text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Investigador de EAFIT se interna en la teoría de la evolución

      
Foto: Universidad EAFIT
Hasta el momento, Abraham Uriel Zapata, en compañía de su equipo, ha logrado realizar una publicación internacional en el tema de cocodrilos. Sin embargo, ya tiene dos más aprobadas y este año trabajará en otros dos artículos.
Al hablar de la teoría de la evolución es inevitable remitirse a Charles Darwin y a su trabajo en las Islas Galápagos (Ecuador). Y aunque antes de él ya otros habían explorado el tema, su texto El origen de las especies marcó un referente fundamental para la investigación, tanto que continúa siendo un tema de discusión dentro de la ciencia. Pero la actualidad científica muestra que la teoría que documentó Darwin en el siglo XIX es hoy controvertida por otra que habla de diseño inteligente, relacionada con creencias cristianas muy arraigadas en países como Estados Unidos.

El hecho es que para Abraham Uriel Zapata Múnera, docente adscrito al Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad EAFIT, esta confrontación es una de sus razones para investigar sobre si la forma y evolución de algunos animales está influenciada por el ambiente o por la dieta. El trabajo, que ahora hace parte de sus estudios de posdoctorado, se realiza desde 2008 en compañía de instituciones estadounidenses como las universidades de Mercer, Indiana, Chicago y San Luis.

Además, esta iniciativa para conocer claves del origen evolutivo de las especies, y que involucra el estudio de cabezas de cocodrilos americanos, delfines rosados y delfines de agua salada, ha contado con el apoyo del Instituto Smithsonian y ya fue premiada con 20.000 dólares por la Asociación Americana de Anatomistas (American Association of Anatomists). El profesor Zapata Múnera y su equipo de trabajo han dividido la investigación en varios campos: uno estudia las diferencias estructurales entre los caimanes norteamericanos y el otro pretende comparar el proceso evolutivo de los delfines rosados con el de sus parientes marinos.

“Sabemos que la teoría de la evolución tiene algunas partes vacías -los eslabones perdidos-. Pero, como científico, creo definitivamente en esta y estoy tratando de aportar algunas evidencias mediante publicaciones internacionales que permitan soportar nuestros puntos de vista”, afirma el investigador.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.