text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudiante ilustra científicamente especies de tortugas

      
Imagen relacionada
Bogotanos leen 2,90 libros por año.
Los trazos de Adrián y la representación de los rostros, cuerpos y características especiales morfológicas de las treinta especies de tortugas en el país se hicieron con todo el rigor de la ilustración científica, proceso como el adelantado por José Celestino Mutis en la Expedición Botánica y con el cual el país y el mundo se enteraron de la existencia y las formas de miles de especies de flora en el territorio nacional. Los dibujos integrarán una cartilla que se diseñará e imprimirá para este propósito.

Para Vásquez, que pertenece al grupo de Biología de Organismos Tropicales de la UN (Biotún) el trabajo que desarrollo tiene dos objetivos claros: llenar el vacío existente en el país en cuanto material fotográfico de cada una de las especies, porque no existe, e identificar plenamente las características especiales de las tortugas.

“Las fotografías que nosotros habíamos encontrado no permitían ver dichas características, y no iban a facilitar el trabajo de descripción o identificación de la policía en el momento de hacer las incautaciones. Hablando con la profesora Argenis Bonilla, surgió la idea de hacer las ilustraciones científicas, pero a color”, dice.

Vásquez,
que se gradúa este mes de biólogo en la UN, señala que hay treinta especies de tortugas en Colombia, de las cuales una es introducida y dos aparecen con registro no confirmado para el país.

Estas ilustraciones, a juicio del grupo Biotún, permiten la fácil identificación de las tortugas porque hacen hincapié en las características diagnósticas con las cuales se van a diferenciar las especies continentales de Colombia, tarea que será clave en los operativos de las autoridades.

Vásquez, bogotano de nacimiento y cuyo promedio fue de 4,2, cuenta que su pasión por la Biología no solo es por las tortugas, sino por todos los animales. “El dibujo es algo heredado; mi mamá es artista. No  obstante, no había explorado esta faceta. Lo hice para colaborar con el proyecto y apoyar la identificación de las especies por parte de la policía y del Ministerio de Ambiente, y así entregarles una herramienta útil a la hora de hacer su trabajo”, declara.

Y es que, a simple vista, no habría diferencias entre especímenes, por ejemplo, de hicoteas, porque sus colores generales son casi iguales. Las hicoteas, las más traficadas en el mundo, precisa el biólogo, son dulceacuícolas, es decir, cuentan con patas palmeadas, como se ve en las ilustraciones. Su caparazón es verde oliva y tiene en los escudos vertebrales, costales y marginales, pecas centrales negras. Pero la gran diferencia está en la cabeza.

“Trachemys callirostris tiene una lista posorbital de color naranja que no toca la parte posterior de la órbita, es decir, la parte de la coronilla trasera del ojo. Y, en la mandíbula y en la maxila, posee unas manchas amarillas circulares, u ocelos (su nombre técnico). Si se habla de Trachemys venusta, o de venas, las características cambian, a pesar de que a simple vista parecen iguales. La lista posorbital sí toca la parte trasera de la órbita y, en lugar de círculos, posee líneas longitudinales amarillas que se extienden hasta la parte posterior del cuello”, explica, al reconocer que la identificación de los organismos es supremamente difícil.

Agrega que la gran mayoría de reptiles tienen coloraciones regionales, es decir, que cambian dependiendo del clima y de las condiciones del entorno en el que habitan. Por ejemplo, una de sus especies puede ser de una coloración en el Amazonas y contar con otra en el Pacífico.

La tercera especie de hicotea es la Trachemys scripta elegans, hicotea de orejas rojas. Fue introducida al país por el tráfico mundial de especies, en los años setenta. Su distribución original es de América Central y del Norte.  La diferencia básica es que la lista posorbital ya no es naranja, sino roja, y también toca el ojo. Por eso se confunde con la venosa. No obstante, posee otras características que la diferencian si se aprecian con cuidado. Por ejemplo, el caparazón ya no tiene manchas negras, sino líneas lisas transversales.

Con la explicación, Vásquez confirma que el amor por la ciencia siempre lo ha acompañado. “Nació conmigo. Siempre me han gustado mis animales y su estudio”, dice.

Su trabajo hace parte de la tarea que el grupo Biotún adelanta en alianza con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, desde 2009, cuyo fin es contribuir al control del tráfico de especies tales como las tortugas, en especial las hicoteas.

 






Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.