text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Búsqueda de agentes terapéuticos para el párkinson

      
Imagen relacionada
La investigación sobre la enfermedad de párkinson busca focalizarse en el tratamiento más que en su prevención. Foto: Agencia Nacional de Noticias de la UN.
La enfermedad de párkinson está rodeada de preguntas relacionadas con su origen y tratamiento; por esta razón, el químico Fernando Cardozo, PhD en Ciencias Médicas, adelanta estudios para buscar herramientas terapéuticas ante la aparición de esta mortal neurodegeneración.

“Nosotros entendemos muy bien los procesos que ocurren en el cerebro durante la enfermedad y sabemos que hay dos mecanismos para abordarla: prevenirla, lo que conlleva a estudios desde el punto de vista dietario y de medicamentos, o tratar de disminuir la progresión de la enfermedad al ser detectada”, comenta Cardozo.

Esta enfermedad degenerativa se presenta cuando empiezan a desaparecer las neuronas que producen dopamina; genera deficiencias motoras, temblor en estado reposo y deja totalmente inmóvil a quien la padece hasta causar su muerte.

Usualmente, afecta a personas de la tercera edad, y tan solo entre el 5% y el 10% de los pacientes son diagnosticados antes de los 40 años. Según Cardozo, generalmente se determina a los 50 años y el peor déficit motor se presenta a los 75 años, aproximadamente.

Lo anterior supone que para trabajar mecanismos para tratar el párkinson, se cuenta con 20 o 25 años con cada paciente bajo condiciones normales, y dentro de este rango, intentar garantizar que cumpla más de 80 años sin mayores deficiencias motoras.

“Nosotros ahora trabajamos con terapias génicas, tratando de restablecer capacidades de reparaciones al sistema genómico de las neuronas y, de esa manera, prevenir la muerte neuronal”, afirma Cardozo, especialista con posdoctorado en Neurología de la Universidad del Sur de la Florida.


Modelando con roedores

Actualmente, se adelantan estudios con modelos de roedoressometidos a procesos de neurodegeneración en el que pierden hormonas neurotransmisoras, como sucede en el envejecimiento de pacientes con este mal.

Los roedores tienen una vida de 25 meses en promedio, lo que equivale a 75 años en el hombre. En ellos se practican los principales estudios que podrían arrojar resultados óptimos en la búsqueda de un tratamiento adecuado.

Según Cardozo, a los 18 meses los ratones comienzan a perder la dopamina, característica que sirve como modelo para el análisis de la enfermedad, por medio de pruebas de laboratorio.

El trabajo consiste en administrar, directamente en el cerebro del roedor, sistemas genéticos en los que se fuerce la expresión de un gen particular que ayuda a la reparación del ADN para prevenir la muerte de las neuronas afectadas.


Como el mismo especialista asegura, estudios como este hacen creer en una esperanza para superar el párkinson. Lo importante es cambiar el foco de las investigaciones porque se habla mucho de la prevención, pero es muy difícil lograrlo con una enfermedad cuyo origen es desconocido.

“Si nos focalizamos en cómo demorar la progresión y mejorar la calidad de vida del paciente, yo creo que en un periodo cercano vamos a estar en ese nivel. Actualmente, hay estudios clínicos con otros sistemas virales que están administrando factores de crecimiento, los cuales ayudan a que las neuronas se fortalezcan y permanezcan vivas más tiempo”, concluye.

Este mismo sistema ya se está usado en estudios clínicos con pacientes, y de tener resultados positivos, se expandirá muy fácilmente a toda la población que padece esta enfermedad.

El estudio fue presentado en el curso “Neurodegeneración: del laboratorio a la clínica”, previo al VIII Encuentro Nacional de Neurociencias y al IX Seminario Internacional de Neurociencias, organizado por el Colegio Colombiano de Neurociencias (Colne), con el apoyo de la UN.
 
 

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.