text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Uniquindio, líder en la investigación sobre Paisaje Cultural Cafetero

      
Foto: Univesidad del Quindío
El investigador Gustavo Pinzón director del Centro de Estudios Regionales (CEIR) de esta alma mater, coordinará hoy viernes 15 de Julio un panel sobre este importante y polémico tema en la Corporación Autónoma Regional del Quindío a partir de las nueve treinta de la mañana.
El investigador Gustavo Pinzón director del Centro de Estudios Regionales (CEIR)de esta alma mater, coordinará hoy viernes 15 de Julio un panel sobre este importante y polémico tema en la Corporación Autónoma Regional del Quindío a partir de las nueve treinta de la mañana.

El paisaje cultural cafetero se ha incluido en la lista de patrimonio Mundial de la UNESCO con el fin de conservar y desarrollar los valores productivos, sociales, culturales y ambientales del territorio comprendido por 47 municipios de los departamentos de Caltas, Quindío, Risaralda y Norte del Valle del Cauca, ubicados entre los 1400 y 1800 metros sobre el nivel del mar, condición que se constituye en un factor excepcional para la producción cafetera, que en la zona delimitada presenta además condiciones extremas de trabajo, dadas las características topográficas y ambientales de montaña que singularizan esta labor frente a la tradición agrícola mundial permitiendo la adaptación de los cultivos de café en zonas de alta pendiente mayores del 25%, atributo que le da una forma y diseño particular al paisaje.

La UNESCO (2005) propone diez criterios para evaluar el valor universal excepcional de los paisajes culturales y su nominación como patrimonio de la humanidad, entre los que se incluyen aspectos como la necesidad de constituir un ejemplo sobresaliente como hábitat humano tradicional o del uso de la tierra, como valor representativo de una cultura o culturas, especialmente si se ha vuelto vulnerable por efecto de cambios irreversibles. Otro aspecto tiene que ver con la asociación directa o material del paisaje declarado con acontecimientos o tradiciones vivas, ideas, creencias u obras artísticas y literarias que tengan una importancia universal excepcional.

Algunas de las condiciones adicionales a las ya mencionadas que fueron tomadas en cuenta para la declaratoria de nuestro paisaje como patrimonio de la humanidad fueron:
Edad de la caficultura: consiste en la renovación de plantaciones de café permitiendo mantener joven y vivo el paisaje. Este atributo posibilita la permanencia del PCC. Influencia de la modernización: comprende la adaptación del paisaje a las condiciones de la vida moderna como la infraestructura de vías de comunicación y servicios públicos, salud y educación. Institucionalidad cafetera y redes económicas afines: se refiere a la existencia de redes institucionales y económicas que inciden en el funcionamiento y dinámica del PCC. Son la garantía de la sustentabilidad del paisaje como sitio patrimonial.

Tradición histórica en la producción de café: hace referencia a la persistencia del cultivo de café y la resistencia al cambio en el uso del suelo a pesar de la crisis cafetera. Estructura de pequeña propiedad cafetera: la prevalencia del minifundio como sistema de propiedad, es otro elemento que configura el paisaje cafetero. Cultivos múltiples: es la multiplicidad de cultivos que conforman una “colcha de retazos” como elemento característico del Paisaje Cultural Cafetero.

El investigador social uniquindiano Gustavo Pinzón director del CEIR, describirá en el panel previsto la historia de la declaratoria y los aspectos tanto positivos como críticos que la misma traerá para los habitantes de esta región del mundo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.