text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cultivos de cacao, ideales para reducir CO2 en el ambiente

      
Imagen relacionada
Investigadores de la Escuela de Geociencias de la UN en Medellín trabaja en este proyecto ambiental. Foto: Agencia de Noticias de la UN.
Investigadores de la Escuela de Geociencias de la UN en Medellín avanzan en un proyecto que, además de estudiar los procesos productivos del fruto, evalúa su potencial para acumular carbono, no solo en su árbol, sino también en el suelo del cultivo.

Edna Ivonne Leiva explica que el proyecto pretende “disminuir las altas concentraciones de CO2 (dióxido de carbono) en el ambiente, que llevan al cambio climático, a la elevación de la temperatura y a todos las alteraciones en el agua y en el ciclo hidrológico”.

Aunque se considera que los cultivos forestales son los principales captadores de carbono, los cultivos agrícolas también hacen grandes fijaciones de este. Ese es el caso del cacao, que, además, de chocolate puede servir para producir biomasa.

Las pruebas se desarrollaron en distintas zonas de bosque seco tropical, húmedo tropical y húmedo premontano, con plantaciones de diferentes edades. Se encontró que su suelo es el que más fija el carbono; que la raíz, por ser leñosa, es la segunda parte que más lo atrapa; y que sus ramas y hojas contribuyen al ciclo productivo de materia orgánica en el suelo.

En ese sentido, calcula Leiva: “un árbol durante el año puede producir hasta un kilo de hojarasca, que serían unos 500 gramos de materia orgánica y que equivaldría, más o menos, a 250 gramos de carbono fijado”. Y, a partir de esos datos, agrega: “se pueden hacer estimaciones para que el agricultor pueda vender fijación de carbono en el mercado internacional de bonos”.

El mercado de bonos de carbono consiste en combatir las grandes emisiones de gases contaminantes que hacen los países industrializados mediante el patrocinio y financiamiento, por parte de estos, de la conservación de bosques que capturen estas partículas a largo plazo, lo que harían también las plantaciones de cacao.

En Colombia, el cultivo de cacao es de alto impacto, dado que es un fruto que puede tener hasta treinta años de productividad óptima y estable, dependiendo de las condiciones del suelo, del manejo nutricional y sanitario y de los materiales genéticos. Asimismo, los investigadores avanzan en el estudio del estado nutricional de los cultivos del fruto chocolatero, para encontrar los patrones idóneos de nutrientes en el árbol.

El proyecto ya cuenta con datos concretos que estiman los índices en los que se beneficiaría el sector agrícola nacional. Los resultados del estudio serán presentados en el XIX Congreso Latinoamericano de Ciencia del Suelo, que se efectúa esta semana en Argentina.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.