text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Inserción Laboral, profesionalización y estudios universitarios

      
Aunque su inserción sociolaboral, al no ser un proceso único ni lineal, depende de muchos factores que contribuyen a que el problema del <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/desempleo/ target=_blank><strong>desempleo</strong></a> y del <a href=https://laboral-empresarial.universia.net.co/tag/empleo/ target=_blank><strong>empleo </strong></a>precario afecte también a este sector de la población. <br/><br/> La realidad es que el aumento en el número de <a href=https://egresados.universia.net.co/ target=_blank><strong>graduados universitarios</strong></a> y, en ocasiones, la escasa <a href=https://empleos.universia.net.co/ target=_blank><strong>oferta de puestos de trabajo </strong></a>adecuados a su formación, ha traído consigo la competencia por el empleo aumentando así las cualificaciones acumuladas y también las exigidas como son la experiencia profesional, los idiomas, informática, doctorados, cursos, etc.<br/><br/> En el estudio de los perfiles formativos de los titulados y tituladas de las diversas <a href=https://orienta.universia.net.co target=_blank><strong>carreras</strong></a> se debe comprobar si existe o no sobrecualificación y si es así averiguar si es una respuesta a esa competitividad del mercado de trabajo, si es necesaria a causa de las deficiencias y lagunas que se encuentran en la formación universitaria o bien, si es debida a un cambio de concepción de la educación, entendida ahora como un proceso continuado que no empieza ni acaba en la <a href=https://orienta.universia.net.co/#universidades target=_blank><strong>universidad</strong></a>.<br/><br/> El mercado de una sociedad que evoluciona a un ritmo trepidante, requiere nuevas capacidades de sus trabajadores. Para que la idea de una Universidad que ofrece una <a href=https://egresados.universia.net.co/formacion-continua/ target=_blank><strong>formación</strong></a> demasiado genérica, poco práctica y que no se adapta a las exigencias de los empleos no se siga extendiendo, se requiere formar titulados flexibles, autónomos y <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/emprendedores/ target=_blank><strong>emprendedores</strong></a>. El contexto socioprofesional necesita agentes activos de cambio y esta es la mejor forma para que la Universidad pueda instalar sus fuerzas intelectuales en el mundo del trabajo.<br/><br/> El reto de la calidad solo será posible si la comunidad <a href=https://docentes.universia.net.co target=_blank><strong>docente</strong></a> e investigadora acepta las transformaciones producidas y adecua la universidad a esos cambios, que podrían resumirse en una nueva organización del saber y en una gestión más profunda. La adecuación de los perfiles profesionales y académicos requieren, entre otras medidas, de una organización de un currículum regulada por una formación “por y en” competencias (transversales, genéricas, específicas) y una mayor interrelación de los saberes y prácticas educativas ágiles, dinámicas y flexibles.<br/><br/> Además, es conveniente que los <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/J%C3%B3venes/ target=_blank><strong>jóvenes</strong></a> que están considerando su futuro, reciban la máxima cantidad posible de información sobre las consecuencias más probables de las elecciones que adopten. Para poder ofrecer esa información y para contar referencias a la hora de ofrecer una formación universitaria de calidad orientada a las necesidades sociales, es importante interrogarse por un lado sobre las características generales y cambios del <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/mercado-laboral/ target=_blank><strong>mercado laboral </strong></a>actual y por otro sobre cuáles son las habilidades, destrezas y competencias demandas por este mercado en el momento actual y las previsiones para los próximos años.<br/><br/> De este modo, en el momento en el que nos encontramos, no sólo se valora esencial la necesidad de que exista una adecuación universidad - entorno sociolaboral, sino que además, los <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/perfil-profesional/ target=_blank><strong>perfiles profesionales </strong></a>se convierten en el eje que permite formular los estudios de grado; definiendo las competencias a adquirir y los contenidos a desarrollar.<br/><br/> Al tiempo, y para delimitar claramente y desde la realidad actual cuales son estos perfiles profesionales, los estudios de <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/inserci%C3%B3n-laboral/ target=_blank><strong>inserción laboral</strong></a> de los titulados se entienden como el método de diagnóstico inicial que debe analizar de manera sistemática y rigurosa la realidad.<br/><br/> Conocer estos <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/perfiles/ target=_blank><strong>perfiles </strong></a>profesionales, a través de los diversos estudios de inserción laboral de los universitarios, es un paso inicial y esencial que posibilita establecer el conjunto de competencias necesarias en la adecuación persona-puesto de trabajo.<br/><br/> De lo dicho hasta ahora se puede concluir que tanto la Universidad, como la forma de organizar el trabajo están cambiando de manera que se interrelacionan sus necesidades y esfuerzos.<br/><br/> Así, la universidad se “profesionaliza” para dar respuesta a necesidades sociales, y la sociedad buscará profesionales competentes entre los egresados universitarios.<br/><br/>
Aunque su inserción sociolaboral, al no ser un proceso único ni lineal, depende de muchos factores que contribuyen a que el problema del desempleo y del empleo precario afecte también a este sector de la población.

