text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudios moleculares, un as contra el cáncer

      
Imagen relacionada
Estudios moleculares resultan de gran importancia en la batalla contra el cáncer.
En Colombia, 70 mil personas son diagnosticadas con cáncer cada año. En el mismo periodo mueren 36 mil a causa de esta enfermedad. Además de ser un grave problema de salud pública, sus tratamientos representan altos costos para los sistemas de salud. Por ello, el Grupo de Infección y Cáncer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia tiene pactada una cruzada en contra del cáncer de cérvix.

Ese es uno de los tipos de cáncer con mayor prevalencia en las mujeres colombianas, además del de mama. Para los hombres, los de próstata y pulmón son los de más impacto. Sin embargo, el cáncer en vías digestivas como el estómago, colon y recto, son frecuentes en ambos sexos.

El objetivo de los investigadores del Alma Máter es abordar el diagnóstico de este tipo de cáncer desde el nivel molecular, para establecer directamente la presencia del ADN del Virus del Papiloma Humano (VPH), y fortalecer la prevención de la enfermedad que podría ser, en el nivel mundial, la causa de muerte de cerca de un millón de pacientes en el año 2030.

“Nosotros sabemos que si nos enfocamos en prevención, tendremos efectos poblacionales. De lograrlo, disminuirá la inequidad, uno de los problemas más grandes, dado que éstas son medidas que apuntan a beneficiar toda la sociedad por igual”, explicó Gloria Inés Sánchez, coordinadora del grupo de investigación.

Por ello, este análisis es un gran estudio que vincula a 3 mil mujeres de Medellín y que cuenta con el respaldo de las EPS Comfama, Comfenalco y Sura, así como de Metrosalud, la Empresa Social del Estado.

El estudio promete extenderse a regiones como el Urabá antioqueño, donde se usará la prueba del VPH en 5 mil mujeres, para detectar el cáncer de cérvix y demostrar la eficacia de los análisis moleculares en el diagnóstico de este mal.

La científica explicó que por medio de una citología se puede lograr un 50 por ciento de sensibilidad ─detección de 5 casos entre 10 mujeres enfermas, en el mejor de los escenarios─, mientas que con las pruebas moleculares el resultado es del 100 por ciento.

Adicionalmente, en el caso de tener resultados negativos para cáncer, se podría repetir la prueba en un plazo de cinco años y evitar los estudios citológicos que anualmente se debe realizar toda mujer después de iniciar su vida sexual.

Sánchez anunció el desarrollo de otro estudio que contará con la cooperación y el aval financiero de la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer, radicada en Lyon, Francia. Éste observará los riesgos y las causas del cáncer de mama en las mujeres de Medellín. Se trata de la primera indagación en Latinoamérica sobre casos y controles de cáncer de seno, bajo una modalidad multicéntrica o que vincula a varias instituciones.

La idea es buscar apoyo de agencias locales, pero ya inició la capacitación de las personas que van se encargarán de la recolección de las muestras, el manejo de los materiales y los protocolos. En Medellín, la investigación se realiza en cooperación con el Instituto de Cancerología de la Clínica de las Américas, donde se tratan la mayoría de los casos de cáncer de mama que ocurren en la ciudad.

El estudio, el primero que se realiza en Latinoamérica, servirá como modelo para las mediciones que se realizarán en iguales condiciones a mujeres de Chile, México, Costa Rica, Brasil y Colombia, países en los que se espera reconocer en 3 mil mujeres diagnosticadas con cáncer de seno y otro número igual sanas, si las primeras tienen ciertas características genéticas y/o factores socio-demográficos y hormonales, que las diferencian de las segundas.

“Sabemos que en el cáncer de seno, el principal factor de riesgo es el alto nivel o el tiempo en que la mujer esté expuesta al estrógeno, presente muchas veces por el consumo de los anticonceptivos. La exposición durante la vida a esas hormonas, puede variar cuando se tiene hijos a edades más avanzadas o también por tener menos hijos”, señaló Sánchez.
 

La otra cara del desarrollo

Elcáncer de senosería también una consecuencia de situaciones sociales y económicas que han cambiado la vida femenina. Por ejemplo, el uso de la píldora ha postergado la edad para embarazarse y generado más condiciones para que las mujeres accedan a la educación y al trabajo. Sin embargo, esa misma situación hace que sus ocupaciones las limiten para practicar actividades físicas y preparar alimentos sanos que eviten el sobre peso.

“Estos factores han presentado cambios en el siglo XX especialmente, e interactúan con condiciones biológicas y moleculares para que en la época moderna, aumente el cáncer en el mundo. De hecho, los países en desarrollo que ya tuvieron esos cambios socio-demográficos, tienen mayores tasas de cáncer en la actualidad. En Latinoamérica, a medida que hay mejores indicadores de desarrollo socio-económico, se encuentra el patrón marcado de un aumento de cáncer de mama”, explicó la médica.

En el estudio sobre factores de riesgo de cáncer de seno, el Alma Máter está representada por los aportes científicos de los departamentos de Patología, Ginecología y Obstetricia y del mencionado grupo de investigación. También cuenta con el apoyo de investigadores de los grupos de investigación Alimentación y Nutrición Humana, y de Epidemiología, ambos de la Universidad de Antioquia.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.