text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Universidades sin recursos suficientes en reforma a la Ley 30

      
La propuesta gubernamental no responde a los cálculos financieros que las universidades públicas han realizado ante sus problemas presupuestales y, al contrario, la reforma legislativa sometería a las <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/09/01/452450/instituciones-educacion-superior-recibir-an-apoyo-aumentar-retencion.html target=_blank><strong>instituciones de educación superior (IES)</strong></a> a tareas y requisitos adicionales. En este contexto, las universidades estudian una contrapropuesta estructural que contemple, entre otros aspectos, el crecimiento de los cupos de las últimas décadas, la necesidad de construir infraestructura para brindar una oferta de calidad, la renovación tecnológica y el crecimiento cualitativo y cuantitativo de la planta profesoral.<br/><br/> En suma, se busca plantear un modelo de sostenibilidad a largo plazo con altos niveles de calidad que permita mantener la competitividad de las <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/universidades-p%C3%BAblicas/ target=_blank><strong>universidades públicas</strong></a> tanto en el ámbito nacional como internacional. <br/><font size=2><strong><br/> Confusiones frente a la propuesta</strong></font><br/> La reforma presentada por el presidente Juan Manuel Santos el pasado 10 de marzo generó diversas reacciones e inquietudes, varias de ellas fundamentadas en desinformaciones frente al documento presentado por el gobierno. El rector de la UN señala que la mayoría de las confusiones se han generado en el tema financiero, en el que, además de la propuesta de aumentar la base presupuestal de las <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/07/16/452628/getion-ies-publicas-colombia.html target=_blank><strong>IES públicas</strong></a>, el Gobierno ha planteado otras dos estrategias. <br/><br/> La primera es aumentar los aportes de la empresa privada a la universidad pública. Esto significa, por un lado, ampliar los proyectos de investigación y desarrollo social en el sector universitario y la empresa privada. Sin embargo, el <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/10/19/628908/rector-nuevo-vicepresidente-ascun.html target=_blank><strong>rector Wasserman</strong></a> afirma que esta oferta no es novedosa. “Es un hecho reconocido que desde hace mucho tiempo existen alianzas entre universidades públicas con empresas para resolver problemas específicos a través de la investigación”. <br/><br/> Además, señala el Rector de la UN, estas alianzas no le generan recursos adicionales a la universidad para su funcionamiento y deben ser vistas como un aporte de la universidad al desarrollo del país y a las empresas, y no como una fuente significativa de generación de recursos. Por otro lado, dice el Rector, la medida implica suponer que existen empresas interesadas en financiar la actividad de formación de los estudiantes universitarios, frente a lo cual señala: “No conozco ejemplos de empresas que patrocinen pupitres, aulas o que paguen el <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/salario_docentes/ target=_blank><strong>salario a los profesores</strong></a>”. <br/><br/> En la segunda estrategia, el gobierno buscará que se creen universidades privadas con ánimo de lucro, que hasta ahora, oficialmente, no han existido. El modelo se fundamenta en el ejemplo de Brasil, que bajo este esquema aumentó la cobertura durante el gobierno de Lula da Silva de 1.800.000 a 6.000.000 de estudiantes. Ante esta propuesta, el<a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2006/04/19/257606/moises-wasserman-rector-universidad-nacional.html target=_blank><strong> Rector de la Universidad Nacional de Colombia </strong></a>hace énfasis en que este logro brasileño fue posible porque al mismo tiempo que se impulsaron las universidades con ánimo de lucro se reforzó la universidad pública. <br/><br/> Y a ello agrega: “La universidad privada con ánimo de lucro, por definición, no es una buena universidad. Ninguna de ellas está ubicada en los principales puestos de los rankings universitarios internacionales”. <br/><font size=2><strong><br/> Los cuatro objetivos de la reforma</strong></font><br/> La reforma planteada por el gobierno nacional tiene cuatro grandes objetivos: promover mayor calidad en la enseñanza y la investigación, disminuir la deserción y mejorar las condiciones de permanencia en el sistema, adecuar la oferta de programas académicos con las necesidades productivas y sociales de las regiones y fundamentar la gestión educativa en el buen gobierno y la transparencia. Antes de presentar el articulado final ante el Congreso Nacional, las anteriores propuestas serán discutidas por IES públicas y privadas con la participación del sector productivo e integrantes de organizaciones sociales.
La propuesta gubernamental no responde a los cálculos financieros que las universidades públicas han realizado ante sus problemas presupuestales y, al contrario, la reforma legislativa sometería a las instituciones de educación superior (IES) a tareas y requisitos adicionales. En este contexto, las universidades estudian una contrapropuesta estructural que contemple, entre otros aspectos, el crecimiento de los cupos de las últimas décadas, la necesidad de construir infraestructura para brindar una oferta de calidad, la renovación tecnológica y el crecimiento cualitativo y cuantitativo de la planta profesoral.

