text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Amor y humildad, los pilares de un cantante

      
A sus 46 años, Fernández Llaneza le ha dado la vuelta al mundo unas 5 veces. Estudió filosofía pura en Roma (Italia), historia en España y música en la Academia Nacional de Santa Cecilia (Roma).<br/><br/> También estudió con la <a href=https://docentes.universia.net.co/ target=_blank><strong>profesora </strong></a>Myriam Alió y luego con la soprano española Victoria de los Ángeles. Durante estos meses cantará en Medellín y Cali; luego estará en San José (Costa Rica), en La Habana (Cuba), Buenos Aires (Argentina) y Lima (Perú) y Ciudad de Panamá (Panamá). A principios de mayo volverá a España, luego estará en Kuwait, Omán, París, Praga, Moscú, entre otros. <br/><font size=2><strong><br/> ¿Tiene familia? </strong></font><br/> No, con esta vida es imposible. La <a href=https://extroversia.universia.net.co/html/musica/murio-la-gran-dama-de-la-musica-colombiana/index-2477.html target=_blank><strong>música</strong></a> llena algo, pero no creo que haya en la vida algo tan importante como para que anule el resto. La vida se conforma de todo lo que uno hace: lo afectivo, cultural, artístico, el poder disfrutar de un buen tinto en un municipio del Eje Cafetero, o disfrutar de la buena compañía. <br/><br/> La música ha sido mi medio de expresión. Todo el que tenga algo que decir, o que crea que tiene algo que decir (porque no siempre se tiene), debe buscar una manera de hacerlo. <br/><br/><font size=2><strong>¿Recuerda la primera vez que cantó en público? </strong></font><br/> Mi debut profesional fue en 1988 en Praga. Tenía 23 años. Fue en la <strong><a href=Casa%20de%20la%20Cultura%20 target=_blank>Casa de la Cultura </a></strong>de Praga y fue un concierto muy bonito que recuerdo con cariño. Hice música italiana, parte de repertorio español, alemán y checo. Después de muchos años de estudio y dedicación, aquello era el punto de partida. Desde allí tenía empecé a construir mi carrera. <br/><br/><font size=2><strong>¿En qué punto de su carrera se encuentra? </strong></font><br/> Hay algo que me diferencia del resto de los cantantes: a mi la carrera como carrera no me ha interesado nunca. Me interesa tener algo que decir y tener un vehículo de expresión para acercarme a la gente. Nunca he pensado en llegar a una meta ni quedarme en otra. Procuro hacer el repertorio que me guste, interese y me permita decir algo. <br/> Este es un momento importante de mi carrera, que me permite crecer no sólo como músico, sino como persona. Por ejemplo, en septiembre dirigiré la primera ópera que se realizará con cantantes de <font size=2>Zimbabwe (África), <a href=https://agenda.universia.net.co/unibague/2011/01/18/vuelve-la-opera-oberta target=_blank><strong>un lugar donde nadie piensa que puede haber ópera</strong></a>.<strong><br/><br/> ¿Qué piensa de esta carrera? </strong></font><br/> Esta es una carrera que se basa en el esfuerzo y el estudio. La inspiración sin estudio no sirve para nada. Los estudiantes deben ser conscientes que necesitan un nivel de formación elevado. Además, deben tener algo qué decir. Quien no tenga nada qué decir, lo mejor es que se quede callado. El gran repertorio lo han hecho los grandes cantantes y nosotros debemos tener nuestra propia manera de decirlo. <br/><br/> Hay que transmitir a los estudiantes el amor por esta carrera. Cantar es una forma de respirar, una forma de vivir. La base principal de esta carrera es la humildad. Cuando se interpreta algo hay dos polos importantísimos e imprescindibles: el creador y el público. Sólo somos ese cable, nuestra importancia es relativa. El cantante presuntuoso es un tipo equivocado desde el principio, porque su importancia es tan relativa que puede ser reemplazado inmediatamente. <br/><strong><font size=2><br/> *Entrevista realizada por Margarita Laverde.</font></strong><br/> Informes: Oficina de Prensa de la Universidad de Caldas. Teléfono: 878 15 00, extensión 12 167. <br/><br/>
A sus 46 años, Fernández Llaneza le ha dado la vuelta al mundo unas 5 veces. Estudió filosofía pura en Roma (Italia), historia en España y música en la Academia Nacional de Santa Cecilia (Roma).

También estudió con la profesora Myriam Alió y luego con la soprano española Victoria de los Ángeles. Durante estos meses cantará en Medellín y Cali; luego estará en San José (Costa Rica), en La Habana (Cuba), Buenos Aires (Argentina) y Lima (Perú) y Ciudad de Panamá (Panamá). A principios de mayo volverá a España, luego estará en Kuwait, Omán, París, Praga, Moscú, entre otros.

¿Tiene familia?

No, con esta vida es imposible. La música llena algo, pero no creo que haya en la vida algo tan importante como para que anule el resto. La vida se conforma de todo lo que uno hace: lo afectivo, cultural, artístico, el poder disfrutar de un buen tinto en un municipio del Eje Cafetero, o disfrutar de la buena compañía.

La música ha sido mi medio de expresión. Todo el que tenga algo que decir, o que crea que tiene algo que decir (porque no siempre se tiene), debe buscar una manera de hacerlo.

¿Recuerda la primera vez que cantó en público?
Mi debut profesional fue en 1988 en Praga. Tenía 23 años. Fue en la Casa de la Cultura de Praga y fue un concierto muy bonito que recuerdo con cariño. Hice música italiana, parte de repertorio español, alemán y checo. Después de muchos años de estudio y dedicación, aquello era el punto de partida. Desde allí tenía empecé a construir mi carrera.

¿En qué punto de su carrera se encuentra?
Hay algo que me diferencia del resto de los cantantes: a mi la carrera como carrera no me ha interesado nunca. Me interesa tener algo que decir y tener un vehículo de expresión para acercarme a la gente. Nunca he pensado en llegar a una meta ni quedarme en otra. Procuro hacer el repertorio que me guste, interese y me permita decir algo.
Este es un momento importante de mi carrera, que me permite crecer no sólo como músico, sino como persona. Por ejemplo, en septiembre dirigiré la primera ópera que se realizará con cantantes de Zimbabwe (África), un lugar donde nadie piensa que puede haber ópera.

¿Qué piensa de esta carrera?

Esta es una carrera que se basa en el esfuerzo y el estudio. La inspiración sin estudio no sirve para nada. Los estudiantes deben ser conscientes que necesitan un nivel de formación elevado. Además, deben tener algo qué decir. Quien no tenga nada qué decir, lo mejor es que se quede callado. El gran repertorio lo han hecho los grandes cantantes y nosotros debemos tener nuestra propia manera de decirlo.

Hay que transmitir a los estudiantes el amor por esta carrera. Cantar es una forma de respirar, una forma de vivir. La base principal de esta carrera es la humildad. Cuando se interpreta algo hay dos polos importantísimos e imprescindibles: el creador y el público. Sólo somos ese cable, nuestra importancia es relativa. El cantante presuntuoso es un tipo equivocado desde el principio, porque su importancia es tan relativa que puede ser reemplazado inmediatamente.

*Entrevista realizada por Margarita Laverde.

Informes: Oficina de Prensa de la Universidad de Caldas. Teléfono: 878 15 00, extensión 12 167.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.