text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Relativa recuperación del mercado laboral en Colombia

      
<p>La investigación fue financiada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL, con el objetivo de verificar las fortalezas y debilidades de las diferentes fuentes de información sobre seguridad social en Colombia y de identificar tendencias de fondo del mercado laboral y la seguridad social.<br/><br/>De acuerdo con el profesor Stefano Farné, a cuyo cargo estuvo el estudio, varios indicadores analizados, contribuyen a corroborar esta aseveración: la recuperación del empleo se ha logrado gracias a un estancamiento de los salarios reales y a una disminución de los ingresos laborales netos de los trabajadores independientes; el alarmante crecimiento de fenómenos como el desempleo de larga duración, el subempleo y, en especial, el subempleo por ingresos, el falso cuentapropismo, el trabajo de tiempo parcial, por ejemplo, demuestran una tendencia a la baja en la calidad del empleo en el país.<br/><br/>La informalidad ­-sostiene el estudio- no ha cedido y el tamaño del sector informal sigue siendo aproximadamente el mismo que a finales de los años 90. Alrededor del 50% de los asalariados colombianos no consigue formalizar por escrito su contrato laboral y, con respecto a 1997, un menor número de ellos declara haber recibido de las Cajas de Compensación un subsidio monetario para sus hijos. La subcontratación laboral está en ascenso.<br/><br/>Adicionalmente el sistema de seguridad social colombiano ha puesto de manifiesto sus limitaciones en materia de cobertura, y esto obedece a que está basado financieramente casi en su totalidad en los aportes efectuados por una minoría de la población ocupada: los trabajadores del sector formal.<br/><br/>Para adelantar este análisis, los autores del trabajo hicieron un esfuerzo importante y pionero en el sentido de conciliar las estadísticas de fin del siglo XX con las de comienzos del XXI, teniendo en cuenta los cambios metodológicos introducidos en los años 2000 y 2001 en la Encuesta Nacional de Hogares.<br/><br/>Otras de las conclusiones arrojadas por el análisis, son las siguientes:<br/><br/>• El período comprendido entre 1997 y 2005 las mujeres han mejorado su posicionamiento laboral de forma importante, mientras que los hombres han perdido terreno. <br/><br/>• Se constata un sustancial mantenimiento de las condiciones laborales de los trabajadores menos calificados que contrasta con el notorio empeoramiento de aquellas de los trabajadores más calificados.<br/><br/>• Si bien es cierto que la salud hoy cubre un mayor número de personas y trabajadores, este resultado se debió fundamentalmente al mayor acceso concedido a los beneficiarios no aportantes del régimen Contributivo, y en mayor medida, del régimen Subsidiado. Lo anterior, debe registrarse como un hecho positivo, pero no aporta mucho a la sostenibilidad de largo plazo del sistema.<br/><br/>• La cobertura del sistema pensional no mostró avances significativos ni en términos de afiliados activos, ni en términos de pensionados.<br/><br/>• Se han logrado importantes avances en materia de salud ocupacional y riesgos profesionales. El aseguramiento en el trabajo (por medios de las ARPs) sin embargo, queda como el servicio de seguridad social con menor cobertura entre los asalariados.</p><p><br/><br/></p>

La investigación fue financiada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL, con el objetivo de verificar las fortalezas y debilidades de las diferentes fuentes de información sobre seguridad social en Colombia y de identificar tendencias de fondo del mercado laboral y la seguridad social.

De acuerdo con el profesor Stefano Farné, a cuyo cargo estuvo el estudio, varios indicadores analizados, contribuyen a corroborar esta aseveración: la recuperación del empleo se ha logrado gracias a un estancamiento de los salarios reales y a una disminución de los ingresos laborales netos de los trabajadores independientes; el alarmante crecimiento de fenómenos como el desempleo de larga duración, el subempleo y, en especial, el subempleo por ingresos, el falso cuentapropismo, el trabajo de tiempo parcial, por ejemplo, demuestran una tendencia a la baja en la calidad del empleo en el país.

La informalidad ­-sostiene el estudio- no ha cedido y el tamaño del sector informal sigue siendo aproximadamente el mismo que a finales de los años 90. Alrededor del 50% de los asalariados colombianos no consigue formalizar por escrito su contrato laboral y, con respecto a 1997, un menor número de ellos declara haber recibido de las Cajas de Compensación un subsidio monetario para sus hijos. La subcontratación laboral está en ascenso.

Adicionalmente el sistema de seguridad social colombiano ha puesto de manifiesto sus limitaciones en materia de cobertura, y esto obedece a que está basado financieramente casi en su totalidad en los aportes efectuados por una minoría de la población ocupada: los trabajadores del sector formal.

Para adelantar este análisis, los autores del trabajo hicieron un esfuerzo importante y pionero en el sentido de conciliar las estadísticas de fin del siglo XX con las de comienzos del XXI, teniendo en cuenta los cambios metodológicos introducidos en los años 2000 y 2001 en la Encuesta Nacional de Hogares.

Otras de las conclusiones arrojadas por el análisis, son las siguientes:

• El período comprendido entre 1997 y 2005 las mujeres han mejorado su posicionamiento laboral de forma importante, mientras que los hombres han perdido terreno.

• Se constata un sustancial mantenimiento de las condiciones laborales de los trabajadores menos calificados que contrasta con el notorio empeoramiento de aquellas de los trabajadores más calificados.

• Si bien es cierto que la salud hoy cubre un mayor número de personas y trabajadores, este resultado se debió fundamentalmente al mayor acceso concedido a los beneficiarios no aportantes del régimen Contributivo, y en mayor medida, del régimen Subsidiado. Lo anterior, debe registrarse como un hecho positivo, pero no aporta mucho a la sostenibilidad de largo plazo del sistema.

• La cobertura del sistema pensional no mostró avances significativos ni en términos de afiliados activos, ni en términos de pensionados.

• Se han logrado importantes avances en materia de salud ocupacional y riesgos profesionales. El aseguramiento en el trabajo (por medios de las ARPs) sin embargo, queda como el servicio de seguridad social con menor cobertura entre los asalariados.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.