text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

En Estados Unidos, cada vez más, se habla español

      
A ellos ha dedicado sus observaciones y estudios Stanton Wortham, PhD en Desarrollo Humano de la Universidad de Chicago y actualmente decano asociado de asuntos académicos del Graduate School of Education de la Universidad de Pensilvania (<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/estados-unidos/ target=_blank>EU</a>).<br/><br/> El rápido crecimiento migratorio que ha tenido<a href=https://especiales.universia.net.co/secciones-home/destacado/feria-sobre-educacion-en-estados-unidos.html target=_blank><strong> Estados Unidos </strong></a>durante los últimos 15 años en cerca de 40 estados que tradicionalmente no tenían población hispano-parlante (a diferencia de cerca de 10 estados que originalmente fueron parte de México y han tenido hispano-hablantes durante siglos) ha planteado desafíos de los que habló Wortham el 9 de marzo en la <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/10/22/646917/universidad-andes-550-mejores-mundo.html target=_blank><strong>Universidad de los Andes</strong></a>. De 1990 a 2000 el incremento de la población latina fue de 130%, comparado con 50% de otras partes, expresó Wortham en su conferencia. <br/><br/> Por seis años el investigador ha analizado con especial atención cómo se perciben los inmigrantes a sí mismos, mediante el lenguaje que usan, y también el lenguaje con el que se refieren a ellos los residentes<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/estadounidenses/ target=_blank><strong> estadounidenses</strong></a> de vieja data. <br/><br/> “Los comentarios sobre la forma en la que hablas son comentarios sobre ti”, afirmó en su charla el profesor para referirse a las ideologías sobre los inmigrantes que ha encontrado durante su trabajo de campo realizado en colegios del estado de Pensilvania. Los inmigrantes, dijo, son percibidos como obreros, mal educados, rurales y poco sofisticados, son asociados con el <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2007/09/08/249223/gobierno-invertira-126-mil-millones-reducir-analfabetismo.html target=_blank><strong>analfabetismo </strong></a>y como incapaces académicamente o para realizar una carrera bilingüe (esto se deduce de entrevistas y observaciones que han hecho el profesor y su grupo de investigación, todos con un gusto especial por el idioma español). <br/><br/> Las clases de <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/05/29/237394/animate-estudiar-ingles-jamaica.html target=_blank><strong>inglés</strong></a> como segundo idioma (ESL, por sus siglas en inglés) son contrastadas con los cursos considerados “normales”, que se dan en los colegios. Para el sistema educativo estadounidense se ha convertido en un reto –aún no resuelto- brindar la atención y educación que requieren los estudiantes que llegan de México y de algunos países de Centro América y el Caribe como Puerto Rico (estado asociado). <br/><br/> Para los latinos<a href=https://estudiantes.universia.net.co/ target=_blank><strong> jóvenes</strong></a> es para quienes más difícil resulta adaptarse. Hay muy pocos profesores que saben español y tampoco hay personal que pueda ayudarles a adaptarse al cambio. Los profesores de high school (últimos años de colegio) se niegan a ver la educación de esta nueva población como su responsabilidad y hay referencias a la forma como los mexicanos hablan inglés (por ejemplo, con la expresión “tarzan english”) que demuestran mucho sobre la ideología que se tiene de ellos. <br/><br/> Los jóvenes responden a esas ideologías burlándose en <a href=https://docentes.universia.net.co/ target=_blank><strong>clases de español de cómo habla el profesor </strong></a>o también se apartan del idioma inglés en sus casas y con sus amigos latinos, comentó el profesor Wortham. <br/><br/> En cambio, para los niños de primaria la situación es más afortunada. Los educadores de los más pequeños ven a sus estudiantes inmigrantes como bilingües potenciales y destacan una comunicación exitosa en lugar de los errores que puedan cometer en inglés sus alumnos. Los demás niños, los no inmigrantes, consideran –según testimonios recogidos por los investigadores- que hablar español es “chévere” y tratan de imitarlo y por su parte, los niños inmigrantes muestran su deseo de ser bilingües y lo ven como algo factible. <br/><br/>
A ellos ha dedicado sus observaciones y estudios Stanton Wortham, PhD en Desarrollo Humano de la Universidad de Chicago y actualmente decano asociado de asuntos académicos del Graduate School of Education de la Universidad de Pensilvania (EU).

El rápido crecimiento migratorio que ha tenido Estados Unidos durante los últimos 15 años en cerca de 40 estados que tradicionalmente no tenían población hispano-parlante (a diferencia de cerca de 10 estados que originalmente fueron parte de México y han tenido hispano-hablantes durante siglos) ha planteado desafíos de los que habló Wortham el 9 de marzo en la Universidad de los Andes. De 1990 a 2000 el incremento de la población latina fue de 130%, comparado con 50% de otras partes, expresó Wortham en su conferencia.

Por seis años el investigador ha analizado con especial atención cómo se perciben los inmigrantes a sí mismos, mediante el lenguaje que usan, y también el lenguaje con el que se refieren a ellos los residentes estadounidenses de vieja data.

“Los comentarios sobre la forma en la que hablas son comentarios sobre ti”, afirmó en su charla el profesor para referirse a las ideologías sobre los inmigrantes que ha encontrado durante su trabajo de campo realizado en colegios del estado de Pensilvania. Los inmigrantes, dijo, son percibidos como obreros, mal educados, rurales y poco sofisticados, son asociados con el analfabetismo y como incapaces académicamente o para realizar una carrera bilingüe (esto se deduce de entrevistas y observaciones que han hecho el profesor y su grupo de investigación, todos con un gusto especial por el idioma español).

Las clases de inglés como segundo idioma (ESL, por sus siglas en inglés) son contrastadas con los cursos considerados “normales”, que se dan en los colegios. Para el sistema educativo estadounidense se ha convertido en un reto –aún no resuelto- brindar la atención y educación que requieren los estudiantes que llegan de México y de algunos países de Centro América y el Caribe como Puerto Rico (estado asociado).

Para los latinos jóvenes es para quienes más difícil resulta adaptarse. Hay muy pocos profesores que saben español y tampoco hay personal que pueda ayudarles a adaptarse al cambio. Los profesores de high school (últimos años de colegio) se niegan a ver la educación de esta nueva población como su responsabilidad y hay referencias a la forma como los mexicanos hablan inglés (por ejemplo, con la expresión “tarzan english”) que demuestran mucho sobre la ideología que se tiene de ellos.

Los jóvenes responden a esas ideologías burlándose en clases de español de cómo habla el profesor o también se apartan del idioma inglés en sus casas y con sus amigos latinos, comentó el profesor Wortham.

En cambio, para los niños de primaria la situación es más afortunada. Los educadores de los más pequeños ven a sus estudiantes inmigrantes como bilingües potenciales y destacan una comunicación exitosa en lugar de los errores que puedan cometer en inglés sus alumnos. Los demás niños, los no inmigrantes, consideran –según testimonios recogidos por los investigadores- que hablar español es “chévere” y tratan de imitarlo y por su parte, los niños inmigrantes muestran su deseo de ser bilingües y lo ven como algo factible.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.