text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Riqueza de musgos en el Magdalena Medio

      
<strong>Guillermo Santos C. y Jaime Aguirre C., investigadores del ICN</strong>, hallaron 99 <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/12/10/761165/uso-musgo-pesebre.html target=_blank>especies de musgos</a></strong>, equivalentes al 10,1% de las 976 registradas para Colombia, distribuidas en 58 géneros y 29 familias. Asimismo, la misma cantidad representa el 29,1% de las 340 especies que existen en Boyacá. De las 99 especies, 58 son nuevos registros de especie para el departamento.<br/><br/> Lo anterior refleja una alta riqueza en la zona, si se tiene en cuenta que el área de<strong></strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2006/12/23/253198/estudio-universidad-nacional-aguila-pescadora.html target=_blank><strong>estudio</strong></a>representa menos del 10% de la superficie total del departamento y, como lo manifiestan los autores, la investigación briológica (rama de la botánica que estudia los musgos y otros grupos similares) del país se ha concentrado históricamente en las regiones de alta montaña, donde se ha hallado la mayor riqueza y diversidad de especies. <br/><br/> Sin embargo, el hallazgo en estas zonas aumenta el conocimiento de los musgos de tierras bajas, que son importantes para la conservación del recurso hídrico. “Los musgos contribuyen a la captación, retención y liberación gradual del agua disponible en los<a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/05/14/237558/ecosistemas-amenazados-trabajo-innovador-u-nacional-san-andres.html target=_blank><strong> ecosistemas</strong></a> y regulan el almacenamiento de este líquido. Igualmente, son importantes como hábitat de una gran variedad de especies de fauna, sirven de reservorio para bancos de semillas y ayudan a reducir la erosión”, manifestó Santos. <br/><br/> Agregó que el conocimiento de la flora en esa región se encamina a los esfuerzos de conservación y uso sostenible de los recursos naturales, ya que esa zona es considerada de alta intervención antrópica, es decir, de la mano del hombre en exploraciones y explotaciones mineras, ganaderas, agrícolas y madereras. La Serranía de las Quinchas se encuentra ubicada en el Magdalena Medio y es parte de los departamentos de Boyacá (Puerto Boyacá y Otanche) y Cundinamarca (Yacopí). Santos señala que en la región donde se realizó el estudio, aunque existe gran riqueza y <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/09/29/519179/clarinero-lacrimoso-nueva-ave-colombiana-PRINTABLE.html target=_blank><strong>diversidad de especies</strong></a>, tanto en flora como en fauna, son muy pocas las áreas protegidas. <br/><br/> Entre las 99 especies de musgos, los científicos encontraron ocho con algún grado de amenaza, de las cuales cuatro se encuentran categorizadas como vulnerables, una en peligro y tres en peligro crítico, de acuerdo con la aproximación hecha por los científicos Jaime Aguirre y Jesús Orlando Rangel en 2007. <br/><br/>
Guillermo Santos C. y Jaime Aguirre C., investigadores del ICN, hallaron 99 especies de musgos, equivalentes al 10,1% de las 976 registradas para Colombia, distribuidas en 58 géneros y 29 familias. Asimismo, la misma cantidad representa el 29,1% de las 340 especies que existen en Boyacá. De las 99 especies, 58 son nuevos registros de especie para el departamento.

Lo anterior refleja una alta riqueza en la zona, si se tiene en cuenta que el área deestudiorepresenta menos del 10% de la superficie total del departamento y, como lo manifiestan los autores, la investigación briológica (rama de la botánica que estudia los musgos y otros grupos similares) del país se ha concentrado históricamente en las regiones de alta montaña, donde se ha hallado la mayor riqueza y diversidad de especies.

Sin embargo, el hallazgo en estas zonas aumenta el conocimiento de los musgos de tierras bajas, que son importantes para la conservación del recurso hídrico. “Los musgos contribuyen a la captación, retención y liberación gradual del agua disponible en los ecosistemas y regulan el almacenamiento de este líquido. Igualmente, son importantes como hábitat de una gran variedad de especies de fauna, sirven de reservorio para bancos de semillas y ayudan a reducir la erosión”, manifestó Santos.

Agregó que el conocimiento de la flora en esa región se encamina a los esfuerzos de conservación y uso sostenible de los recursos naturales, ya que esa zona es considerada de alta intervención antrópica, es decir, de la mano del hombre en exploraciones y explotaciones mineras, ganaderas, agrícolas y madereras. La Serranía de las Quinchas se encuentra ubicada en el Magdalena Medio y es parte de los departamentos de Boyacá (Puerto Boyacá y Otanche) y Cundinamarca (Yacopí). Santos señala que en la región donde se realizó el estudio, aunque existe gran riqueza y diversidad de especies, tanto en flora como en fauna, son muy pocas las áreas protegidas.

Entre las 99 especies de musgos, los científicos encontraron ocho con algún grado de amenaza, de las cuales cuatro se encuentran categorizadas como vulnerables, una en peligro y tres en peligro crítico, de acuerdo con la aproximación hecha por los científicos Jaime Aguirre y Jesús Orlando Rangel en 2007.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.