text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diferencia salarial entre hombres y mujeres

      
Foto: Universidad EAFIT
Carlos Andrés Cano, investigador de EAFIT, quien junto a Marcela Orozco, realizaron el estudio. Foto: Universidad EAFIT
A pesar de que en el Valle de Aburrá existe un alto número de mujeres que presentan un mayor nivel educativo que los hombres, son estos últimos quienes continúan recibiendo una mejor remuneración, lo que evidencia que persiste un fenómeno de carácter cultural.

Esta conclusión se desprendió de un trabajo hecho por dos investigadores del grupo de estudios en Economía y Empresa de la Universidad EAFIT.

La investigación, denominada Las diferencias salariales en el área metropolitana de Medellín, a través de regresiones cuantiles en el periodo 2002-2006, es un modelo econométrico desarrollado durante un año por Marcela Orozco Chávez y Carlos Andrés Cano Gamboa, dos economistas egresados de la Universidad.

La justificación de este resultado radicó, según el estudio, en que los hombres participan más, en horas promedio, en el mercado laboral que las mujeres, debido a que las últimas presentan, en algunos casos, restricciones como embarazos o cuidado de niños.

Además existe un sesgo, y es que a pesar de que la mujer tenga disponibilidad, entra en escena una variable no observable, en este caso de nivel cultural, y que se registra en el hecho de que algunos empleadores influyen en la segmentación, pues en ocasiones creen que un grupo tiene mayor productividad que el otro.

Estas hipótesis se pueden cotejar con la clasificación de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), donde en 2006, de una muestra de 11.341 personas vinculadas al mercado laboral, 6.027 eran hombres frente a 5.314 mujeres en el sector.

La investigación que adelantaron los dos eafitenses además del anterior resultado, arrojó otras variables ligadas al género, a los años de estudio aprobados, a la experiencia en el mercado laboral y al nivel económico por género, que influyen en la remuneración salarial de la población estudiada.

Mujeres: sector servicios. Hombres: construcción
Los investigadores también encontraron que existe una diferencia en la proporción en la que se dedican hombres y mujeres a los diferentes sectores. Según el estudio, es común que los hombres trabajen en el sector de la construcción y en actividades manufactureras. Por su parte, las mujeres encuentran más campo laboral en el sector servicios.

“Esta situación podría llevar a la discriminación, especialmente cuando existen ideas preconcebidas de la productividad de ciertos tipos de individuos”, citó el informe. Por otra parte, los investigadores dijeron que la principal rama de actividad para ambos géneros es el comercio al por menor. Sin embargo, y aunque la proporción de hombres y mujeres es similar, los salarios siguen favoreciendo a los hombres.

Pero los investigadores son cuidadosos al afirmar que existen otras variables relevantes que pueden apoyar estos resultados. Estas variables son habilidades individuales, calidad de la educación, destrezas de cada trabajador, entre otras. “Estos elementos pueden afectar la distribución de salarios, por lo que el efecto remuneración no puede ser atribuible por completo a la existencia de prácticas discriminatorias por parte de los empleadores”, indicaron los economistas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.