text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

"Los niños son capaces de crear definiciones potentes, poéticas y reveladoras", dijo el escritor Javier Naranjo

      
Los niños son capaces de crear definiciones potentes, poéticas y reveladoras
Crédito: Reproducción

 

¿Cómo ven los niños el mundo? Impulsado por esta curiosidad, al escritor Javier Naranjo se le ocurrió preguntar a sus pequeños alumnos de la ciudad de Antioquía, región rural de Colombia, la definición de algunas palabras. El resultado de este experimento lo llevó a realizar una compilación, durante diez años, de miradas ingenuas, creativas y llenas de verdades devastadoras sobre la realidad. Las mismas están publicadas en el libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños.

 

» Descargue parte del libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños
» Más de 1.000 libros para descargar gratis en español, portugués, inglés y francés

 

La obra se convirtió en el éxito de la última edición de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Fue publicada por primera vez en Colombia en 1999 y reeditada a principios de este año. En breve tendrá una versión en portugués. "Los niños tienen otra manera de entender el mundo. Son capaces de crear definiciones potentes, poéticas y reveladoras", le dijo el escritor a Universia Brasil (Lee la entrevista en portugués).

 

En este diccionario, un adulto es "persona que en toda cosa que hable, primero ella", la madre es "quien entiende y después se acuesta a dormir" y el agua es una "transparencia que se puede tomar", entre otras cosas. "Para la publicación seleccioné y corregí puntuación y ortografía. Nada más", explicó Naranjo.

 

A continuación, lee la entrevista completa con Javier Naranjo:

 

El libro "Casa de las estrellas: el Universo Contado por los Niños" ahora es un fenómeno. ¿Cómo reacciona ante de las críticas positivas?

Bueno, yo estoy muy muy sorprendido y agradecido con un cierto pudor porque es un trabajo de los niños. Trabajo con los niños desde hace muchos años. Me quedé sorprendido porque no es la primera edición. Es la cuarta. Este éxito es una locura. Tengo algunas teorías al respecto. La primera es que las ediciones anteriores han carecido de difusión. Antes, en Colombia, había algo de difusión en los medios. Ahora la difusión ha alcanzado un tamaño increíble. Mi otra teoría, es un poco soñadora o si quieres, romántica. Pienso que para todo hay un tiempo. Hay libros que nos llegan que son poderosos y excelentes pero que no te sientes preparado aún para ellos. No piensas que estoy suponiendo que la gente no estaba preparada para "Casa de las estrellas". Quizá para algunas personas no era el momento de escuchar algunas de estas cosas tan fuertes, tan poéticas y tan reveladoras que dijeron los niños.

 

¿Cómo surgió la idea de hacer este trabajo?

Yo simplemente trabajaba como profesor de fotografía y creación literaria en un colegio campestre en Antioquía. Me dieron toda la libertad para realizar las clases a mi modo. En un momento de creación literaria, inventé un trabajo de escritura con los niños. Era una tarea con mucha lectura. Me gustaba y me emocionaba. Un día en un juego de escritura pregunté lo que significaba la palabra "niño" para ellos. Y ahí comenzó todo. Me contestaron cosas como "un niño es un amigo que tiene pelo corto y marrón y que se acuesta temprano". Me quedé impactado por la capacidad de síntesis, por la lógica que encontré y por la eficacia en la definición. Continuamente empecé a explorar más palabras con ellos. Resultó que reíamos mucho cuando leíamos todo. Se convirtió en un juego. Esa fue una exploración que continuó a lo largo de los años. Eso me permitió desarrollar el libro "Casa de las estrellas: el Universo Contado por los Niños".

 

¿Cuál fue el propósito de este proyecto?

Con este trabajo me gustaría decirle a los demás que tantas veces los niños tienen tanto para decirnos y no los escuchamos, los desestimamos, los dejamos aparte. A veces siento que los niños están solos en un mundo que se niega a escucharlos y a entender su enorme dolor, porque muchas veces no encuentran las palabras para expresarlo. Yo escuché cosas que me conmovían y el libro está lleno de eso. El libro está lleno de tristeza, de alegría y de esperanza.

 

¿Ha cambiado o editado las definiciones de los niños antes de la publicación?

Definitivamente no. La respuesta es un "no" rotundo. Para la publicación seleccioné y corregí puntuación y ortografía. Nada más. En otras ocasiones he chocado con gente que duda que eso lo puedan decir los niños. Lo que respondí es que no los conocen y que no se han acercado lo suficiente para conocer la genialidad que hay en su pensamiento. Las expresiones de los niños que aparecen en La Casa de las Estrellas son literales. Son sus palabras. No cambié absolutamente nada. Era impensable hacer eso. Los niños son capaces de elaboraciones potentes, poéticas y reveladoras.

 

¿Qué les enseña a los adultos este libro?

Una limpieza de la mirada para que sea más desprevenida. Creo que también enseña transparencia con la manera en que ellos ven el mundo. Los niños simplemente van soltando las definiciones tal como las piensan. Esas expresiones son capaces de tocar el corazón humano.

 

¿Considera los niños perfectos?

Nunca he considerado a los niños perfectos. No pienso que los niños son los buenos y los adultos son los malos. Hay una mezcla de muchas cosas ahí. También son duros, son crueles y a veces, hacen daño.

