text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Docente de Unicartagena patenta avance científico en Ortopedia y Traumatología

      
Clavo Intramedular para Osteosíntesis a Biocompresión es el nombre de este “Invento” que ya está materializado y probado. “Tuvimos un litigio con varios investigadores que tenían proyectos parecidos, uno de investigadores de Alemania, otro de Israel y uno más de <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2007/03/03/252184/norteamericanos-dictaron-taller-software-educativo-universidad-pamplona.html target=_blank>norteamericanos</a></strong>, pero finalmente se otorgo la patente a nosotros”, expresó Arias Arias. <br/><br/><a href=https://preuniversitarios.universia.net.co/preuniversitarios/noticias-preuniversitarios/11445/universidad_universidad-de-cartagena/ target=_blank><strong>Ramón Arias estudió Medicina General en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena</strong></a>; posteriormente inició la especialización en Ortopedia y Traumatología en la misma institución por un periodo de cuatro años; luego se trasladó a Bogotá al instituto Franklin Delano Roosevelt, y de allí dio el salto a Europa iniciando su fase de investigación en la Universidad de Sevilla, España. <br/><br/> Paradójicamente este invento nace donde debió terminar: “tuve una fractura por un accidente y en ese momento de incapacidad se me ocurrió que podíamos tomar todas las ventajas que tuvieran los clavos medulares, los fijadores externos y las placas utilizadas hasta ese momento en procedimientos de recuperación, y se me ocurrió que de pronto <strong>sumando todas las ventajas de los materiales de osteosíntesis en una parte</strong>… podíamos sacar algo que permitiera las ventajas de los tres materiales de osteosíntesis en uno solo” cuenta Ramón Arias. <br/><br/><strong>DE QUÉ SE TRATA LA PATENTE: EL CLAVO INTRAMEDULAR PARA OSTEOSÍNTESIS A BIOCOMPRESIÓN</strong><br/><br/> Dentro de los procesos de recuperación de fracturas óseas, existe un proceso denominado osteosíntesis, que es la recuperación y recomposición del tejido óseo que se ve afectado por diversas causas. <br/><br/> En Sevilla España en el año de 1997, junto a Fernando Sáenz de Lope de Rueda y Fernando López Vizcaya sus tutores, Ramón Elías Arias diseñó un<strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/03/24/804307/proyecto-investigacion-udenar-gana-convocatoria-colciencias.html target=_blank> proyecto de investigación</a></strong>, éste consistía en colocar un clavo a través de un hueso largo como lo es el fémur, y hacer una compresión axial simplemente con un tornillo colocado en la parte superior del clavo, lo que a diferencia de los procedimientos regulares con placas o fijadores externos mostró que en la medida que se hacía más compresión, la fuerza o el estrés que se veía anteriormente en el clavo se transmitía progresivamente a las paredes de la fractura del hueso, favoreciendo el proceso de consolidación de dicha fractura. <br/><br/> La patente de invención se registro en el año 1997 por primera vez, hubo un litigio y salió la primera solicitud de registro en el año 1999, posteriormente en el año 2000 se otorgó por primera vez la concesión de la patente y finalmente hasta ahora, en el 2011, fue autorizado en publicaciones oficiales que tienen que ver con patentes, concluyendo así una larga espera. En instancias finales la patente se otorgó en dos términos, la patente de invención que es cien por ciento del docente Udecesita Arias Arias, y la patente de titularidad que es la que otorga beneficios comerciales, de la que a Arias le corresponde un 25 por ciento según la <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/patentes/ target=_blank><strong>Oficina de Patentes y Marcas de España</strong></a>. <br/><br/> En estas instancias es un honor poder contar en la <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/02/08/788779/universidad-cartagena-premia-preuniversitarios.html target=_blank><strong>Universidad de Cartagena</strong></a>con profesionales dedicados a la causa humanística, investigadores filántropos que desde sus proyectos promuevan, propongan y produzcan en pro de la integridad y el beneficio de la comunidad. <br/><br/>
Clavo Intramedular para Osteosíntesis a Biocompresión es el nombre de este “Invento” que ya está materializado y probado. “Tuvimos un litigio con varios investigadores que tenían proyectos parecidos, uno de investigadores de Alemania, otro de Israel y uno más de norteamericanos, pero finalmente se otorgo la patente a nosotros”, expresó Arias Arias.

Ramón Arias estudió Medicina General en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena; posteriormente inició la especialización en Ortopedia y Traumatología en la misma institución por un periodo de cuatro años; luego se trasladó a Bogotá al instituto Franklin Delano Roosevelt, y de allí dio el salto a Europa iniciando su fase de investigación en la Universidad de Sevilla, España.

Paradójicamente este invento nace donde debió terminar: “tuve una fractura por un accidente y en ese momento de incapacidad se me ocurrió que podíamos tomar todas las ventajas que tuvieran los clavos medulares, los fijadores externos y las placas utilizadas hasta ese momento en procedimientos de recuperación, y se me ocurrió que de pronto sumando todas las ventajas de los materiales de osteosíntesis en una parte… podíamos sacar algo que permitiera las ventajas de los tres materiales de osteosíntesis en uno solo” cuenta Ramón Arias.

DE QUÉ SE TRATA LA PATENTE: EL CLAVO INTRAMEDULAR PARA OSTEOSÍNTESIS A BIOCOMPRESIÓN

Dentro de los procesos de recuperación de fracturas óseas, existe un proceso denominado osteosíntesis, que es la recuperación y recomposición del tejido óseo que se ve afectado por diversas causas.

En Sevilla España en el año de 1997, junto a Fernando Sáenz de Lope de Rueda y Fernando López Vizcaya sus tutores, Ramón Elías Arias diseñó un proyecto de investigación, éste consistía en colocar un clavo a través de un hueso largo como lo es el fémur, y hacer una compresión axial simplemente con un tornillo colocado en la parte superior del clavo, lo que a diferencia de los procedimientos regulares con placas o fijadores externos mostró que en la medida que se hacía más compresión, la fuerza o el estrés que se veía anteriormente en el clavo se transmitía progresivamente a las paredes de la fractura del hueso, favoreciendo el proceso de consolidación de dicha fractura.

La patente de invención se registro en el año 1997 por primera vez, hubo un litigio y salió la primera solicitud de registro en el año 1999, posteriormente en el año 2000 se otorgó por primera vez la concesión de la patente y finalmente hasta ahora, en el 2011, fue autorizado en publicaciones oficiales que tienen que ver con patentes, concluyendo así una larga espera. En instancias finales la patente se otorgó en dos términos, la patente de invención que es cien por ciento del docente Udecesita Arias Arias, y la patente de titularidad que es la que otorga beneficios comerciales, de la que a Arias le corresponde un 25 por ciento según la Oficina de Patentes y Marcas de España.

En estas instancias es un honor poder contar en la Universidad de Cartagenacon profesionales dedicados a la causa humanística, investigadores filántropos que desde sus proyectos promuevan, propongan y produzcan en pro de la integridad y el beneficio de la comunidad.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.