text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Alternativa viable en la producción de alcohol carburante

      
Foto: Agencia de Noticias UN - Unimedios
Ingeniero Iván Darío Gil
El control de procesos es una disciplina transversal al aprendizaje de la ingeniería química y la ingeniería de procesos. “En los últimos años, la facultad ha buscado potencializarla a través de la generación de infraestructura y construcción de equipos que cuenten con esa tecnología de control”, explicó el ingeniero Iván Darío Gil Chaves, docente del Departamento de Ingeniería Química y Ambiental de la UN.

En el Laboratorio de Ingeniería Química se diseñó y construyó una columna de destilación para deshidratar etanol, que posteriormente fue automatizada en un trabajo de maestría realizado por el estudiante Johan Blanco. “Automatizamos y aplicamos control a una columna de destilación extractiva”, aseguró el profesor Gil, señalando las bondades de este proyecto. Indicó que, por un lado, permite controlar el proceso de manera que sea reproducible y utilice una menor cantidad de personal para la operación y, por otro, permite estudiar y analizar una tecnología para deshidratar etanol.

El tema de control de procesos es muy importante en la formación profesional de los ingenieros. En Colombia hay muchas posibilidades para el desarrollo en este campo y “la idea es que crezca el interés en el tema con el fin de masificar la aplicación y el uso de este tipo de tecnologías”, enfatizó el docente.

La ruta del alcohol carburante
Inicialmente, se elaboró un diseño conceptual que permitiera proponer una alternativa para producir alcohol carburante. “En la última parte del proceso de producción de alcohol es necesario retirar el agua para que las mezclas etanol–gasolina sean homogéneas, no se presente separación de fases y haya un adecuado funcionamiento de los motores de los vehículos”, señaló el ingeniero Gil, quien también ha sido docente de la Universidad de Los Andes.

Mencionó que Colombia aún depende tecnológicamente de otros países como India, “de donde se adquirió la tecnología que actualmente se utiliza en la mayoría de ingenios que producen alcohol carburante. Con la experiencia que cuenta la ingeniería colombiana desde el punto de vista académico e industrial, es posible proponer mejoras y alternativas tecnológicas a las diferentes etapas del proceso y al manejo de residuos”.

El grupo liderado por el docente realizó un montaje piloto en el laboratorio y con la primera fase logró demostrar que se podía hacer la deshidratación del alcohol. En la segunda fase, con el apoyo de Colciencias y en un proyecto de investigación conjunto con la Universidad de Los Andes, “se realizó la automatización de la columna para llevar a cabo la deshidratación de etanol con destilación extractiva, utilizando glicerina como agente de separación, mientras que en paralelo, se determinó el equilibrio líquido vapor del sistema y se desarrolló la optimización del proceso”, enfatizó Gil.

Para el grupo, este trabajo representa dos grandes avances y logros: por un lado, propone una tecnología alternativa viable que funciona de manera automatizada y, por otro, genera una especie de laboratorio de control de procesos que permitirá desarrollar más proyectos de investigación y así fortalecer la docencia.

Finalmente, el académico señala que la facultad, y particularmente el Departamento de Ingeniería Química y Ambiental, busca formar más profesionales líderes en control de procesos químicos y, con estos proyectos desarrollados en el laboratorio, fomentar la relación entre teoría y práctica.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.