La realidad es que el aumento en el número de graduados universitarios y, en ocasiones, la escasa oferta de puestos de trabajo adecuados a su formación, ha traído consigo la competencia por el empleo aumentando así las cualificaciones acumuladas y también las exigidas como son la experiencia profesional, los idiomas, informática, doctorados, cursos, etc.

En el estudio de los perfiles formativos de los titulados y tituladas de las diversas carreras se debe comprobar si existe o no sobrecualificación y si es así averiguar si es una respuesta a esa competitividad del mercado de trabajo, si es necesaria a causa de las deficiencias y lagunas que se encuentran en la formación universitaria o bien, si es debida a un cambio de concepción de la educación, entendida ahora como un proceso continuado que no empieza ni acaba en la universidad.

El mercado de una sociedad que evoluciona a un ritmo trepidante, requiere nuevas capacidades de sus trabajadores. Para que la idea de una Universidad que ofrece una formación demasiado genérica, poco práctica y que no se adapta a las exigencias de los empleos no se siga extendiendo, se requiere formar titulados flexibles, autónomos y emprendedores. El contexto socioprofesional necesita agentes activos de cambio y esta es la mejor forma para que la Universidad pueda instalar sus fuerzas intelectuales en el mundo del trabajo.

El reto de la calidad solo será posible si la comunidad docente e investigadora acepta las transformaciones producidas y adecua la universidad a esos cambios, que podrían resumirse en una nueva organización del saber y en una gestión más profunda. La adecuación de los perfiles profesionales y académicos requieren, entre otras medidas, de una organización de un currículum regulada por una formación “por y en” competencias (transversales, genéricas, específicas) y una mayor interrelación de los saberes y prácticas educativas ágiles, dinámicas y flexibles.

Además, es conveniente que los jóvenes que están considerando su futuro, reciban la máxima cantidad posible de información sobre las consecuencias más probables de las elecciones que adopten. Para poder ofrecer esa información y para contar referencias a la hora de ofrecer una formación universitaria de calidad orientada a las necesidades sociales, es importante interrogarse por un lado sobre las características generales y cambios del mercado laboral actual y por otro sobre cuáles son las habilidades, destrezas y competencias demandas por este mercado en el momento actual y las previsiones para los próximos años.

De este modo, en el momento en el que nos encontramos, no sólo se valora esencial la necesidad de que exista una adecuación universidad - entorno sociolaboral, sino que además, los perfiles profesionales se convierten en el eje que permite formular los estudios de grado; definiendo las competencias a adquirir y los contenidos a desarrollar.

Al tiempo, y para delimitar claramente y desde la realidad actual cuales son estos perfiles profesionales, los estudios de inserción laboral de los titulados se entienden como el método de diagnóstico inicial que debe analizar de manera sistemática y rigurosa la realidad.

Conocer estos perfiles profesionales, a través de los diversos estudios de inserción laboral de los universitarios, es un paso inicial y esencial que posibilita establecer el conjunto de competencias necesarias en la adecuación persona-puesto de trabajo.

De lo dicho hasta ahora se puede concluir que tanto la Universidad, como la forma de organizar el trabajo están cambiando de manera que se interrelacionan sus necesidades y esfuerzos.

Así, la universidad se “profesionaliza” para dar respuesta a necesidades sociales, y la sociedad buscará profesionales competentes entre los egresados universitarios.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.