text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hongos ayudarán a generar energías limpias

      
Imagen relacionada
Los hongos ligninolíticos producen zetas que tienen la capacidad de degradar el polímero de lignina. Foto: Agencia de Noticias de la Universidad Nacional.

Así lo afirmó Susana Camarero, científica titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, que explico que el objetivo principal de estudiar estos hongos y sus enzimas radica en “la obtención de combustibles, materiales y productos químicos (biotecnología blanca) a partir de recursos vegetales renovables. El propósito final es contribuir al desarrollo sostenible de nuestra sociedad y reducir el calentamiento de la biosfera a través de una reducción en el consumo de recursos fósiles”.

Los hongos ligninolíticos producen zetas que tienen la capacidad de degradar el polímero de lignina, principal componente de la materia vegetal después de la celulosa. La mayoría de estos hongos pertenecen al grupo Basidiomycetes y son los más eficaces para degradarla.

“Estos hongos son capaces de degradar este polímero gracias a la secreción de unas enzimas extracelulares que son oxidoreductasas, que, además, les permiten degradar una gran cantidad de compuestos aromáticos recalcitrantes”, explica Camarero.

Esta degradación es un paso clave en el reciclado del carbono en los ecosistemas terrestres y un aspecto central cuando se piensa hacer uso a nivel industrial de la biomasa vegetal en biorrefinerías, para la producción de combustibles, productos químicos y otros que no sean derivados del petróleo.

“El carbón orgánico está en su mayor parte fijado en la lignocelulosa y, realmente, el aprovechamiento de esta sustancia como materia prima renovable es una cuestión que está muy en boga hoy en día, dado el problema de la carestía de los recursos fósiles. Llegará  el momento en que tengamos que hacer uso de otras energías. En este aspecto se investiga la biomasa vegetal no alimenticia para aprovecharla en biorrefinerías y generar energía a partir de ella. De hecho, ya hay en curso varias plantas de este tipo a escala piloto, pero se hacen necesarios más esfuerzos científicos y políticos”, concluye Camarero.

El CSIC es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa. Su objetivo fundamental es desarrollar y promover investigaciones en beneficio del progreso científico y tecnológico.

Actualmente, concentra muchas de sus investigaciones en la línea de las energías limpias y la biotecnología, que es la aplicación de los organismos vivos o de sus enzimas para la producción sostenible de compuestos químicos, materiales, biocombustibles, etcétera.

La biotecnología puede ayudar a reducir el impacto ambiental y a tener procesos más limpios y eficientes. En concreto, puede aportar soluciones innovadoras para diferentes procesos, lo que los optimiza, reduce su impacto y contribuye al desarrollo de productos adicionales.

La doctora Camarero estuvo en la UN gracias a la Dirección de Investigaciones de la sede (DIME).

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.