010 abrimos una serviteca en el sector de San Juan (Medellín), en la que los <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/06/15/452792/empresa-egresados-eafit-servicio-salud.html target=_blank><strong>egresados de EAFIT</strong></a> tienen un descuesto si se presentan con el carné”, dice Natalia. <br/><br/>
Los deseos por montar empresa le pudieron más que los de ser empleada, por lo que hoy Natalia Pérez Builes, administradora de negocios de EAFIT, incursiona, tras vivir una etapa en compañías nacionales e internacionales, en una empresa de lubricantes vehiculares.

Pero esta es solo una estación en su vida emprendedora, pues su trayectoria en este campo incluye además el montaje de una empresa de distribución de ropa y accesorios que en la actualidad les genera empleo a varias mujeres de su barrio en el municipio de Copacabana y que es propiedad de su madre.

Y si a sus 28 años ha alcanzado todos estos logros es porque Natalia ha sido una mujer que ha sabido leer las oportunidades de la vida, de hecho sus estudios en la Institución los pudo realizar gracias a una beca a la que accedió gracias al Fondo Social Andi-EAFIT. Después de algunas peleas con los cursos de cálculo, que fueron superadas por la entonces estudiante, Natalia realizó, con ayuda de EAFIT, un semestre de intercambio en España, que la impulsaría para hacer una de sus prácticas profesionales en la compañía de ascensores Otis.

Cuando volvió a Colombia pasó una temporada en Procter & Gamble como empleada -en donde también se ganó una beca para financiar sus estudios universitarios-, y tras esa experiencia ocupó un cargo de alto rango en una empresa de instrumentos ópticos. Sin embargo, y contra todo pronóstico en ese momento, un día se cansó de su vida como empleada y pensó en la instalación de su propio negocio.

“Yo sí le volteé los ojos cuando me dijo que se iba a salir de la empresa. Cuando dejó Procter la entendí perfectamente: el trabajo era muy estresante y por fuera de la ciudad, y a ella le estaba haciendo falta su familia. Pero, cuando renunció por segunda vez a una empresa sí me preocupé, aunque nunca perdí la fe en ella”, declara Emilsen Builes Muñoz, madre de la emprendedora, quien la define como una mujer tranquila para resolver sus problemas y muy decidida.

Y es que doña Emilsen no se sentiría decepcionada: Natalia renunció a su trabajo y aprovechando los conocimientos que su madre había adquirido a través años de ventas por catálogo, montó el canal de distribución de ropa y accesorios. “Mi mamá y yo empezamos con el canal de distribución, le pusimos muchas ganas y nos fue muy bien. No obstante, después de dos años y con ayuda de mi novio conseguí importar al país un lubricante nuevo para motos. De ahí surgió Lubrecom (su empresa actual)”, cuenta Natalia.

Es entonces cuando la emprendedora le cede el canal de distribución a su mamá y se concentra de lleno en su nueva empresa, con la que se dedica a comercializar lubricantes para vehículos. “El año pasado recibimos nuestro primer contenedor con el lubricante y diversificamos el negocio hacia los autos livianos. Es así como en octubre de 2010 abrimos una serviteca en el sector de San Juan (Medellín), en la que los egresados de EAFIT tienen un descuesto si se presentan con el carné”, dice Natalia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.