text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

En el país no hay conocimiento científico sobre los fenómenos naturales

      
Juan Carlos Ortiz, Ph.D. en Ciencias del Mar y director del Departamento de Física, comenta que en Colombia no se tiene conocimiento acerca de este tipo de fenómenos, a tal punto que el físico no tiene presente que cuenta con este campo disciplinar completamente nuevo que ofrece muchas investigaciones por realizar; lo cual, además, de alimentar <a href=https://estudios.universia.net/colombia/institucion target=_blank><strong>la naturaleza científica de las instituciones</strong></a>, ayuda a favorecer la gestión pública, dado que en ocasiones se toman decisiones políticas sin ningún tipo de sustento científico. <br/><br/> Es por esto, explica el doctor Ortiz, que la maestría se ha trazado como objetivo principal mostrar a los físicos, inicialmente de la Región Caribe, que todos estos procesos son de índole físico y que en su estructura son estudiados a través de las leyes de la física. Precisamente, por el desconocimiento que se tiene sobre estos procesos, en algunos medios de comunicación circulan mitos sobre el reciente tsunami ocurrido en Japón, entre los que se dice que los contaminantes radiactivos atmosféricos de la central nuclear de<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Fukushima/ target=_blank> Fukushima</a></strong>podrían llegar al Caribe, que las próximas lluvias en Barranquilla serán radiactivas y que habrá una desestabilización de la barrera de arena que se está formando en la margen oriental de los tajamares de Bocas de Ceniza. <br/><br/> Frente a esto, Ortiz explica que en <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Jap%C3%B3n/ target=_blank><strong>Japón</strong></a> ocurrieron dos cosas fundamentales: un sismo muy poderoso que destruyó gran parte de la isla y un tsunami que destruyó parte de la zona costera. El sismo fue el gestor principal de lo ocurrido en Japón y los daños ocasionados en la infraestructura de las plantas nucleares; siendo esto el desencadenante de la contaminación atmosférica y marina, gracias a que los escapes de vapor radiactivo se mezclaron con los gases de la atmósfera y los del mar. <br/><br/> “Si analizas la parte atmosférica, todo lo de la atmósfera está regulado esencialmente por el patrón del viento de las zonas. No hay manera física de que un viento que está soplando en Japón nos traiga contaminación al Caribe colombiano, debido que el patrón de viento que nos gobierna proviene del este y el de Japón, desde la zona del pacífico. Incluso, la radiación en estos momentos no se ha cuantificado, todavía no se tiene claridad qué tan contaminada puede estar la atmósfera de las zonas cercanas al Japón”, explicó Ortiz. Asimismo, aseguró que desde el punto de vista marino tampoco existe la probabilidad de que nos veamos afectados, ya que las corrientes oceánicas de esa zona del planeta no tienen ningún tipo de conexión con los sistemas de corrientes del <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Caribe-Colombiano/ target=_blank><strong>Caribe colombiano</strong></a>. <br/><br/> Según Ortiz, zonas que deberían preocuparse, aunque están muy lejanas, son las de la costa oeste de los Estados Unidos, debido a que ellos están directamente relacionados en la misma zona geográfica donde ocurrió el evento. Además, comparten los patrones de viento y los de circulación oceánica. Por esto, esta zona ha mostrado una alerta importante acerca de los daños estimados, dado la proximidad que comparten con los forzadores de esto. Finalmente, la Universidad del Norte con la <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2008/05/19/242771/investigadores-reconstruirian-clima-hace-tres-mil-anos-santa-fe-antioquia.html target=_blank><strong>maestría en Ciencias del Mar</strong></a>, que también ofrece en alianza con varias universidades del país, permitirá que se formen investigadores en el área, y así se tendrá mayor conocimiento de los procesos que se están gestando y la población podrá ser consciente de la envidiable posición geográfica en la que estamos ubicados, tanto desde el punto de vista ambiental, como en el atmosférico y oceánico.
Juan Carlos Ortiz, Ph.D. en Ciencias del Mar y director del Departamento de Física, comenta que en Colombia no se tiene conocimiento acerca de este tipo de fenómenos, a tal punto que el físico no tiene presente que cuenta con este campo disciplinar completamente nuevo que ofrece muchas investigaciones por realizar; lo cual, además, de alimentar la naturaleza científica de las instituciones, ayuda a favorecer la gestión pública, dado que en ocasiones se toman decisiones políticas sin ningún tipo de sustento científico.

Es por esto, explica el doctor Ortiz, que la maestría se ha trazado como objetivo principal mostrar a los físicos, inicialmente de la Región Caribe, que todos estos procesos son de índole físico y que en su estructura son estudiados a través de las leyes de la física. Precisamente, por el desconocimiento que se tiene sobre estos procesos, en algunos medios de comunicación circulan mitos sobre el reciente tsunami ocurrido en Japón, entre los que se dice que los contaminantes radiactivos atmosféricos de la central nuclear de Fukushimapodrían llegar al Caribe, que las próximas lluvias en Barranquilla serán radiactivas y que habrá una desestabilización de la barrera de arena que se está formando en la margen oriental de los tajamares de Bocas de Ceniza.

Frente a esto, Ortiz explica que en Japón ocurrieron dos cosas fundamentales: un sismo muy poderoso que destruyó gran parte de la isla y un tsunami que destruyó parte de la zona costera. El sismo fue el gestor principal de lo ocurrido en Japón y los daños ocasionados en la infraestructura de las plantas nucleares; siendo esto el desencadenante de la contaminación atmosférica y marina, gracias a que los escapes de vapor radiactivo se mezclaron con los gases de la atmósfera y los del mar.

“Si analizas la parte atmosférica, todo lo de la atmósfera está regulado esencialmente por el patrón del viento de las zonas. No hay manera física de que un viento que está soplando en Japón nos traiga contaminación al Caribe colombiano, debido que el patrón de viento que nos gobierna proviene del este y el de Japón, desde la zona del pacífico. Incluso, la radiación en estos momentos no se ha cuantificado, todavía no se tiene claridad qué tan contaminada puede estar la atmósfera de las zonas cercanas al Japón”, explicó Ortiz. Asimismo, aseguró que desde el punto de vista marino tampoco existe la probabilidad de que nos veamos afectados, ya que las corrientes oceánicas de esa zona del planeta no tienen ningún tipo de conexión con los sistemas de corrientes del Caribe colombiano.

Según Ortiz, zonas que deberían preocuparse, aunque están muy lejanas, son las de la costa oeste de los Estados Unidos, debido a que ellos están directamente relacionados en la misma zona geográfica donde ocurrió el evento. Además, comparten los patrones de viento y los de circulación oceánica. Por esto, esta zona ha mostrado una alerta importante acerca de los daños estimados, dado la proximidad que comparten con los forzadores de esto. Finalmente, la Universidad del Norte con la maestría en Ciencias del Mar, que también ofrece en alianza con varias universidades del país, permitirá que se formen investigadores en el área, y así se tendrá mayor conocimiento de los procesos que se están gestando y la población podrá ser consciente de la envidiable posición geográfica en la que estamos ubicados, tanto desde el punto de vista ambiental, como en el atmosférico y oceánico.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.