text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Qué hacer ante un niño que no quiere comer?

      
como-alimentar-niños
Los padres deben decidir qué, dónde y cuándo come el niño Fuente: Universia
La popularidad que ha adquirido lacomida chatarra y los hábitos de comer cualquier cosa a cualquier hora hacen que lograr que un niño coma adecuadamente sea cada vez más difícil. No obstante, una mala alimentación a una temprana edad puede interferir en el crecimiento, además de obstaculizar el desarrollo emocional y social, así como el rendimiento a nivel académico. Un reciente estudio de la Universidad de Washington publicado en El País, concluye que para revertir esta situación, es necesario detectar los motivos que llevan al menor a sentir rechazo por determinados alimentos.

Aunque en la mayoría de los casos esta conducta suele ser superada con el correr del tiempo, otros pueden mantener estas dificultades alimentarias hasta la edad adulta propiciando aún más las complicaciones a futuro, que van desde la anorexia hasta la obesidad.

Se estima que aproximadamente un 50% de las madres reconocen que al menos uno de sus hijos les causa problemas frente al plato. En una evaluación inicial se debe descartar que el niño padezca alguna patología orgánica que fomente el rechazo a la comida, como el reflujo o alergias alimentarias. De no ser así, se deben pasar a evaluar los aspectos emocionales y de entorno familiar que pueden influir en el miedo a probar ciertos alimentos.

Según explicó Benny Kerzner, académico de la universidad y creador del programa IMFeD de identificación de trastornos alimentarios infantiles, estas conductas pueden explicarse por factores psicológicos, emocionales e incluso genéticos que definan la relación del niño con la comida.

Para Kerzner es esencial que se aplique la regla de “las 3 W”, es decir que los padres deben decidir qué, dónde y cuándo come el niño. Sin embargo, debe ser el pequeño quien decida cuánta comida está dispuesto a soportar y no recurrir nunca al método de obligarlo a terminar el plato.

En este sentido, el experto asegura que las comidas no deben extenderse más de 30 minutos y, ante la negativa de seguir comiendo, hay que dejar que la situación fluya y evitar que consuma cualquier otra cosa hasta la hora de la siguiente comida.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.