text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

No se puede alegar como perdido algo que formalmente no se tenía: Julio Londoño Paredes

      
Julio Londoño Paredes
Londoño Paredes, exministro de Relaciones Exteriores de Colombia
El excanciller Julio Londoño Paredes explicó en conferencia sobre el diferendo limítrofe entre Colombia y Nicaragua, los pormenores del contexto complejo de circunstancias que dieron lugar a la demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), al tiempo que se refirió al proceso ante esa instancia y a la sentencia del 19 de noviembre pasado que tanta controversia ha producido en el país.

Londoño, quien es director del Observatorio de la Política Exterior Colombiana de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, subrayó la necesidad de hacer del caso una lectura reposada que permita establecer, sin especulaciones, las consecuencias del fallo para que el país comprenda el verdadero significado del mismo para los intereses nacionales.

En particular señaló que, a partir de la sentencia de 2007, que claramente desestimó el valor del Meridiano 82 como frontera entre los dos países, Colombia mal podría haber alegado algo que la Corte ya había declarado sin validez.

Sostuvo que los espacios marítimos que durante décadas algunos mapas colombianos mostraron como propios no eran exactos en todos los casos porque las áreas señaladas unilateralmente no estaban legalmente delimitadas.

Naturalmente, a la luz de ese estereotipo, muchos llegaron a la conclusión de que el fallo habría implicado pérdidas de grandes proporciones, algo que no ha podido ser sustentado porque a la hora de la verdad no existen términos de referencia para hacer las cuentas que se han hecho, porque no se puede alegar como perdido algo que formalmente no se tenía.

Al referirse a aspectos técnicos de la discusión del caso ante la Corte, el embajador explicó algunos detalles de la refutación que hizo el asesor James Crawford ante la presentación marginal y “falseada” que hiciera un asesor de Nicaragua sobre lo que sería el “medio efecto” del Archipiélago de San Andrés en la delimitación, subrayando que Crawford en su momento rebatió debidamente la mención nicaragüense del tema, como era necesario hacerlo, advirtiendo que no constituía propuesta alguna de delimitación.

Reiteró las peticiones finales que hizo en su condición de Agente de Colombia ante la Corte, que incluían la solicitud de rechazo de la posición de Nicaragua sobre la plataforma alargada, la ratificación de la soberanía de Colombia sobre la totalidad de los cayos del Archipiélago y el señalamiento de la frontera marítima con base en la línea media entre el Archipiélago de San Andrés y la costa y las islas nicaragüenses, más allá del Meridiano 82.

Londoño también recalcó que si bien las pretensiones colombianas no fueron en su totalidad aceptadas por la Corte, tampoco fueron reconocidas las intenciones de Nicaragua, que pretendía una frontera ubicada más cerca de Cartagena que de la costa nicaragüense.

A ello agregó que, sin perjuicio de los defectos del fallo y del enclave de dos de los islotes reconocidos en todo caso a Colombia, la suma de logros de la defensa colombiana incluyó el reconocimiento de la soberanía sobre las islas y la totalidad de los cayos, y que las áreas marítimas generadas para Colombia según la sentencia le adjudican al Archipiélago de San Andrés áreas de exclusividad económica tan extensas como los departamentos de Norte de Santander, Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Huila, Valle del Cauca, Quindío y Risaralda juntos, una porción de mar nada despreciable, que le permite al país ser dueño de los recursos de la mayor parte del Caribe Occidental.

Ante las preguntas acerca de los responsables del fallo, Londoño fue enfático en reiterar que a lo largo de todos los gobiernos existió coherencia en la línea de defensa y todos obraron con diligencia y patriotismo, haciendo lo que les correspondía.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.