text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La mortalidad empresarial en Bogotá

      
Imagen relacionada
No se conoce a ciencia cierta la manera en que las condiciones de entrada de las nuevas empresas afectan su capacidad para sobrevivir.
Técnicos graduados de universidades prestigiosas trabajan en centros académicos y empresariales, donde elaboran los estudios económicos que determinan la política pública sobre diversos temas de interés nacional. Sin embargo, pocos estudios han analizado la rotación de empresas en la capital, esto es, la entrada y salida de empresas al mercado. No se conoce a ciencia cierta la manera en que las condiciones de entrada de las nuevas empresas afectan su capacidad para sobrevivir.
 
Existen algunos esfuerzos de la Cámara de Comercio de Bogotá –CCB–, a través del Observatorio de la región Bogotá y Cundinamarca; sin embargo, dichos ejercicios contienen análisis fundamentalmente descriptivos y no profundizan en los factores que determinan la supervivencia o la muerte de una empresa.

Una de las principales limitaciones para hacerlo es la información con que se cuenta para realizar este tipo de análisis, pues la única información disponible para el estudio es aquella que las empresas reportan voluntariamente a la CCB a través de la renovación anual del registro mercantil. La calidad de dicha información sería mayor si se utilizara la base de datos de la Superintendencia de Sociedades, sin embargo, la utilización de esta última fuente de información dejaría por fuera la gran mayoría de empresas que se crean cada año y que corresponden a las microempresas. La razón es que las empresas que están obligadas a reportar información a la Supersociedades son aquellas que superan un monto determinado de activos e ingresos.

Lamentablemente, ninguno de los think tank del país se ha preocupado por este asunto, y no existe una encuesta que indague por las prácticas empresariales exitosas y las que llevan al fracaso. Como consecuencia, se han popularizado algunos clichés entre los más avezados empresarios, quienes simplemente se aventuran a dar sus opiniones sobre aquello que explica la alta mortalidad de las nuevas empresas. Dichas opiniones corresponden a juicios de valor que no se han contrastado con evidencia empírica alguna. Adicionalmente, encontrar los determinantes de la supervivencia de nuevas empresas resulta fundamental en la medida en que la reducción de la mortalidad permitiría hacerle contrapeso a la informalidad y mejorar el crecimiento económico del país.

Las investigaciones llevadas a cabo en el Colegio de Estudios Superiores de Administración-CESA, muestran con una muestra de 8.771 empresas de todos los tamaños creadas entre 2004 y 2005, para estudiar el riesgo que estas tienen de desaparecer antes de finalizar los primeros cinco años de actividades, encontraron como principales factores de supervivencia los siguientes elementos: El tamaño óptimo de entrada al mercado es el de las pequeñas y medianas empresas. Una alta rentabilidad no disminuye necesariamente el riesgo de desaparecer de una empresa nueva, pues dicha tasa puede estar asociada con prácticas muy riesgosas en el mercado.

Las dos conclusiones anteriores van en contravía del sentido común pues señalan que no son las empresas grandes, ni las más rentables las que tienen menos riesgo de desaparecer. Aunque tal conclusión puede parecer ilógica, lo cierto es que las empresas más grandes y con mayores rentabilidades suelen ubicarse en sectores oligopólicos, de manera que las nuevas empresas son adquiridas por las más poderosas y consolidadas en el mercado.

El endeudamiento en las nuevas firmas no siempre tiene una relación negativa con el riesgo de desaparecer, pues las firmas con un endeudamiento medio tienen menos de riesgo de desaparecer que las firmas con endeudamiento bajo, fenómeno posiblemente asociado con el apalancamiento que pueden tener para apuntalar sus procesos productivos y que,  bien manejado, disminuye dicho riesgo.

Es importante destacar que algunos sectores económicos presentaron menor riesgo entre la muestra seleccionada: la industria manufacturera, los servicios de comercio y reparación, y las actividades inmobiliarias. La localización geográfica dentro de la ciudad apunta a que la supervivencia en localidades como Chapinero y Usaquén es más compleja, posiblemente por la alta competencia que se presenta, especialmente en lo que a comercio y servicios se refiere.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.