Noticias

Despierta una industria en Colombia: Guadua

      
En la Sede Palmira hay un taller dedicado al estudio de la guadua. Fuente: Archivo particular.
En la Sede Palmira hay un taller dedicado al estudio de la guadua. Fuente: Archivo particular.

Lee también:

Con fibra de guadua magnética se transportarán enzimas

El buen momento de la industria ovina en Colombia

Se consolida la industria automotriz colombiana

 

La academia avanza en ampliar su clasificación taxonómica, establecer sus propiedades como material industrial, de construcción y de diseño, así como sus cadenas de comercialización.

El futuro de la incipiente industria de la guadua en Colombia es, a todas luces, más que alentador. Especialistas califican a la planta como a un “gigante” que se está despertando. De hecho, el bambú nacional se describe como uno de los más apropiados del continente para fabricar muebles, utensilios, adornos y hasta puentes e instrumentos. Más aún, se constituye en una alternativa para la arquitectura y la construcción, dadas sus características de sismorresistencia.

Es uno de los recursos forestales renovables más usados en el país desde tiempos prehispánicos, un renglón esencial para la economía de miles de familias rurales y una de las maderas que tiene mayor potencial para innovar en diseños y usos.

Según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), el país ocupa en América Latina el segundo lugar en cuanto a diversidad, expresada en nueve géneros y setenta especies reportadas, de las cuales veinticuatro son endémicas y unas doce esperan a ser descritas.

Se estima que, entre 1993 y 2002, esta gramínea originó recursos por 8.611 millones de pesos
, cifra que, según las corporaciones autónomas regionales, refleja el aprovechamiento de 3.075.592 plantas, de las cuales se obtuvieron 12.302.368 piezas comerciales. Según la Sociedad Colombiana de Bambú, existen unas 55.000 hectáreas de guaduales. El eje cafetero y Cundinamarca albergan grandes porcentajes.

Sin embargo, en esta última región, los pobladores de la provincia de Rionegro (norte del departamento) no apreciaban este material, pues no le encontraban un uso rentable, pese a estar inmersos entre un cúmulo de bosques naturales de esta planta. Por eso, eran devastados para crear zonas de ganadería.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.