text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Proyección social y formación para reclusos, prioridades en la UGCA

      
Un total de 34 internos del Establecimiento Penitenciario y Carcelario Peñas Blancas de Calarcá, recibieron en su sitio de reclusión, el certificado que los acredita como Tecnólogos en Control Ambiental, en virtud de la formación impartida durante 18 meses por la<a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/07/12/845168/estudiantes-universidad-gran-colombia-seminario-internacional.html target=_blank><strong> Universidad La Gran Colombia </strong></a>y el Sena Regional Quindío en el marco del convenio marco suscrito entre las dos instituciones.<br/><br/> Por primera vez Quindío, y gracias al convenio de la <strong>Universidad La Gran Colombia </strong>con el Centro Agroindustrial del Sena, 34 internos del Centro Carcelario y Penitenciario Peñas Blancas de Calarcá, se graduaron como Tecnólogos en Control Ambiental, en el marco del programa de Ampliación de Cobertura de dichas entidades. La <strong>Tecnología en Control Ambiental</strong> fue desarrollada por los aprendices durante 18 meses, con una intensidad de 7 horas semanales, basándose, como es habitual en la formación por proyectos.<br/><br/> El convenio buscó articular acciones, esfuerzos, capacidades y conocimientos para el desarrollo conjunto de programas de formación en los niveles técnico y tecnológico, con programas innovadores, que faciliten la articulación a procesos en el interior del penal, y la resocialización de quienes, posteriormente, puedan aplicar los conocimientos aprendidos en temáticas como gestión de residuos sólidos, hospitalarios, evaluación de impacto ambiental, componentes de la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/01/27/258554/dia-nacional-educacion-ambiental.html target=_blank>educación ambiental</a></strong>, sistemas de aguas, vertimientos, entre otros. <br/><br/> Además de recibir instrucción, los reclusos desarrollaron proyectos relacionados con la tecnología como manejo de residuos plásticos para la elaboración de tapetes; lombricultivos con residuos orgánicos; cultivos hidropónicos; compostaje, entre otros; con el ánimo de aplicarlos en un futuro bajo el concepto de asociación o cooperativismo. <br/><br/> “El proyecto de nuestro grupo estuvo basado en la recolección de bolsas de polietileno con la que se cubre el plátano, la cual transformamos en tapetes para la ducha y el hogar. Mi intención, cuando salga, es constituir una idea de negocio que se vuelva sostenible”, precisó Iván Darío Ríos Sánchez, aprendiz de la tecnología. <br/><br/> Directivas grancolombianas y del<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/SENA/ target=_blank><strong> Sena </strong></a>destacaron las bondades del programa, como una posibilidad de contribuir a la resocialización de quienes se encuentran privados de la libertad, con una formación que aporte a la consolidación de una vida productiva, y de esta manera al término de sus condenas, para mejorar sus condiciones laborales y económicas . <br/><br/>
Un total de 34 internos del Establecimiento Penitenciario y Carcelario Peñas Blancas de Calarcá, recibieron en su sitio de reclusión, el certificado que los acredita como Tecnólogos en Control Ambiental, en virtud de la formación impartida durante 18 meses por la Universidad La Gran Colombia y el Sena Regional Quindío en el marco del convenio marco suscrito entre las dos instituciones.

Por primera vez Quindío, y gracias al convenio de la Universidad La Gran Colombia con el Centro Agroindustrial del Sena, 34 internos del Centro Carcelario y Penitenciario Peñas Blancas de Calarcá, se graduaron como Tecnólogos en Control Ambiental, en el marco del programa de Ampliación de Cobertura de dichas entidades. La Tecnología en Control Ambiental fue desarrollada por los aprendices durante 18 meses, con una intensidad de 7 horas semanales, basándose, como es habitual en la formación por proyectos.

El convenio buscó articular acciones, esfuerzos, capacidades y conocimientos para el desarrollo conjunto de programas de formación en los niveles técnico y tecnológico, con programas innovadores, que faciliten la articulación a procesos en el interior del penal, y la resocialización de quienes, posteriormente, puedan aplicar los conocimientos aprendidos en temáticas como gestión de residuos sólidos, hospitalarios, evaluación de impacto ambiental, componentes de la educación ambiental, sistemas de aguas, vertimientos, entre otros.

Además de recibir instrucción, los reclusos desarrollaron proyectos relacionados con la tecnología como manejo de residuos plásticos para la elaboración de tapetes; lombricultivos con residuos orgánicos; cultivos hidropónicos; compostaje, entre otros; con el ánimo de aplicarlos en un futuro bajo el concepto de asociación o cooperativismo.

“El proyecto de nuestro grupo estuvo basado en la recolección de bolsas de polietileno con la que se cubre el plátano, la cual transformamos en tapetes para la ducha y el hogar. Mi intención, cuando salga, es constituir una idea de negocio que se vuelva sostenible”, precisó Iván Darío Ríos Sánchez, aprendiz de la tecnología.

Directivas grancolombianas y del Sena destacaron las bondades del programa, como una posibilidad de contribuir a la resocialización de quienes se encuentran privados de la libertad, con una formación que aporte a la consolidación de una vida productiva, y de esta manera al término de sus condenas, para mejorar sus condiciones laborales y económicas .


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.