text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Una hora diaria en carro o moto aumenta en 6% riesgo de padecer obesidad

      
Foto: Universidad del Rosario
El 36,4% de los bogotanos entre 18 y 65 años y el 60% de los mayores de 65 años son sedentarios.
Caminar un kilómetro al día disminuye en 4,8% el riesgo de padecer obesidad, mientras que usar una hora diaria el carro o el transporte motorizado lo aumenta en 6%. Así lo revela un informe del Grupo de Investigación en Actividad Física de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario. El análisis indica que hay que retomar una de las soluciones más ancestrales y que tiene beneficios ampliamente comprobados: caminar. Ésta es la actividad física más común en el mundo y se ha convertido en una estrategia para preservar la salud y evitar la obesidad.

Para reducir los riesgos que se asocian con las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) es recomendable caminar a una velocidad entre 3,2 a 5 kilómetros por hora durante 20 ó 30 minutos mínimo, con una frecuencia de 4 a 5 veces por semana, señala el estudio. Por ejemplo, en el caso de los pacientes con diabetes, caminar aproximadamente a una velocidad de 3,2 a 4,8 kilómetros/hora hace que el tejido muscular aumente su afinidad por la insulina, lo cual ayuda a controlar la glucosa en la sangre.

Para ser físicamente activo se debe alcanzar la meta mínima de los 10.000 pasos al día, lo que significa quemar entre 350 a 450 calorías. Es decir, que para llegar a dicha meta una persona requiere caminar alrededor de 60 minutos al día, lo cual se asocia a las recomendaciones mundiales de actividad física, explicó Jorge Correa, director del Grupo de Investigación de la Universidad del Rosario.

“El tiempo diario que se camina puede ser acumulable, ya que muchas personas no logran caminar 30 ó 45 minutos continuos. En ese caso se sugiere dividir el tiempo total de la actividad física en ciclos de 10 ó 15 minutos, tres veces al día, con una distancia recorrida cada vez de 1,5 kilómetros. Así se obtiene un gasto calórico semejante”, dijo el investigador.

Autocuidado y hábitos saludables
Cifras del ICBF indican que uno de cada dos colombianos sufre de obesidad, es decir, el 50% de la población. Para Correa, este preocupante dato se suma a la tasa de personas que son sedentarias en la capital: el 36,4% de los bogotanos entre los 18 y 65 años y el 60% de los mayores de 65 años. “Esta estadística confirma los estudios más recientes, que demuestran que sólo el 12% de los adultos bogotanos realizan algún tipo de actividad física de forma regular”, dijo.

El informe de la Universidad del Rosario señala que para enfrentar la obesidad la solución no está solamente en los sistemas de salud, sino que la responsabilidad también recae en las personas, quienes deben ser conscientes del autocuidado, de darle un vuelco al estilo de vida y en impartir hábitos saludables a sus familias y a la comunidad en la que se desenvuelven.

Caminar, opción para decirle adiós al sedentarismo
El estudio concluyó que los instrumentos existentes para medir la actividad física no son de uso común. Por eso es necesario contar con herramientas útiles como los pasómetros o contadores de pasos, que se convierten en una alternativa prometedora para monitorear y promover la actividad física en todos los ámbitos de la vida cotidiana de las personas. El pasómetro mide el número de pasos diarios que camina una persona, estima el número de calorías que se eliminan y la distancia recorrida con una exactitud de hasta el 98%.

Para el académico, estos aparatos están al alcance de la población, pues son de bajo costo, fáciles de usar y permiten incrementar los niveles de actividad física al establecer metas relacionadas con las necesidades de pasos diarios de cada persona.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.