En suma, se busca plantear un modelo de sostenibilidad a largo plazo con altos niveles de calidad que permita mantener la competitividad de las universidades públicas tanto en el ámbito nacional como internacional.

Confusiones frente a la propuesta

La reforma presentada por el presidente Juan Manuel Santos el pasado 10 de marzo generó diversas reacciones e inquietudes, varias de ellas fundamentadas en desinformaciones frente al documento presentado por el gobierno. El rector de la UN señala que la mayoría de las confusiones se han generado en el tema financiero, en el que, además de la propuesta de aumentar la base presupuestal de las IES públicas, el Gobierno ha planteado otras dos estrategias.

La primera es aumentar los aportes de la empresa privada a la universidad pública. Esto significa, por un lado, ampliar los proyectos de investigación y desarrollo social en el sector universitario y la empresa privada. Sin embargo, el rector Wasserman afirma que esta oferta no es novedosa. “Es un hecho reconocido que desde hace mucho tiempo existen alianzas entre universidades públicas con empresas para resolver problemas específicos a través de la investigación”.

Además, señala el Rector de la UN, estas alianzas no le generan recursos adicionales a la universidad para su funcionamiento y deben ser vistas como un aporte de la universidad al desarrollo del país y a las empresas, y no como una fuente significativa de generación de recursos. Por otro lado, dice el Rector, la medida implica suponer que existen empresas interesadas en financiar la actividad de formación de los estudiantes universitarios, frente a lo cual señala: “No conozco ejemplos de empresas que patrocinen pupitres, aulas o que paguen el salario a los profesores”.

En la segunda estrategia, el gobierno buscará que se creen universidades privadas con ánimo de lucro, que hasta ahora, oficialmente, no han existido. El modelo se fundamenta en el ejemplo de Brasil, que bajo este esquema aumentó la cobertura durante el gobierno de Lula da Silva de 1.800.000 a 6.000.000 de estudiantes. Ante esta propuesta, el Rector de la Universidad Nacional de Colombia hace énfasis en que este logro brasileño fue posible porque al mismo tiempo que se impulsaron las universidades con ánimo de lucro se reforzó la universidad pública.

Y a ello agrega: “La universidad privada con ánimo de lucro, por definición, no es una buena universidad. Ninguna de ellas está ubicada en los principales puestos de los rankings universitarios internacionales”.

Los cuatro objetivos de la reforma

La reforma planteada por el gobierno nacional tiene cuatro grandes objetivos: promover mayor calidad en la enseñanza y la investigación, disminuir la deserción y mejorar las condiciones de permanencia en el sistema, adecuar la oferta de programas académicos con las necesidades productivas y sociales de las regiones y fundamentar la gestión educativa en el buen gobierno y la transparencia. Antes de presentar el articulado final ante el Congreso Nacional, las anteriores propuestas serán discutidas por IES públicas y privadas con la participación del sector productivo e integrantes de organizaciones sociales.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.