text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Herramienta predictiva abarataría pruebas de VIH

      
<div align=justify> El <strong>VIH</strong> destruye las células del sistema inmune, incluyendo el <a href=https://especiales.universia.net.co/vih-sida/destacado/primer-inhibidor-de-integrasa-para-vih/sida.html>tipo de glóbulos blancos de la sangre conocidos como </a><strong><a href=https://especiales.universia.net.co/vih-sida/destacado/primer-inhibidor-de-integrasa-para-vih/sida.html>CD4</a>.</strong> La <strong>Organización Mundial de la Salud</strong> recomienda que, idealmente, la <strong>TAR</strong> se brinde una vez que la cantidad de células CD4 baje a menos de 350 por microlitro de sangre, y en todos los casos cuando sea menor a 200. Desde el momento en que se inicie la TAR, los pacientes deben someterse regularmente a exámenes para monitorear cómo está reaccionando su sistema inmune. </div><div align=justify><br/> Pero <strong>estas pruebas requieren equipo y personal especializado,</strong> y <strong>la dificultad de brindarlos</strong> en países pobres se ha identificado como u<strong>n <a href=https://especiales.universia.net.co/vih-sida/medica/terapia-contra-el-vih-es-mas-efectiva-en-forma-temprana.html>factor en la carencia de provisión </a></strong><a href=https://especiales.universia.net.co/vih-sida/medica/terapia-contra-el-vih-es-mas-efectiva-en-forma-temprana.html>de <strong>TAR</strong></a>. En 2010, menos de la mitad de las 15 millones de personas en países desarrollados que necesitan <strong>TAR</strong> la estaban recibiendo. </div><div align=justify><br/> Los investigadores buscaron determinar si sería posible ‘clasificar’ a la gente en la <strong>TAR</strong> y priorizar los exámenes de <strong>CD4</strong> para pacientes con la mayor necesidad. Para ello, aplicaron una herramienta de clasificación basada en la predicción (PBC, por su sigla en inglés) a casi 2.000 muestras de sangre de personas sometidas a esta terapia en siete clínicas de varios países incluyendo Argentina, Malasia y Sudáfrica. </div><div align=justify><br/> Querían determinar si <strong>la herramienta podría reducir la necesidad de monitorear las células CD4 </strong>constantemente. En su lugar, hicieron un recuento <strong>de las CD4</strong> al comienzo de la <strong>TAR</strong> y luego usaron pruebas más baratas de glóbulos blancos para predecir el momento en que el número de las <strong>CD4</strong> bajaba a menos de 200 células por microlitro de sangre. </div><div align=justify><br/> Cuando la probaron en retrospectiva en muestras de sangre, la herramienta PBC clasificó correctamente 90 por ciento de las muestras en las cuales el recuento de CD4 había bajado a menos de 200. </div><div align=justify><br/> Publicado en la edición de abril de <strong>PLoS Medicine,</strong> los investigadores dijeron que <strong>usando la herramienta PBC</strong> podrían eliminar hasta 54 por ciento de los <strong>exámenes de CD4</strong>, potencialmente bajando costos y liberando recursos. </div><div align=justify><br/> “La introducción de <strong>PBC</strong> reducirá la carga sobre laboratorios de pocos recursos, liberando fondos para llegar a más pacientes”, dijo a <strong>SciDev.Net Ian Sanne</strong>, de la <strong>Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica</strong> y coautor de estudio. </div><div align=justify><strong><br/> Luis Montaner,</strong> autor principal del estudio y director del <strong>Laboratorio de Inmunopatogénesis VIH-1 del Instituto Wistar de Estados Unidos</strong>, dijo que necesitarían hacerse más estudios para mejorar la exactitud de predicción del método y demostrar la viabilidad y la rentabilidad del enfoque durante largos períodos en el campo. </div><div align=justify><strong><br/> Victor DeGruttola,</strong> profesor de <strong>Estadística de la Escuela de Salud Pública de Harvard</strong>, que no estuvo involucrado en el estudio, dijo a <strong>SciDev.Net:</strong> “Este estudio demuestra cómo una herramienta estadística bastante sencilla <strong>—PBC—</strong> puede ayudar a hacer que el costo de monitorear a los<strong> pacientes infectados con VIH que reciben TAR</strong> sea moderado… mientras brinda cuidado de calidad”. </div><div align=justify><br/></div><br/>
El VIH destruye las células del sistema inmune, incluyendo el tipo de glóbulos blancos de la sangre conocidos como CD4. La Organización Mundial de la Salud recomienda que, idealmente, la TAR se brinde una vez que la cantidad de células CD4 baje a menos de 350 por microlitro de sangre, y en todos los casos cuando sea menor a 200. Desde el momento en que se inicie la TAR, los pacientes deben someterse regularmente a exámenes para monitorear cómo está reaccionando su sistema inmune.

Pero estas pruebas requieren equipo y personal especializado, y la dificultad de brindarlos en países pobres se ha identificado como un factor en la carencia de provisión de TAR. En 2010, menos de la mitad de las 15 millones de personas en países desarrollados que necesitan TAR la estaban recibiendo.

Los investigadores buscaron determinar si sería posible ‘clasificar’ a la gente en la TAR y priorizar los exámenes de CD4 para pacientes con la mayor necesidad. Para ello, aplicaron una herramienta de clasificación basada en la predicción (PBC, por su sigla en inglés) a casi 2.000 muestras de sangre de personas sometidas a esta terapia en siete clínicas de varios países incluyendo Argentina, Malasia y Sudáfrica.

Querían determinar si la herramienta podría reducir la necesidad de monitorear las células CD4 constantemente. En su lugar, hicieron un recuento de las CD4 al comienzo de la TAR y luego usaron pruebas más baratas de glóbulos blancos para predecir el momento en que el número de las CD4 bajaba a menos de 200 células por microlitro de sangre.

Cuando la probaron en retrospectiva en muestras de sangre, la herramienta PBC clasificó correctamente 90 por ciento de las muestras en las cuales el recuento de CD4 había bajado a menos de 200.

Publicado en la edición de abril de PLoS Medicine, los investigadores dijeron que usando la herramienta PBC podrían eliminar hasta 54 por ciento de los exámenes de CD4, potencialmente bajando costos y liberando recursos.

“La introducción de PBC reducirá la carga sobre laboratorios de pocos recursos, liberando fondos para llegar a más pacientes”, dijo a SciDev.Net Ian Sanne, de la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica y coautor de estudio.

Luis Montaner,
autor principal del estudio y director del Laboratorio de Inmunopatogénesis VIH-1 del Instituto Wistar de Estados Unidos, dijo que necesitarían hacerse más estudios para mejorar la exactitud de predicción del método y demostrar la viabilidad y la rentabilidad del enfoque durante largos períodos en el campo.

Victor DeGruttola,
profesor de Estadística de la Escuela de Salud Pública de Harvard, que no estuvo involucrado en el estudio, dijo a SciDev.Net: “Este estudio demuestra cómo una herramienta estadística bastante sencilla —PBC— puede ayudar a hacer que el costo de monitorear a los pacientes infectados con VIH que reciben TAR sea moderado… mientras brinda cuidado de calidad”.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.