text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo lidiar con un jefe enojado

      
Cómo lidiar con un jefe enojado
No dejes que el malhumor te contagie. Fuente: Universia.
Lee también:
 
 
 
Habitualmente, los buenos líderes saben cómo controlar su temperamento. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con jefes malhumorados o enojados que dificultan el normal funcionamiento de la compañía. Si esto es lo que sucede en tu empresa, no desesperes y aprende algunas técnicas para sobrellevar esta situación lo mejor posible.

A continuación, te presentamos 8 consejos para lidiar con un líder que siempre está molesto, publicados por el portal wikihow.com


1. Identifica el motivo del enojo



Aunque te parezcan irracionales, es importante que identifiques por qué tu jefe está enojado. ¿Es un estado que tiene normalmente o sientes que eres el causante directo de su mal humor?


2. Reconoce sus acciones



Invadir el espacio personal, atacar verbalmente, criticar excesivamente o hacer abuso de poder son acciones fácilmente detectables que esconden la irritabilidad de tu superior.


3. No dejes que afecte tu autoestima



Para mantener tu mente sana, es necesario que recuerdes que generalmente los ataques de tu jefe no son en contra tuyo. Valórate como profesional y no dejes de cumplir con tus tareas.


4. Sé un empleado modelo



Si quieres apaciguar el enojo de tu jefe, es importante que cumplas a rajatabla con todas tus obligaciones. Llega a tiempo, sé amable y muéstrate dispuesto a ayudar a los demás.


5. Demuestra tu experiencia



Procura evitar los conflictos y demuestra a través de tus acciones por qué eres un profesional experimentado y con la capacidad suficiente para desempeñar bien tu rol en la empresa.


6. Mantén una distancia profesional



Por más que quieras ayudar a tu jefe a superar el mal momento que atraviesa, es importante que siempre mantengas una distancia profesional para no dar lugar a malentendidos.


7. No critiques



No caigas en la tentación de criticar a tu jefe a sus espaldas con otros miembros del personal. Estas acciones no sólo pueden poner en peligro tu continuidad laboral sino que no aportan nada para solucionar el problema de fondo.


8. Relájate



No dejes que el clima de tensión y el mal humor generalizado te contagie. Si debes encarar a tu jefe y pedir una reunión mantente calmo y no dejes que tus nervios te jueguen una mala pasada.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.