text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los 10 mitos de la comunicación verbal

      
Los 10 mitos de la comunicación verbal
La comunicación siempre está filtrada por las percepciones personales. Fuente: Universia.
Lee también:
 
 
 
 
Hablar en público es un arte que se domina con el paso de los años y la práctica. Los grandes oradores pasan mucho tiempo preparando sus presentaciones y saben perfectamente que todo lo que se hace mientras se está sobre un estrado comunica, de un modo u otro. Además, hay que tener en cuenta que los malos consejos sobre esta práctica abundan, tanto en libros como en sitios web. Para ayudarte a ser un buen orador, te presentamos los 10 mitos acerca de la comunicación verbal, publicados por el portal ragan.com


1. Hablar en público es un miedo paralizante.
Si bien los nervios te pueden jugar una mala pasada al enfrentarte a una gran audiencia, nadie ha salido gravemente herido por hablar en público.


2. Imaginar a tu audiencia desnuda calmará tus nervios. Aunque intentes percibir a tu audiencia como más vulnerable, esta práctica sólo te distraerá de tu discurso.


3. Los introvertidos son tímidos. Las personas introvertidas no son necesariamente tímidas. Llegado el momento adecuado, pueden mostrar su lado más abierto y sociable.


4. La improvisación puede salvarte. Los temas de los discursos suelen prepararse con mucho tiempo de anticipación. Improvisar al momento de pronunciarlos sólo te hará lucir más despistado.


5. Hacer contacto visual no es necesario. Muchos afirman que la mejor receta para calmar los nervios es mirar por encima de la audiencia, olvidando la importancia de establecer contacto visual.


6. Está bien pasarse de tiempo. Los discursos tienen un tiempo estipulado de antemano. Si no lo respetas generarás incomodidad en tus interlocutores.


7. Cuánto más información, mejor comunicación. No siempre es bueno bombardear a tu audiencia con datos. Decir poco y que sea recordado es una estrategia mucho más recomendable.


8. Empezar con un chiste te ayudará a romper el hielo. Si bien este recurso es muy usado por muchos oradores, antes de recurrir a él debes asegurarte que el ambiente es propicio, ya que el humor puede ser también contraproducente.


9. Debes ser perfecto. Todo el mundo se equivoca. La buena noticia es que las audiencias suelen perdonar los errores, siempre y cuando el orador los reconozca y se los tome en gracia.


10. Lo que dices es lo que se entiende. La comunicación siempre está filtrada por las percepciones personales. Es posible que, aunque seas lo más claro posible, tu receptor no entienda lo que le quieres transmitir.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.