text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hacer cine era como ser astronauta

      
Fuente: Universidad de los Andes
La película es muy bonita, él la escribió y fue actor, yo la dirigí. Se trata de una de sus cirugías, cuando le ponen anestesia sueña que su enfermedad es un monstruo y él le gana, es una pelea. Una parte es con actores y otra con animación, fue muy divertido porque aprendí a luchar con espadas.
Por: Beatriz García Nova
Un fotógrafo, un camarógrafo, un realizador y una periodista llegan al Hotel de la Ópera, en Bogotá, y esperan en el lobby a Patricia Cardoso, antropóloga, directora de cine y única colombiana ganadora de un premio Óscar. Ella sale, descomplicada, como pocas de las estrellas del séptimo arte con las que se cruza en Los Ángeles, donde vive desde 1987.

Aunque está al final de sus 40, tiene apariencia más joven, fresca. Se disculpa porque nadie le avisó que ya habían llegado.

Capítulo 1 –De películas
En el lobby del Hotel de la Ópera

Patricia: ¿Llegaron hace mucho?

Periodista: Sí, hace un rato, a las ocho y media.

Ella los invita a una sala del hotel en el segundo piso.

Periodista: Me había comentado por correo que vino a Bogotá a asesorar un guión…

Patricia: Sí, con Proimágenes, guiones de los que ganaron el año pasado estímulos del Fondo para el desarrollo cinematográfico. Somos cuatro asesores, dos de documental y dos de ficción: Senel Paz, de Cuba; y yo.

La luz de la mañana entra tenue, el fotógrafo usa su flash.

Periodista: Supimos de su película Deep Blue Breath, ¿es un cortometraje?

Antes de responder, Patricia se acomoda su pelo negro, abundante.

Patricia: Pues tengo dos nuevas películas. Esa y un documental, un largometraje que estoy haciendo desde el año pasado sobre los juguetes Damme. Cuando yo era pequeña, en Bogotá, todos los niños teníamos juguetes de madera que hacía un señor alemán, Horst Damme. El documental es con él. Y Deep Blue Breath es un corto de 12 minutos con un niño. La dirigí para Make a Film Foundation que, así como Make a Wish Foundation les cumple un deseo a niños muy enfermos, les permite hacer una película.

El camarógrafo se mueve por el salón. Busca planos de apoyo
Este es un niño llamado Clay Beabout. Nació con varios problemas genéticos, pero uno muy delicado es que le faltan tres costillas, en reemplazo tiene unas de titanio, pero cada seis meses lo deben operar, agrandarle las costillas porque su pulmón va creciendo. Lleva 40 operaciones. Lo abren, pero a veces no funciona, se infecta, casi se muere el año pasado.

Su gesto pareciera evitar el recuerdo. A los pocos segundos se recupera
La película es muy bonita, él la escribió y fue actor, yo la dirigí. Se trata de una de sus cirugías, cuando le ponen anestesia sueña que su enfermedad es un monstruo y él le gana, es una pelea. Una parte es con actores y otra con animación, fue muy divertido porque aprendí a luchar con espadas. Mi hijo de 6 años estaba en el set todo el día y se hizo amiguísimo de Clay.

Continúe leyendo esta entrevista completa aquí.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.