text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudiantes desarrollan idea de vivienda colectiva en Bogotá

      
Imagen relacionada
Los jóvenes se acercan a la arquitectura. Foto: Unimedios/Agencia de noticias de la UN.
El director del Museo Leopoldo Rother, Ricardo Daza, afirma que el programa Arquitectura + Niños está dirigido, en esta ocasión, a jóvenes de grado 11.º del Colegio Cafam en Bogotá, porque su programa académico-vocacional incluye la especialización en este arte desde grado 9.º.

“El museo ha empezado a identificar cuáles colegios tienen cierta pericia en este campo. Hoy desarrollamos un ejercicio a partir de la exposición que está vigente en el museo, 'Habitar el presente', que es sobre el desarrollo del urbanismo en España”, dice.  

El profesor cuenta que a cada pareja de estudiantes se le otorgó un sector del centro de Bogotá, en donde se les asignó un solar. Y agrega que, a partir de las premisas de la exposición (sobre la calidad de la vivienda y el tipo de organización), ellos reinterpretaron los actuales espacios e idearon cómo serían con la aplicación de conceptos de la muestra, como los de desarrollo sostenible y ecoambiental, por ejemplo.

Reconocieron elementos tales como densificar el centro con vivienda, observando principios y agentes externos —como los cerros, los vecinos, los edificios monumentales, del patrimonio, de las vías—, para así poder desarrollar el proyecto. Trabajamos con una observación de la propia exposición e imprimimos una gigantografía con el sector del centro en el que trabajaron”, resalta el profesor Daza.

El profesor de esta asignatura en el Colegio Cafam, Fabio Gutiérrez, destacó los alcances del proyecto, en especial porque está  dirigido a los jóvenes.

“Se tiende a creer que la Arquitectura es esnob y que está dirigida a las personas que pueden comprarla. Y no lo es. Es un arte y una profesión con beneficios para todos. Se trata de que los estudiantes sean más perceptivos y más sensibles a los espacios que los rodean. Independientemente si siguen esta carrera como su proyecto de vida. La idea es hacer mejores ciudadanos”, declara.

Y señala que muchos de sus estudiantes han contado la experiencia de acompañar a sus padres a comprar o alquilar vivienda. “Ver muchachos y chicas de 14, 15 o 16 años con nociones básicas de esta disciplina diciéndoles a sus padres datos clave para comprar o no vivienda es estimulante”, dice.

María Camila Potes y Nicolás Ricaurte,
estudiantes de grado 11.º afirman que la Arquitectura y la vida misma están fuertemente relacionadas.

“Es un arte. Ella integra gran parte de la vida y le da sentido a lo que vivimos a diario.
Estamos todo el día dentro de una casa o de un colegio, con una arquitectura definida que ni analizamos ni sentimos”, dice Nicolás.

La estudiante Potes asegura que su propuesta, desarrollada en el taller, tuvo en cuenta los espacios que se han perdido en la historia de la ciudad, como los ríos —que fueron tapados—, y los humedales, que sucumbieron ante el cemento.

“A través de ella, del arte, se puede mejorar la calidad de vida de las personas, su pensamiento, inculcar más el interés por el espacio y aprovechar más los recursos que tenemos. Hay que ir más allá de la concepción de ver los espacios o hábitats como unos cubos sin vida y nada más”, afirma María Camila.
 

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.