text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Lucha por la tierra en Colombia, origen del conflicto

      
conflictos-tierra-colombia-noticia
Históricamente, la lucha territorial ha estado justificada en la concentración de tierras. Fuente: UN
La profunda guerra, presente en nuestro país hace más de 50 años, ha desarraigado al menos al 10 por ciento de la población. Familias enteras han abandonado cerca de seis millones de hectáreas. Como consecuencia del hecho, hoy sólo poseemos cinco millones de hectáreas cultivables para el abastecimiento alimentario.

Durante la Cátedra Debates Universidad Nacional, desarrollada en la Sede Palmira, Fajardo indicó que, a partir de los años 60, los acuerdos comerciales transformaron el país. “Los avances en ciencias agronómicas debían generar beneficios para la humanidad. Sin embargo, se convirtieron en una especie de maldición” asegura Fajardo.

Y añade: “Nuestras tierras se han usado a favor del consumismo y de las nuevas dietas alimenticias que llegan,  a través de acuerdos comerciales, a otros países. Es increíble que haya sobreproducción de alimentos a nivel mundial. Se está produciendo casi el doble de la comida que necesitamos; además, la estamos consumiendo en la forma que no debemos”, afirma el profesor.

Fajardo explica que, desde el siglo XIX, han surgido una serie de inequidades profundas en nuestro país. “hay una concentración pavorosa de la tierra, aspecto que impulsó la colonización como una forma de garantizar el acceso a los terrenos y la alimentación de campesinos en muchas zonas del país”.

El docente expresa que Colombia es un país poseedor de grandes terrenos agrícolas con importantes recursos hídricos y de biodiversidad.

Sin embargo, asegura: “el problema es cómo se hace el aprovechamiento de esos recursos .Tenemos más del 50 por ciento de los municipios en riesgo por subabastecimiento de agua y estamos exportando energía eléctrica.

Carecemos del 50 por ciento de alimentos y los estamos importando. Como agravante, los hemos dejado de producir. No hay una ausencia de posibilidades, sino una pésima distribución de nuestros recursos”.

El profesor Fajardo destacó que los actuales diálogos de paz están trascendiendo a otros interlocutores. Es decir, “es el país el que se está haciendo sentir, son las comunidades las que hablan de la pérdida de su alimentación, sus tierras y sus aguas El Paro de caficultores es una evidencia de esas protestas e intervenciones”.

Sin embargo, frente los diálogos, el experto asegura que el futuro de estos es incierto, pues el Gobierno tiene una actitud muy ambigua frente al tema.

“El mismo Ejecutivo se encarga de desvirtuar los diálogos. El presidente necesita que ese proceso de resultados, pero al mismo tiempo las fuerzas que presionan, están desprestigiando el proceso. Estamos viviendo una terrible contradicción que no hace visible hacia dónde va el proceso”, sostiene Fajardo.

Respecto a la importancia de la UN, frente a estos temas trascendentales, el profesor Fajardo concluye que “la Universidad Nacional, en su papel reflexivo y propositivo, debe formar profesionales que irradien conocimiento a la nación; misión contraria a la de formar profesionales que se ofrecen pobremente al mercado”.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.