 

¿Cree usted que la lectura que un niño hace de la realidad se aproxima más a la de los adultos?

Sí. Creo en eso. Creo que es una lectura más profunda de la realidad. Hay una frase de un poeta alemán muy conocida que decía que la infancia es la patria del hombre. Creo que todos los seres humanos vuelven a ella en muchas ocasiones de la vida. Pero sólo giramos los ojos en torno a nuestros enormes egos muchas veces.

 

Los grandes libros no están hechos necesariamente por niños...

Bueno, hay una profunda verdad en la manera que los niños están atentos a realidad. Los niños tienen muchísimo para enseñarnos. Esa condición de ser niños para habitar el mundo sí que es más poética que la que tenemos como adultos.

 

Hay mucha poesía en las definiciones de los niños en "Casa de las estrellas: el universo contado por los niños". En su opinión, ¿cómo es la curiosidad de un poeta?

Es la concentración de la realidad de una manera alejada del tiempo, espacio e interés. Creo que todos tenemos la condición de poder contemplarla en algún momento del día. Y como decía un amigo mío contemplar es entrar en un templo. Es decir: es estar olvidado de ti para poder entrar en lo que se está viendo y no necesariamente escribir en el mismo momento. Por los ojos de los niños se observa una mirada de la realidad que no tiene una condición interesada o mezquina. Creo que hay pequeños momentos en los que podemos contemplar así la realidad y quizá escribir.

 

¿Alguna definición que le pareció particularmente dolorosa o desesperanzadora?

Sí. Varias de ellas. Había un niño que decía que la vida era amargura. Hay un niño que dio una definición del miedo que me pareció terrible que es "cuando un señor mata a mi mamá y mi papá y yo vivimos solos". Un niño que dijo que amor es "que mi papá no se muera y que mi mamá no se muera". Todo el tiempo me quedé estremecido. Un niño contestó así sobre lo que es soledad: "oscuro y sin quien hablar". Hay una cosa ahí muy triste y perturbadora. Por supuesto que todo el tiempo yo me estremecía. Todo el tiempo tenía sensaciones agridulces, me reía pero también me conmovía porque lo que ellos decían estaba lleno de tristeza y lleno de desesperanza.

 

¿Usted ha cambiado algo en su vida después de escuchar alguna de las definiciones de los niños?

Sí. Cuando escuché que un adulto es "persona que en toda cosa que hable, primero ella". Pasé a estar más atento a no olvidarlo.

 

¿Alguna definición le pareció reflejo de la realidad de Colombia?

Claro, claro. Estamos hablando del desplazamiento aquí en Colombia. Estamos hablando de violencia, de confusiones, de la percepción que tienen los niños sobre cómo están las cosas. Cuando un niño dice que un policía es "el que quiere que la paz termine", es algo muy actual. Es una realidad muy nuestra por supuesto. Los niños leen la realidad de una manera impecable. Están atentos.

 

¿Por qué hacer este trabajo con niños y no con personas comunes?

Primero me di cuenta como los niños me refrescaron con la expresiones como esta que conté ahora sobre lo que es un adulto. Me refrescaron con su actitud, su risa, su despropósito, su desinterés. Porque me siguen diciendo cosas todo el tiempo. Me parece muy divertido lo que dicen los niños. No quiero dejar de escucharlos. Porque los adultos vamos perdiendo algo que es necesario mantener.

 

¿Cómo seleccionó las definiciones? ¿Cómo sabía si una definición era buena o mala?

Esa es una buena pregunta y con difícil respuesta. Me fui guiando por mi intuición. La elección la hice yo. No la hizo nadie más. La elección tenía que ver con mis propias percepciones de las cosas. Mi elección no fue ni ideológica ni ética sino solamente poética. Fui tomando nota de todo. Yo nunca pretendía publicar un libro. Pasaron los años y yo sigo recorriendo.

 

¿Extraña su niñez?

En este preciso momento que estamos hablando estoy en la casa de mis padres. Estoy con mi hermana. Y todavía puedo recordar la feria, cuando jugaba al fútbol con mis amigos, cuando miraba el cielo pensando que éramos astronautas. Puedo ver eso todavía.

 

¿Era un niño sabio como sus alumnos?

(risas) No. No tengo eso. Cuando niño leía mucho por mi papá que me inoculó este "virus" de la lectura. Mi papá me regaló un carné de una biblioteca e iba mucho allí porque me encantaba leer. Leer me llevaba a otros territorios. No fui un niño sabio. Nunca dije nada potente. Los niños dicen las cosas de una manera maravillosa. Yo me acerco a ellos con mucho respecto y atención.

 

¿Después de este trabajo se considera una mejor persona

No puedo decir eso con certeza, no sé si soy una persona mejor. Eso me parece un poco soberbio. Mejor que otros, por supuesto. Yo siento que estoy más atento. Estoy siempre tratando de guiar a mis actos y mis quehaceres en la vida.

 

Javier Naranjo recopiló en un libro 500 definiciones de pequeños colombianos mientras trabajaba como maestro rural. Lee algunas a seguir:

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 

Libro Casa de las estrellas: el universo contado por los niños

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.