text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Una libreta de apuntes que rescata parte de la historia

      
Imagen relacionada
Imágenes del libro "Libreta de apuntes de Manuel María Paz".
La referencia es al libro Libreta de apuntes de Manuel María Paz. El autor fue un dibujante que se unió a la Comisión como voluntario.

Sí, se le puede llamar una joya de la historia nacional. Su título es Libreta de apuntes de Manuel María Paz y para su publicación se unieron el Fondo Editorial EAFIT y la Editorial Universidad de Caldas. En sus páginas aparecen las impresiones de un hombre que participó en la Comisión Corográfica que dirigió el general italiano Agustín Codazzi en la década de 1850.

“Este es un hallazgo histórico para la Institución, lo mismo que para la Editorial de la Universidad de Caldas, con quien hicimos coedición. Es un mérito poder sacar a la luz pública los apuntes de un dibujante como Manuel María Paz, quien hizo parte de esta Comisión, uno de los experimentos más interesantes sobre nuestra identidad nacional”, explica Ana María Cano Posada, jefa del Fondo Editorial eafitense.

Y como lo especifica Juan Luis Mejía Arango, rector de EAFIT, en la presentación escrita de esta publicación, los investigadores y el público en general podrán observar la forma cómo se elaboran las láminas que servirían para ilustrar el trabajo de la Comisión.

Y es que los pintores que participaron en esta empresa utilizaban libretas -similares a la que ahora se publican- en las que tomaban rápidos apuntes de campo, observaciones de paisajes, personajes, indumentarias, fauna, flora y, en general, de todos aquellos elementos relevantes de la región que estaban estudiando.

Precisamente, El mapa de los sueños inconclusos, producción audiovisual realizada por la Universidad Nacional de Colombia en 2010, con la dirección de Ricardo Cortés Vera, muestra la importancia y las vicisitudes de dicha Comisión.
 

Páginas adentro

Como de novela. Así calificó Juan Luis Mejía la historia de este documento, el mismo que comenzó para él en un viaje a Manizales. Carlos Enrique Ruiz, director de la Revista Aleph, le habló de la existencia de una pequeña libreta con dibujos que conservaba un amigo suyo, el ingeniero Ramiro Henao Jaramillo.

Lo visitaron, y en medio de una gran cantidad de documentos de gran valor histórico, apareció la pequeña libreta. “Al abrirla sentí una inmensa emoción. Sin duda alguna, contenía apuntes que luego servirían para elaborar las láminas de la frustrada Comisión Corográfica”, relata el Rector en la mencionada presentación.

Y continúa: “La libreta hace parte de la herencia que dejó el doctor Félix Henao Toro. Eminente médico caldense quien realizó sus estudios en la ciudad de Bogotá. En la capital de la República compartía pensión con un abogado huilense con quien entabló una estrecha amistad. En cierta ocasión, el abogado debió viajar a los Llanos Orientales a atender un litigio y pidió prestado un dinero”.

Aún queda más: “En garantía del préstamo dejó un baúl con varias pertenencias, entre estas algunos manuscritos. El amigo abogado que nunca pudo pagar la deuda en dinero se llamaba José Eustasio Rivera y al futuro médico le quedó la herencia de aquel baúl”.

Las imágenes contenidas en la libreta de apuntes de Manuel María Paz corresponden a la séptima Expedición de la Comisión Corográfica, realizada en el Casanare entre los años 1855 y 1856, y a la octava Expedición a la provincia de Neiva y al territorio del Caquetá entre los años de 1857 y principios de 1858.
 

Lo que sucedió en la Comisión

En enero de 1850 el coronel Codazzi, acompañado del periodista y funcionario público Manuel Ancízar, que viajaba en calidad de secretario y cronista, salió de la capital para dar inicio al que sería el primer viaje de la Comisión Corográfica de la Nueva Granada.

Para la expedición, que partió en 1851, se unieron a ellos, entre otros, el pintor venezolano Carmelo Fernández y José Jerónimo Triana, un joven que tenía conocimientos de botánica. No obstante, el pintor venezolano abandonó la Comisión, sin previo aviso, y en 1852 se unió a ella el pintor y paisajista inglés Henry Price, quien recorrió las provincias de Antioquia y luego cayó enfermo, y como no se recuperó del todo, se retiró.

Fue entonces cuando se vinculó, como voluntario, Manuel María Paz. En la expedición de 1854 al Chocó y a las provincias de la costa pacífica, Paz se desempeñó como dibujante y secretario de la Comisión, y la acompañó hasta el final, cuando el 7 de febrero de 1859 murió el general Codazzi sin culminar su labor.

En este mismo sentido, Juan Luis Mejía Arango recuerda que, con la muerte de Codazzi, desaparecía también la ilusión de tener la descripción completa de un país que se ignoraba a sí mismo. Pero que un siglo y medio después es rescatado del olvido con uno de los pocos testimonios que quedan de aquel esfuerzo fallido.

 





Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.