text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

A falta de donantes, bancos de órganos sintéticos

      
Agencia de Noticias Universidad Nacional de Colombia
Agencia de Noticias Universidad Nacional de Colombia
El estudio de la ingeniería de tejidos es relativamente nuevo. Según Dublaré, es una técnica en desarrollo salvo en algunos casos excepcionales donde se ha podido implementar con alto grado de efectividad. “Existen resultados espectaculares en la construcción de un órgano sintético completo para trasplante. Ser capaz de conseguir órganos in vitro y colocarlos en el paciente para que ejerzan su función correspondiente es verdaderamente interesante”, explicó el profesor e investigador de la Universidad de Zaragoza.

El académico agregó que siempre ha sido difícil conseguir suficientes donantes, no solo en número sino en calidad, porque también se deben solucionar problemas de rechazo inmunológico que hacen que una persona deba consumir toda la vida inmunodepresores. “La idea sería contar, de cara al futuro, con un banco de órganos sintéticos de calidad para utilizarlos cuando sea necesario.

En este momento, su grupo de investigación por un lado analiza e intenta materiales que utilizan para cultivar las células en el interior del modelo, y por el otro observa cuáles son los mejores tipos celulares y que estos cumplan con el 100% de la función que deben realizar, “es decir, que produzcan el tejido que deben producir y que se ubiquen dónde debe estar”, explicó Dublaré.

Normalmente, en el procedimiento para examinar la asimilación de un órgano de este tipo en el cuerpo se incorporan las células del paciente en el interior de un elemento biorreactor, intentando simular el entorno fisiológico en que se va a desenvolver ese órgano y así determinar su buen o mal funcionamiento.

Experiencias en tejidos

El invitado manifestó que actualmente adelantan investigaciones fundamentalmente en ingeniería tisular de cartílago, para lo cual utilizan hidrogeles, un tipo de células propias del cartílago pero muy fluidas, que se pueden inyectar directamente. Lo anterior hace que sea una terapia diferente de un órgano sustitutivo, pues esta rellena el hueco o el defecto presente en esa zona de la rodilla.

La técnica, como lo menciona el investigador, no es para evitar el trasplante de rodilla, sino para aplicarla específicamente en problemas de artrosis degenerativa.

A pesar de ser una disciplina moderna, se habla de ella desde hace 23 años, argumenta el experto, al tiempo que asegura que se ha avanzado en los tipos de materiales útiles y las líneas celulares. Sin embargo, “todavía falta conseguir un complejo completo que cuando esté incorporado en el organismo sea capaz de regenerarse autónomamente, y ello no se no se ha conseguido del todo”, enfatizó.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.