text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Educación superior debe consolidarse y fortalecerse para TLC

      
Imagen relacionada
Educación superior debe consolidarse y fortalecerse para TLC.
Así lo indicó el vicerrector de Investigación de la UN, Alexánder Gómez Mejía, quien, además, dijo a Agencia de Noticias UN que, frente a este reto que enfrentará el país a nivel económico, social y de desarrollo, es necesario hacer ajustes claves en el mismo sistema.

“El TLC nos depara grandes retos, pero tenemos que ajustar el sistema de educación superior. Por ejemplo, para resolver un primer problema: en el país el porcentaje de educación superior es más alto que el de la formación de técnicos y tecnólogos. Esto no aplica en los países industrializados donde existe una pirámide en la formación, que se complementa. En Colombia no la tenemos. Y esto implica que hay que mejorar la oferta en programas tecnológicos y las condiciones laborales. Ser técnico en Alemania tiene un apoyo salarial y condiciones muy buenas, se permite un desarrollo social adecuado y no es visto con un sentido negativo o como una formación de segunda”, resaltó.

Y añadió que es este grupo el quele da sustento al desarrollo de la industria y de la misma investigación y tecnología.

El vicerrector Gómez Mejía aclaró que el TLC con Estados Unidos también puede representar algunas posibilidades de mejoramiento, como lograr acreditaciones internacionales y que los profesionales colombianos tengan acceso a trabajar en otros mercados del mundo.

Según afirmó, el actual sistema de educación superior del país ha pasado por varias etapas, como la que consideraba que era un privilegio con muy poca cantidad de estudiantes y cuya cobertura llegaba al 5%. Actualmente, se ha presentado una masificación de la misma educación superior, pero también la sociedad comienza a identificarla como un derecho: “La tendencia es a universalizar el acceso y ya contamos con ejemplos, como la Uniminuto, en donde el acceso es universal y hay enfoques educativos diferentes”.

“Hemos alcanzado en el país el 35% de cobertura en educación superior, considerando el aporte que hace el SENA
. Hay cada vez mayor presión sobre el sistema. El tema educativo ha ido respondiendo a ese nuevo reto o requerimiento. Es un sistema de consolidación con educación parcialmente pública y privada y tiene una oferta amplia”, dijo.

En cuanto a la inversión actual de 0,16% del PIB en ciencia y tecnología que hace el país, el vicerrector manifestó que aumentará al 0,5% con el llamado Fondo de Ciencia y Tecnología, una de las locomotoras del plan de desarrollo del actual Gobierno nacional. Dicho fondo contará este año con una cifra aproximada de 800.000 millones de pesos, el equivalente al 10% de los recursos totales del sistema de regalías.

Reconoció que es un porcentaje menor que el de Chile, por ejemplo, y muchísimo menor que el de Estados Unidos, Japón, Alemania o los asiáticos. “Pero aun así tendremos un crecimiento que hay que consolidar. Vendrán nuevos aportes que deben nacer del sector empresarial e industrial, cuando este reconozca que invertir en CyT e innovación, en sus propias empresas, tiene un valor agregado importante”, aseguró.

No obstante, ratificó que la postura de la UN, frente a los recursos que constituirán ese fondo será muy crítica en lo que respecta a cómo van a ser repartidos y a cómo se va a hacer la evaluación técnica de su pertinencia, para así evitar que se politicen y se conformen “carruseles”.
 
 
La Universidad Nacional  frente al TLC

El vicerrector declaró que, durante los últimos años, la UN comenzó a consolidar el sistema de investigación, que responde a las necesidades propias del país. “La UN financia internamente investigación. Tenemos una consolidación en esta área que fortalece a la extensión y que nos permite trabajar con el sector externo, social y empresarial. Es la extensión solidaria”, dijo.

La UN tiene que hacer un esfuerzo grande en el trienio, en el Plan de Desarrollo de la administración del rector, Ignacio Mantilla, para consolidar la infraestructura para la investigación.

“Este es un tema fundamental, pero se olvidó porque Colcienciasacabó con los programas de financiación y las convocatorias que tenían para el apoyo a equipos robustos, enfocados en los doctorados nacionales. Las actuales convocatorias no contemplan enfoques específicos, ni en apoyo a infraestructura ni en equipos. Y la ley de regalías tiene un enfoque de las regiones, que desfinancia los centros que están medianamente capacitados para hacer ciencia y tecnología (el 80% de este trabajo se hace en Bogotá, Medellín y Cali) y no se fortalecen sus capacidades de infraestructura. Ese es el principal problema del sistema”, afirmó.

En ese sentido, la locomotora de la innovación, como la bautizó el propio Gobierno en su Plan de Desarrollo, no pasaría de ser el Tren de la Sabana frente al bala de Japón o el AVE español si no se hacen esas inversiones en infraestructura para la CyT.

Sin embargo, señaló que la UNtiene programas con una tradición y una estructura muy fuertes. “Debemos tener claridad en que el TLC no nos va a convertir en una universidad tecnológica. El fortalecimiento de las áreas de artes, ciencias humanas y todas las áreas creativas tiene muchísima vigencia. Tenemos que fortalecer el sistema completo. La investigación es de las ciencias naturales, como de la filosofía, etc. Es lo que nos va a permitir el crecimiento social del país, y no con un criterio exclusivamente instrumentalista ni tecnológico. En eso, la UN está preparada y tenemos que liderar ese cambio, al menos en el sistema de universidades públicas del país”.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.