text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El patrimonio cultural del país se está desmoronando

      
Foto: Agencia de Noticias UN - Unimedios (Archivo particular)
Con la intención de mejorar la visibilidad, habitantes de la zona resaltan con pintura de color los petroglifos. El problema es que esta sustancia se filtra en los grabados y los deteriora.
Los turistas que visitan el municipio de Aipe, en el norte del departamento del Huila, para apreciar los vestigios aborígenes conocidos como Piedra Pintada y Piedras del Callejón, considerados como una de las atracciones culturales más importantes del país, están encontrando un panorama totalmente distinto: los petroglifos o símbolos grabados en roca, que corresponden en su mayoría al periodo neolítico, hoy se mezclan con restos de pintura utilizada para resaltar las formas rupestres, en un proceso que pareciera contrario al de la conservación.

El problema, que afecta tallados en piedra con representaciones de narigueras o chaguales, anzuelos, cuentas de collar, colgantes y sonajeros, es visible en la mayoría de sitios de alto reconocimiento turístico en Colombia, dice el arqueólogo Ali Durán Öcal, investigador de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, y quien junto a expertos turcos y alemanes hizo recientemente un diagnóstico sobre la situación del patrimonio cultural en varias zonas del país. El panorama no es alentador. “Hay riesgo de que esta herencia se pierda, pues no existen estudios sobre su inventario y situación”, aseguró.

El diagnóstico fue elaborado con el objetivo de establecer proyectos de protección y conservación del los petroglifos del municipio de Aipe, para que sigan siendo un activo cultural a escala municipal y regional, destaca el profesor Carlos Sánchez, coinvestigador del proyecto.

“También estudiamos el Infiernito, en el Parque Arqueológico de Moniquirá (Boyacá), en donde existen monolitos (bloques de piedra) de 4 metros de altura, que se están deteriorando por los mismos factores, y no reciben ningún tratamiento”, dijo el profesor Öcal. En ese lugar, la variabilidad térmica (entre -5 ºC y 30 ºC), durante los cambios estacionarios, y la alta pluviosidad anual (entre 700 y 1.000 mm) son los principales causantes del deterioro de las rocas.

La necesidad de entender la importancia del paisaje natural y cultural, determinado por las imágenes paisajísticas que lo componen, es una de las principales preocupaciones de los investigadores, quienes esperan que a través de este tipo de diagnósticos se logre movilizar a la comunidad para trabajar por la conservación de sus recursos. “Europa es un buen ejemplo. Han pasado cientos de años y las estructuras patrimoniales de países como Francia, Alemania o Grecia no han cambiado, por el contrario, son el motivo de la masiva visita de turistas, que genera los principales recursos en sus ciudades. A la vez, hay orgullo y tranquilidad en sus habitantes, e incluso ello los hace más productivos”, concluyó Öcal.

Vea el artículo completo en el periódico de la Universidad Nacional de Colombia.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.